Casi nada se sabe sobre la Diosa de la Muerte y la Destrucción, Aura.

El único libro que menciona a esa diosa ambigua es el Memorandum of Augusto 』. Además, un personaje, que supuestamente podría ser esa diosa, aparece esporádicamente en el folklore de los semihumanos y las leyendas transmitidas oralmente por una parte de los ancianos; pero no hay detalles concretos sobre ella.

El único punto común entre todas las razas es que solo se la nombra como la Diosa que es madre y hermana mayor 」.

Pero, incluso en el Consejo Ecuménico de la Santa Fe que se celebró para consolidar las doctrinas que se habían desviado a muchas interpretaciones diversas debido a peculiaridades locales después de que la Santa Fe logró propagarse por todo el continente, surgieron feroces disputas sobre cómo debían manejar la doctrina sobre la postura de la Diosa Aura.

El sabio Jupidekus, quien era el intelectual más alto de la Santa Fe en ese momento y que obtuvo el título de Dios erudito después, propuso una hipótesis atrevida en el segundo Concilio Ecuménico.

Se trataba de la participación de la Diosa Aura en la muerte del Dios de la Creación, que se considera el mayor problema y duda de el Mito de la Creación.

El Dios de la Creación, que se suponía que era un ser todopoderoso, era una existencia eterna e inmortal que ni siquiera conocía el concepto de muerte. Como tal, el Dios de la Creación fue atormentado por la soledad infinita.

Entonces, ¿por qué el Dios de la Creación pudo morir?

La respuesta a eso es ciertamente debido a la existencia de la Diosa Aura.

La Diosa Aura fue creada por el Dios de la Creación. Ella era una diosa que provoca la muerte y la destrucción. Al dar a luz a esa diosa, el Dios de la Creación pudo morir por primera vez.

Ella ha sido creada por el Dios de la Creación al igual que los siete dioses, y al conceder la muerte al Dios de la Creación, dio a luz a los otros siete dioses. Es por eso que los siete dioses la llaman Diosa, que es madre y hermana mayor 」.

Eso es lo que abogó Jupidekus.

Sin embargo, con la Santa Fe estableciendo en su doctrina que el Dios de los Humanos es el sucesor legítimo del Dios de la Creación, la hipótesis de Jupidekus fue vista como una posible oposición. al marco religioso. Por lo tanto, se eliminó de los documentos oficiales de la Santa Fe y se concluyó que la existencia de Aura debería ocultarse una vez más.

“¡Esto es malo! ¡Malo, malo! ”(Mildas)

Incapaz de calmarse, el sacerdote Mildas deambulaba inquieto por la habitación como una bestia encerrada en una jaula.

Los que fueron elegidos por Dios y bendecidos con su gracia se llaman 『Niños Divinos』.

Algunos niños divinos pueden nadar bajo el agua como un pez después de recibir la gracia de poder respirar bajo el agua. Sin embargo, otros niños divinos recibieron la gracia de ver en la noche oscura como una bestia, y pueden ver como si estuvieran a plena luz del día, incluso en noches sin estrellas.

La cuestión de recibir tal bendición después de ser elegido por un dios no es algo que suceda con tanta frecuencia, pero tampoco es que sea algo sacado de mitos o leyendas.

El archiduque Buglydarka el cual es uno de los tres archiduques y gobierna el Principado de Kashluka como una autoridad del imperio. El arzobispo Austravis, uno de los tres sacerdotes actuales de la Santa Fe. La Doncella Santa Palfena del Reino Spamul ubicada en el oeste. Todos ellos son personas que aprovechan ser hijos divinos que fueron bendecidos con la gracia del Dios de los Humanos.

Además, incluso en la fortaleza donde se alojaba Mildas, existía un niño divino.

Sin embargo, en lo que respecta a un hijo divino de la Diosa Aura, la situación cambia por completo.

“¡Dios mío, nunca escuché sobre algo como el niño divino de Aura! ¿Qué demonios debo hacer? ¡¿Cómo manejarlo?! ”(Mildas)

Hasta ahora, los hijos divinos de Aura no se manifestaron ni una sola vez. La existencia de ese niño no solo es su primera aparición en la historia de este continente, sino que, sobre todo, es evidencia que demuestra la existencia de la Diosa Aura, de quien se dudaba que fuera real hasta ahora.

Si la existencia de ese niño se hace pública, está claro que la Ciudad Santa estallará en un alboroto como si un frasco de aceite hubiera sido arrojado al fuego.

