La voluntad de Dios


Talosheim, varias horas antes de la batalla entre Vandalieu y Birkyne.

El Gigante Sol Talos era considerado el más excepcional, poderoso y gentil entre los Colosos que habían sobrevivido a la guerra contra el Rey Demonio Guduranis.

Habiendo sido despertado de su eterno sueño, reunió a sus hijos que llevaban su sangre en las tierras sagradas de la nación que llevaba su nombre… aunque eran No Muertos. Las figuras importantes estuvieron aquí, incluyendo al ‘Rey de la Espada’ Borkus, la ‘Santa de la Curación’ Jeena y la ‘Pequeña Genio’ Zandia.

Y él les habló.

«Me preguntaba si podrían pedir que el nombre de esta nación se cambie a Vandalieuheim o Vandalieuland», dijo con una expresión seria.

Borkus y los demás esperaban que se les dijera alguna profecía importante o alguna verdad largamente olvidada; les llevó varios segundos entender lo que Talos estaba diciendo.

Zandia, la segunda princesa, habló en nombre del antiguo rey de Talosheim que no llegó a ser un No Muerto y de la primera princesa Levia que acompañaba a Vandalieu.

«Umm… ¿Hablas en serio?» preguntó.

«Serio, súper serio. Creo que el nombre del país debería cambiarse», dijo Talos, el antepasado de los Titanes cuyo cuerpo era más grande que un castillo, asintiendo repetidamente.

«Muy bien, gran padre», dijo Nuaza, el jefe de la Iglesia de Vida de Talosheim que intentaría obtener permiso para construir una enorme estatua de Vandalieu en cada oportunidad. «Debemos decirle al Hijo Santo de inmediato –»

«Espera», dijo Borkus, deteniéndolo rápidamente.

«Es demasiado pronto para eso, Nuaza», dijo Jeena, que había entregado… o, mejor dicho, forzado, la responsabilidad de llevar la Iglesia a Nuaza.

«¡¿Por qué te opones a esto?! ¡Borkus-dono, e incluso usted, Jeena-sama! ¡Me apoyaste en la creación de estatuas del tamaño de una palma del Hijo Santo!» Nuaza protestó enérgicamente.

«Las pequeñas estatuas de Su Majestad-kun son bonitas. Pero el nombre del país no tiene mucho que ver con lo lindo», respondió Jeena.

«Al menos dinos tus razones», dijo Borkus a Talos, logrando hacer una mueca con la mitad de su cara que no era un cráneo. «¿Podría ser que realmente no quisieras que tu nombre se usara para el nombre del país en primer lugar?»

Talosheim era la ciudad nación que había sido construida en la tierra sagrada que Talos había creado usando lo último de su poder para proteger a los Titanes que habían sido derrotados por Alda y escaparon con la diosa.

Así, Borkus y el resto de los Titanes no habían tenido ninguna duda o recelo de nombrar a la nación en honor a su gran padre. Pero tal vez Talos tenía una personalidad mucho más modesta de lo que su apariencia sugería y se sentía avergonzado de que su nombre se usara para el nombre de la nación.

También era posible que como uno de los dioses que gobernaban el sol, Talos estuviera descontento con el estado de la nación, ya que había ciudadanos que eran No Muertos o Vampiros, y algunos otros ciudadanos se habían transformado en nuevas razas como Humanos Oscuros y Enanos Oscuros.

Hasta hace poco, Talos había estado durmiendo para recuperar su poder. Por lo tanto, había estado completamente ausente de toda la historia del antiguo Talosheim. No sería sorprendente que estuviera descontento con la forma en que estaba la nación.

O eso pensaba Borkus, pero Talos dejó escapar un suspiro.

«No es que no lo quisiera, pero… me siento mal. Quiero decir, he estado dormido hasta hace poco, ¿no? Aparte de crear los terrenos sagrados al principio para alejar a los monstruos, no he hecho nada. Y en los últimos cien mil años, los terrenos sagrados se han reducido hasta el punto de que podría ocuparlos en su totalidad con sólo sentarme en ellos», dijo Talos. «Es… incómodo que el nombre de alguien como yo sea usado como el nombre de la nación que lidera numerosas naciones de las razas de Vida.»