Pero si sólo pasará  eso sería genial. Pero si llevo a ese niño divino, a pesar de que la Santa Fe no reconoce la existencia de Aura, es muy probable que sea eliminado en secreto junto con el niño divino. Dicho esto, el hijo divino de Aura es demasiado peligroso para dejarlo solo.

“En ese caso, actualmente cuando nadie más que yo se ha dado cuenta de que él es el hijo divino de Aura …” (Mildas)

Mildas tragó saliva.

Finalmente obtuve el punto de apoyo para el éxito con la cabeza de ese viejo. Esto podría estropearlo, será mejor si finjo que no vi o escuché algo como el niño divino de Aura.

“Pero, entonces, ¿cómo me deshago de él …?” (Mildas)

El problema es si ese niño ha sido bendecido con algún tipo de gracia. No es un problema si es una bendición común como siempre golpear a un objetivo con una piedra arrojada o tener una fuerza poderosa. Según algunos, incluso hay gracias como maldecir a otros.

De hecho, el comandante de la compañía había muerto debido a la gracia del otro niño divino en esta fortaleza. Se convirtió en una situación en la que Marchronius, que era su ayudante, tuvo que ser apresuradamente instalado como Comandante Supremo de la fortaleza. Debido a que ese incidente se hizo conocido dentro de la fortaleza, los soldados probablemente rechazarán el asesinato del niño divino de Aura por miedo, incluso si yo lo ordenara.

Una revelación brilló en la mente de Mildas.

“¡Ah bien! ¡Es un niño divino! ¿No será derrotado por ese otro niño divino en esta fortaleza? Si los dos niños divinos chocan entre sí, ambos podrían perecer si todo va bien. ¡E incluso en el peor de los casos, podré deshacerme de uno de los hijos divinos! ”(Mildas)

◆ ◇ ◆ ◇ ◆

“¡Ru Ork! ¡Fuano!

Souma, que tenía la mejilla abofeteada junto a una voz que gritaba con ira, abrió los ojos débilmente. Una vez que lo hizo, la cara de un hombre con una barba descuidada estaba frente a él a una distancia donde podía morderlo.

Sus náuseas y mareos se han calmado un poco, pero la fatiga, como si lo estuviera royendo, no ha disminuido y se encuentra en una situación problemática en la que ni siquiera puede mover un solo dedo. La saliva del hombre que grita cerca le cubre la cara, pero tampoco es capaz de limpiarla.

El hombre, que habla en un idioma que Souma no puede entender como de costumbre, usa un casco de metal que cubre su cabeza hasta la nuca con protectores de nariz y mejillas. Su torso está vestido con una armadura que tenía innumerables piezas de metal cosidas en una tela gruesa como escamas.

¡Bibulur! Di Aif seiha?

Perdiendo los estribos debido a la lenta respuesta de Souma, el hombre llamó a su camarada con el mismo atuendo parado en la parte de atrás.

“¿Dirou?”

“Ubola rob seiha”.

El hombre asintió a las palabras de su camarada, agarró el brazo derecho de Souma y lo hizo levantarse a la fuerza. Su camarada agarra el brazo del otro lado, y ambos arrastran a Souma hacia un lugar desconocido.

Souma, con su conciencia nebulosa, inspeccionó los alrededores moviendo solo sus ojos mientras lo arrastraban los dos.

Era un lugar similar a una antigua fortaleza en Europa occidental.

Los altos muros, hechos de piedras apiladas, se alzaban dentro del velo descendente de la oscuridad mientras estaban iluminados por hogueras, ya que el sol ya se había puesto. Muchos soldados, que vestían los mismos uniformes que los hombres que lo arrastraban, tiemblan debido al frío mientras rodean las hogueras en un cuadrado abierto en el suelo que estaba rodeado por las paredes.

No importa dónde mire, es una escena que uno no esperaría que existiera en el Japón moderno.

Souma es arrastrado al sótano de la fortaleza mientras reúne las miradas curiosas de los soldados en la plaza.

El olor a sudor y excreta, así como a un olor a bestia se mezclaron y dieron como resultado un hedor increíblemente malo que flotaba en el aire. En el piso del sótano, iluminado por las antorchas sostenidas por los hombres, se habían excavado una gran cantidad de agujeros con un diámetro de 4 a 5 metros, y sus aberturas estaban cubiertas con tapas con barras.

Uno de los hombres que arrastraba a Souma agarro una cadena unida a las barras de uno de los agujeros con ambas manos y levanto la tapa usando el peso de su cuerpo cayendo hacia atrás.

La luz de las antorchas no llegaban al interior del agujero con la tapa levantada, lo que la cubrió completamente en la oscuridad como si fuera un agujero sin fondo. Una vez que Souma mira hacia abajo, experimenta una alucinación de ser aparentemente absorbido allí es así como. 

En el momento siguiente, el hombre empujó de repente el cuerpo de Souma hacia el agujero.

Souma, que cayó en el hoyo sin siquiera tener tiempo para gritar, se golpeo el hombro en el desnivel del hoyo después de un corto tiempo de estar suspendido en el aire. Se cayó sin poder siquiera aplicar un ukemi* , pero debido a que el fondo del agujero estaba cubierto con algo como paja medio podrida que sirvió como amortiguación, afortunadamente no sufrió ninguna lesión.(NT: es una técnica que consiste en caer evitando la mayoría del daño) 

“Uh … uuh … aah …” (Souma)

Sin embargo, el hombro golpeado pica con un dolor intenso. ¿El dolor tuvo un efecto positivo a la inversa? El estado de niebla que se aferró a la mente de Souma se aclaro un poco.

La oscuridad se disipa un poco por la luz parpadeante de las antorchas que brillan desde arriba. Una vez que Souma levantó la vista, los hombres que lo empujaron gritaron algo mientras golpeaban una bolsa que sostenían con las manos.

“Ru Hap zoanlieu! ¡Nieb, sbil sarmol nolie aiha!

Dicho eso, uno de los hombres sacó algo redondo de la bolsa y se lo arrojó a Souma.

Cuando miró lo que cayó cerca de él, era algo así como pan con un tamaño más pequeño que un puño.

Y luego, continuando después de eso, una pequeña bolsa de cuero que parece tener algo de líquido adentro y algo así como un bastón delgado se cayó. Una vez que se veía bien, el delgado bastón con una longitud de alrededor de 1 metro tenía una pieza de metal puntiaguda en la punta de un lado. Parecía ser una simple lanza.

“Ru Hap! ¡Ru Hap zoanlieu!

Una vez que gritaron eso, los hombres volvieron a tapar el agujero con la tapa con barrotes y salieron del sótano.

Con las luces de las antorchas cada vez más distantes, el fondo del hoyo se hundió una vez más en la oscuridad mientras Souma soportaba frenéticamente el dolor de su hombro, pero cuando se calmó después de un rato, comprobó su propia situación.

La profundidad del hoyo es de aproximadamente 3 metros. Incluso si me pongo de puntillas y estiro la espalda para hacerme más alto, mi mano no alcanzará las barras. Incluso si llegara a ellos por el bien de la discusión, probablemente no podré mover la tapa en mi estado actual. Una vez que toque la pared con las manos, se le transmitió la sensación de piedra helada.Con esto no parece que pueda hacer algo como cavar agujeros y escalar la pared usando esos agujeros como puntos de apoyo.

Los oídos de Souma oyeron débiles sonidos.

Son similares a pequeñas piezas de metal que entran en contacto entre sí, y gruñen como si un perro estuviera usando su garganta para emitir sonidos amenazantes.

¿Hay algo en la oscuridad al otro lado del hoyo?

Intentó ponerse de pie de inmediato, pero como sus piernas debilitadas ni siquiera eran capaces de eso, se arrastró junto a la pared. Agarró la lanza, que su mano tocó por coincidencia mientras se movía, y la empujó para contener la cosa que acechaba en la oscuridad.

La cosa en la oscuridad se agitó.

La nariz de Souma huele un hedor similar al de una casa de perro.

Hubo un pequeño gruñido de * grrr * y dos pequeños puntos luminosos emergieron en la oscuridad.

No, esos son los ojos. Los dos ojos brillantes de color turquesa fulminaron con la mirada a Souma.

“Di Hap Arui? Genobanda hyurmuiha “.

Una vez más pudo escuchar un gruñido bajo y bestial junto con ese lenguaje incomprensible desde la oscuridad.

La lanza que sostenía no era tan pesada, pero sus brazos, que estaban afectados por su fatiga física, tenían problemas para sostenerla. Sin embargo, al pensar en una bestia salvaje que acechaba en la oscuridad, reunió desesperadamente su fuerza y ​​no hizo más que seguir empujando la lanza.

En ese momento, se abrió una brecha en las nubes que cubrían el cielo, y la luz de la luna, que mostraba su rostro a través de esa abertura, fluyó dentro del agujero en el que se encuentra Souma a través de un pequeño agujero de tragaluz insertado en la prisión.