La razón parecía estar más cerca de la primera, aunque no parecía que Talos se preocupara en absoluto por el hecho de que la mayoría de los habitantes de la nación eran seres no aptos para ser ciudadanos de una nación del sol, como los No Muertos y los Vampiros.

Los Titanes No Muertos recordaron repentinamente que en la era de los mitos, Talos había dicho: «La luz del sol brilla sobre toda la creación. Sólo da calor, sin distinguir entre el bien y el mal».

«Ya veo… entiendo sus razones. Pero creo que será una molestia cambiar el nombre del país», dijo Borkus.

«Sí, no es sólo cuestión de volver a dibujar los mapas», dijo Jeena.

«Lo hemos llamado ‘Talosheim’ todo este tiempo, por lo que estamos un poco encariñados con él», añadió Zandia.

Puede que haya sido sencillo cambiar el nombre del Talosheim del pasado, ya que no había tenido relaciones diplomáticas con otras naciones y su población era de unos cinco mil habitantes.

Pero ahora, era la principal nación de un imperio de naciones en la Cordillera Fronteriza, e incluso gobernaba una región aislada en el Continente Oscuro. Había un gran número de documentos.

Y lo más importante, ya había casi cien mil ciudadanos que se habían apegado al nombre de «Talosheim».

«¿No se puede hacer algo al respecto? Intenté hablar de ello con los otros dioses, pero todo lo que obtuve fue un sermón de mi hermana menor que no había visto en cien mil años, y que Xerxes me dijo que sólo pienso en cosas inútiles porque tengo demasiado tiempo en mis manos. Fidirg parece pensar que yo también soy demasiado libre», murmuró Talos, insistiendo en que no era libre ya que se había unido a la tarea de mantener las barreras alrededor de la Cordillera Fronteriza desde el día en que recuperó la conciencia.

Se quejaba de Xerxes, el dios de las banderas de batalla que era la deidad guardiana de la nación Majin, y el dios dragón de los cinco pecados Fidirg, que protegía el territorio de los lagartos en los pantanos.

«¿Qué ha dicho Vida-sama?» preguntó Borkus.

«Me consuela cuando hablamos de ello, pero… el tema siempre cambia rápidamente a nuestros queridos hijos. Ella cuenta cientos o miles de historias sobre nuestros hijos a la vez, así que apenas puedo asentir con la cabeza en respuesta», dijo Talos.

Los dioses, especialmente los grandes dioses, existían en una dimensión mucho más alta que los mortales. Escuchaban las oraciones de innumerables creyentes y velaban por todos ellos. Como Coloso, Talos estaba entre los semidioses que estaban extremadamente cerca de ser un verdadero dios, pero parecía que no era fácil seguir el ritmo de Vida.

«Entonces, ¿no significa que los otros dioses tampoco creen realmente que el nombre necesita ser cambiado?» dijo Jeena, tratando de convencer a Talos de no preocuparse por el tema.

«Mmm… Tal vez me estoy preocupando por ello innecesariamente», dijo Talos.

Su mente parecía ir en esa dirección, y a uno de los Titanes que aún no había hablado se le ocurrió una idea ingeniosa.

Zran, el único Titán No Muerto que tiene el título de ninja, susurró al oído de Borkus. «Oye, Borkus. Tu hija Gopher parece tener una idea brillante.»

Borkus se dio la vuelta sorprendido. «¿Qué pasa, Gopher? ¡¿Te duele el estómago?!» le preguntó a su hija en un susurro.

Gopher, que normalmente era de voluntad fuerte, tenía la cabeza inclinada hacia Talos y no hizo ningún intento de mirarlo.

«Cállate. A diferencia de ti y tus amigos, yo soy una persona normal, viejo. Aún no estoy acostumbrada a esto». Gopher le susurró.

En efecto, ella y los demás Titanes comunes y corrientes estaban siendo presionados por el aura que Talos estaba emitiendo; eran incapaces de levantar sus rostros para mirarlo.

El propio Borkus ya se había acercado al reino de la divinidad, y había visto dioses en numerosas ocasiones anteriores, por lo que pudo mirar a Talos a los ojos y conversar con normalidad. Pero Gopher y los otros Titanes comunes no podían hacer esto.

Después de ser liberada de la mina de esclavos en el Ducado Hartner, Gopher se había esforzado por convertirse en una guerrera como su padre mientras hacía otros trabajos secundarios como enseñar en una escuela. Sin embargo, aún no había alcanzado el nivel de ser un superhumano.

Talos era el padre de la raza Titán, y aunque suprimió conscientemente el aura de presión que desprendía… era normal que los que estaban en su presencia fueran incapaces de hablarle.

«Lo siento. Hace cien mil años, enseñaba técnicas de combate a tus ancestros y cantaba canciones con ellos para que se acostumbraran a mi presencia, pero no pude hacerlo por ti», dijo Talos. «Pero a cambio…»

Una suave luz vino de Talos, envolviendo a Gopher. Al hacerlo, sintió que la presión que emanaba de Talos disminuía.

«¡Esto es… una protección divina! ¿Está bien otorgar protecciones divinas tan libremente?» Gopher preguntó.

«En el pasado, concedería mi protección divina a los niños que se entrenaban en el combate y a los niños que cantaban bien. No hay nada de qué preocuparse», dijo Talos. «Más importante aún, me gustaría escuchar su brillante idea».

«Ah, está bien. No es nada excepcional ni nada, pero… en las naciones humanas, la capital a menudo se nombra de forma diferente a la propia nación. Sólo pensé que sería mejor para Talosheim ser así también», dijo Gopher.

Como todas las naciones dentro de la Cordillera Fronteriza eran ciudades estado, el nombre de la nación y el nombre de la ciudad eran uno y el mismo, y el concepto de separar los dos ni siquiera existía.

Sin embargo, a pesar de haber sido una esclava, Gopher había vivido en una nación humana y sabía que las naciones humanas contenían múltiples ciudades.

«Ya veo… Sugieres que la ciudad se quede como Talosheim, y el nombre de la nación cambie. ¿Podría pedirle que solicite que esto suceda?» Talos preguntó.

«De esa manera, Talosheim se quedaría como Talosheim, así que creo que mucha gente estaría de acuerdo…» Zandia dijo con un asentimiento. «Pero creo que dependería del nombre de la nación para Su Majestad-kun», añadió, sabiendo que Vandalieu ciertamente se opondría a que la nación se llamara a algo como Vandalieuheim.

«Bueno, eso sólo necesita ser discutido, ¿no es así? De cualquier manera, no podemos cambiarla por nosotros mismos,» dijo Borkus. «Antes de hablar con el chico sobre esto, intentemos hablar con Chezare y Kurt.»

«V-Viejo, ¿estás haciendo los preparativos…?» Gopher murmuró con incredulidad.

«Lo próximo será que me digas que mañana va a nevar», se rió Jeena.

Y así comenzó el movimiento para cambiar el nombre del Imperio Talosheim.


La noticia de la destrucción del Vampiro de Raza Pura Birkyne y de Hihiryushukaka, el dios malvado de la vida alegre, fue conocida instantáneamente por los Vampiros que formaban parte de la facción que adoraba a Hihiryushukaka en el continente Bahn Gaia.

Uno podría describir el caos que se produjo como intenso, y también como tranquilo.

Muchos Vampiros Noble-born en las bases de Birkyne en el Reino Orbaume y que se extendieron por las regiones para manipular a las organizaciones criminales desde las sombras habían elegido huir. Hacían todo lo posible por sobrevivir, abandonando sus deberes y las organizaciones que dirigían junto con unos pocos ayudantes cercanos.