La pálida luz de la luna levanto la oscuridad ligeramente.

Lo que acechaba en la oscuridad anteriormente no es una bestia salvaje como la imaginó Souma, pero por otro lado tampoco es un humano.

Era una criatura que estaba cubierta de pelo por todas partes y que no era ni humana ni bestia.

◆ ◇ ◆ ◇ ◆

A Souma le quitó el aliento debido a que la criatura se hizo visible a través de la iluminación de la pálida luz de la luna.

Extremidades que hacen que uno sienta su robustez salvaje a pesar de ser suave, largo y flexible. Senos voluptuosos expuestos y, en contraste con eso, una cintura muy comprimida.

Sin embargo, todo eso está cubierto por una capa de pelaje corto de color marrón oscuro. Sin embargo, no lleva una piel. Obviamente son las criaturas de pelaje muy propias.

Y luego, en lugar de ser humano, su cara se parece más a la de los leopardos y los gatos. Su hocico no sobresale tanto como el de un leopardo; Tiene una forma casi plana, como la boca de un humano, pero sus ojos grandes y claros y la nariz pequeña y protuberante son completamente como los de los gatos. Sus orejas no están cerca de la parte superior de la cabeza, sino en un lugar similar al de las orejas de los humanos. A pesar de que las orejas se han vuelto puntiagudas mientras son peludas, su impresión fuera de lugar es 「Esas no son como las orejas de animales de los mangas」.

Esa criatura amenazó a Souma mostrando sus colmillos.

“Genobanda hyuimuiha! Ru Chikk! ¡Guna ejim talho noiha!

Souma estaba sorprendida. Ese lenguaje incomprensible brotó de la boca de la criatura.

Bueno, ¿es ese un humano al que le aplicaron maquillaje especial?

Aunque se preguntó sobre eso, no parece ser algo hecho por el hombre una vez que mira los colmillos expuestos.

De todos modos, alejémonos un poco de la criatura que probablemente debería llamar hombre bestia , asegurándome de acurrucar su espalda contra la pared mientras empuja la lanza, se mueve arrastrándose hacia adelante. En el momento en que el hombre bestia cambió su postura para que coincidiera con el movimiento de Souma, se escuchó un sonido de piezas de metal chocando entre sí.

Ahora que me veo bien, los anillos de hierro están unidos alrededor de las muñecas de las manos del hombre bestia. Las cadenas que se extienden desde esos anillos están conectadas a la pared. Al ver la longitud de las cadenas, me atrevo a decir que se desconoce si incluso puede estirar las manos alrededor del centro del agujero, pero seguramente no más allá de eso.

Tan pronto como entendió que no sería atacado si se quedaba cerca de la pared, de repente perdió su fuerza comenzando desde sus hombros junto a un gran suspiro. Una vez que la lanza cae de las manos de Souma, el hombre bestia deja de mostrar sus colmillos y comienza a olfatear con la nariz temblando.

“Esta bien. No te haré nada. ”(Souma)

Levantó ambas manos en el aire para demostrar que no tiene intención de lastimarlo, pero en el momento en que lo hace, el hombre bestia comienza a amenazarlo de nuevo con los colmillos.

Parece que un intercambio de intenciones es simplemente imposible.

Además, debido a que su cuerpo todavía se ve afectado por el cansancio físico y una sensación de intoxicación, aunque se volvió un poco mejor, fue problemático para él reflexionar sobre varios problemas. Confiando su cuerpo a la pared, miró la hierba pajiza que cubría vagamente la superficie del fondo del agujero. Entonces, la bolsa de cuero con agua y el objeto similar al pan, que se dejaron caer al mismo tiempo, le llamaron la atención.

Justo cuando se dio cuenta del agua y la comida, su cuerpo comienza a quejarse de tener hambre y sed.

Ignorando al hombre bestia que lo amenazaba cada vez que Souma se movía, extendió lentamente una mano y recogió el pan y la bolsa de cuero.

Intenta morder un bocado del pan. La corteza del pan es húmeda y dura; Era completamente como morder el cuero. Su interior tenía una textura similar a simplemente comer trigo seco. Me recuerda a las albóndigas de harina en la sopa que creé con todos en el momento de la actividad al aire libre en la escuela primaria, donde amasamos la harina de trigo, arrancamos pedazos de la masa sin cocinar y la hervimos en sopa dashi . La textura del pan aquí es similar a comer albóndigas que no se han hervido correctamente.

Por lo general, eso no es algo que comerías, creo. Sin embargo, “el hambre es el mejor condimento” lo dice todo.Una vez que lo mezcló con su saliva y lo masticó a fondo varias veces, una leve dulzura se desplegó en su boca y luego de tragarlo, impregnaba su estómago como néctar.

Y luego, cuando había mordido el pan varias veces, de repente sintió una mirada.

Una vez que levantó la cara, sus ojos se encontraron con el hombre bestia apoyado contra la pared en el lado opuesto. Terminó siendo amenazado con un gruñido, pero lo ignoró porque sabía que la otra parte no podía venir por las cadenas.

Sin embargo, cuando muerde el pan una vez más, vuelve a sentir la mirada.

Esta vez, para no ser notado por el hombre bestia, no levanta la cara y solo mira al hombre bestia con los ojos hacia arriba.

Vio que el hombre bestia estaba mirando de esta manera después de todo. Sin embargo, su aspecto aparentemente se desvió ligeramente de él y se centró en otra cosa.

Por alguna casualidad , deteniéndose para roer el pan, lo colocó en su mano.

La mirada del hombre bestia sigue hacia abajo.

Se lleva el pan a la boca.

La mirada del hombre bestia sigue hacia arriba.

Cuando sus ojos se encontraron, fue amenazado una vez más.

Sin embargo, con esto supo que el hombre bestia apuntaba al pan.

Pero, Souma estaba preocupado. La comida que tiene ahora a mano es solo este pan medio comido, pequeño. Además, a pesar de que tiene hambre, no sabe exactamente cuándo podrá obtener la próxima comida. Por el contrario, ni siquiera sabe si habrá una próxima vez.

La decisión correcta en este punto es probablemente racionar cuidadosamente este pan para sobrevivir. En primer lugar, no tengo la obligación de rescatar a ese hombre bestia frente a mí, ya que tampoco tenemos ningún tipo de conexión. Además, dado que ha sido encerrado en este lugar, podría ser un tipo peligroso. Algo como compartir mi comida importante con semejante tipo es lo que haría un idiota.

Persuadiéndose así, Souma intentó morder el pan, pero su mano se detuvo de repente.

『Escucha, Souma. Los dioses siempre están mirando. Asegúrate de no comportarte vergonzosamente. 』

Esas palabras, que aparecieron en la mente de Souma, pertenecían a su abuelo, quien murió a principios de este año.

Souma amaba a su abuelo, quien le enseñó las viejas formas de jugar, que habían sido olvidadas recientemente, como el taketonbo y los trompos.

La frase favorita de su abuelo, que impartió en Souma, fueron esas palabras.

Sin embargo, debido a que es una emergencia en este momento, no se puede evitar.

Souma se dio tal excusa a sí mismo, pero una vez más recordó las palabras de su abuelo.

『¡Mira, Souma! ¡Los japoneses son geniales después de todo! Los japoneses son una buena raza. 』

Esas fueron las palabras de su abuelo en el momento en que vio las noticias sobre el gran terremoto del este de Japón. Al encontrarse con un gran terremoto sin precedentes, las víctimas no saquearon ni se rebelaron, sino que se ayudaron mutuamente compartiendo la poca comida que tenían. Al ver eso en las noticias, su abuelo felizmente habló al respecto mientras revelaba lágrimas de gratitud.

『Souma, tú también asegúrate de no comportarte vergonzosamente』

Souma apretó los labios con firmeza.

Y luego, mientras extendía su mano derecha que sostenía el pan a medio comer, llamó al hombre bestia.

“Esto, ¿lo quieres?” (Souma)

El hombre bestia parpadeó incesantemente con sus ojos, pero inmediatamente rugió mientras revelaba sus colmillos una vez más.

¡Ru Rugonas! ¡Genobanda noiha!

Parece que no ha entendido mis palabras después de todo.

Rindiéndose, Souma arrojó el pan a medio comer hacia un lugar aparentemente accesible para las manos del hombre bestia. Y, bebiendo solo la mitad del agua en la bolsa de cuero, hace lo mismo con el resto.

Después de eso, para cortar su afecto persistente hacia la comida, Souma le dio la espalda, se acurrucó cerca de la pared y decidió dormir.

No se podía decir de ninguna manera que la comodidad para dormir en la hierba apestosa era excelente, pero aun así terminó durmiendo en poco tiempo.

A la mañana siguiente, cuando Souma se despertó, el pan a medio comer había desaparecido y la bolsa de cuero también había sido vaciada.

Anterior // Indice // Siguiente