Los Vampiros Subordinados dejados atrás por los Vampiros Noble-born habían elegido esperar la llegada de Vandalieu, con la intención de jurarle lealtad y convertirse a la facción de Vida como lo habían hecho los de la torre. También había algunos que habían intentado hacerse cargo de sus organizaciones criminales en ausencia de los Vampiros Noble-born y otros que habían seguido cumpliendo con sus deberes, sin saber nada.

Así, el Reino Orbaume pronto se volvería inestable, sufriendo frecuentes incidentes causados por miembros de las organizaciones criminales cuyo liderazgo se había perdido, o batallas contra Vampiros cuyos escondites habían sido descubiertos, pero… la inestabilidad sería algo temporal, y muchas de las organizaciones serían destruidas por el trabajo de soldados, caballeros y aventureros.

Lo temible de los Vampiros era que formaban organizaciones como los humanos, eran muy capaces en el combate, poseían un buen equipo y, lo más importante, tramaban esquemas dentro de las ciudades en lugar de los Nidos del Diablo.

Estos Vampiros abandonaron sus organizaciones y comenzaron a actuar por su cuenta o en pequeños grupos, y aquellos que no estaban acostumbrados a dirigir las organizaciones habían tomado el control, mostrando sus defectos. En otras palabras, habían descartado sus fortalezas y no eran más que presas para los humanos.

Pero en el Imperio Amid, no había casi ningún caos entre los Vampiros que habían adorado a Hihiryushukaka. Había algunos que habían planeado huir como los Vampiros Noble-born del Reino Orbaume, así como algunos que habían elegido matarse a sí mismos en lugar de sufrir horribles destinos a manos de los subordinados de Vandalieu. Pero la mayoría de ellos permanecieron donde estaban.

Esto se debió a que muchos de ellos creían que Vandalieu no enviaría gente para perseguirlos hasta el Imperio Amid.

De hecho, Vandalieu no pensaba en ir al lado del continente del Imperio Amid. No había ninguna base u organización particularmente importante dirigida por Vampiros allí, así que había decidido que no había ningún problema en dejarlos estar.

Había orfanatos para reunir a niños y burdeles, pero ninguno había sido manipulado por la sombra del Rey Demonio como los niños del orfanato de Morksi.

Parecía que Birkyne también había considerado improbable que Vandalieu apareciera en el lado del continente del Imperio Amid.

… Algunas de esas organizaciones habían sido destruidas en su lugar por la Tormenta de la Tiranía y sus aliados que habían sido informados sobre las organizaciones por Vandalieu.

Vandalieu no se sentía obligado a enviar fuerzas para cazar a los Vampiros dispersos en varias regiones con el fin de mejorar la estabilidad de una nación que no gobernaba… especialmente una nación que era su enemiga.

Ese era el trabajo de los señores que gobernaban esas tierras y de los caballeros, soldados y el gremio de aventureros que luchaban bajo sus estandartes.

Pero Vandalieu todavía se ocupaba de los Vampiros y de los lugares que sería peligroso dejar en paz, como los Vampiros Noble-born Vizcondes que eran tan poderosos como los confidentes de Birkyne y el almacén donde Birkyne había guardado a los Vampiros Subordinados que había torturado para convertirlos en marionetas asesinas para su propia diversión.

En el proceso, Vandalieu se había encontrado con Vampiros Noble-born que habían permanecido en las bases para rogar por sus vidas junto a los Vampiros Subordinados, así que esa noche había estado bastante ocupado.


Un Enano con una larga barba trenzada soltó un grito sordo y se agarró la cabeza. «Se acabó, no hay esperanza… ¡Este es el final!»

El ‘Mage Masher’ Asagi Minami corrió hacia el laboratorio, alarmado por el grito del Enano. «¿Q-Qué pasa, Zean-san?» preguntó.

«¡Ah, Asagi-kun! ¡Escúchame! ¡El experimento ha probado que mi hipótesis era errónea!» dijo el Enano llamado Zean.

La sangre se drenó de la cara de Asagi mientras se preparaba para lo peor.

«Pero no te preocupes. ¡He creado una nueva hipótesis a partir de estos resultados!» dijo el Enano.

«¡¿De verdad?!» exclamó Asagi.

«Sí; todavía es demasiado pronto para rendirse. La investigación ha sido una serie de fracasos. De acuerdo con mi nueva hipótesis –”

La sangre volvió a la cara de Asagi mientras escuchaba la hipótesis de Zean. La ‘Ifrit’ Shouko Akagi y el ‘Clarividencia’ Tatsuya Tendou, que habían entrado en el laboratorio detrás de Asagi, observaron con complicadas expresiones.

«… ¿Cuántas hipótesis son hasta ahora?» Shouko murmuró.

«Quién sabe. Dejé de contar después de cien,» dijo Tatsuya.

El grupo de Asagi veía a Vandalieu como una amenaza, así que habían estado investigando formas de combatir los fragmentos del Rey Demonio. Querían descubrir el conocimiento y la tecnología que pudiera hacer frente a Vandalieu, y difundirlo a todas las naciones. Creían que esto permitiría a las naciones ganar algo de poder, disuadiendo a Vandalieu de tomar futuras acciones militares a gran escala como declarar la guerra.

Pero la investigación fue difícil.

Esto era de esperar. Rodcorte consideraba que Lambda era inferior a otros mundos, pero, aun así, Asagi y sus compañeros intentaban desarrollar conocimientos y tecnología que los habitantes de este mundo no habían conseguido en más de cien mil años.

Los tres no se habían sumergido completamente en su entrenamiento de combate y batallas contra los terroristas durante sus vidas anteriores. Todos ellos se habían graduado en la universidad, y poseían conocimientos mucho más profundos sobre la magia que la persona promedio. Tatsuya en particular había adquirido muchos conocimientos especializados, ya que había puesto su ‘Clarividencia’ al servicio de la eliminación de bombas y en el campo de la medicina.

Sin embargo, estaban investigando los fragmentos del Rey Demonio. Estos no habían existido en Origen, y ni siquiera se habían originado en Lambda; eran los fragmentos de carne transformada del Rey Demonio Guduranis, un invasor de otro mundo. Eran claramente imposibles de explicar usando el conocimiento científico y el sistema mágico de Origen. El grupo de Asagi había sabido desde el principio que esta investigación sería difícil.

Por eso habían buscado a alguien que ayudara con la investigación. Alguien bien versado en los mitos, leyendas, magia y alquimia de este mundo.

La persona con la que se habían encontrado era Zean, el que ahora explicaba su hipótesis a Asagi. Era un mago excéntrico que trabajaba en un puesto inútil en el Gremio de Magos. Se le ocurrían repetidamente extrañas y novedosas teorías, y luego se dedicaba a refutarlas.

Hasta ahora, era comúnmente aceptado que el Orichalcum era la única herramienta efectiva contra los fragmentos del Rey Demonio. A pesar de ello, Zean había prometido cooperar con el extraño trío que deseaba investigar otras formas efectivas de tratar con los fragmentos.

«… Es una persona brillante, sin embargo. Se inspira, no se deja llevar por los experimentos y admite rápidamente sus errores. Creo que es bastante impresionante que haya logrado llegar a más de cien teorías convincentes y aun así seguir adelante», dijo Tatsuya.

De hecho, Zean era un genio en cierto modo. A través de la verificación y el rechazo de las hipótesis, se han logrado avances considerables.

«Pero desearía que dejara de gritar como si el mundo se acabara cada vez que su hipótesis es errónea», suspiró Shouko.

Los dos sintieron una sensación de inutilidad cada vez que escuchaban el grito de Zean, sabiendo que eso significaba que su hipótesis estaba equivocada.

Esto era probablemente el motivo por el que Zean había sido colocado en una posición inútil en el Gremio de Magos. Debido a su comportamiento, nadie había notado que era un individuo muy excepcional.

Pero por alguna razón, parecía que él y Asagi se llevaban bien. Era probable que su terquedad dominante para continuar hacia su objetivo sin rendirse fuera lo que tenían en común.

«Ahora que lo pienso, ¿cómo está el ‘patrocinador’ en estos días?» preguntó Shouko.

«No ha habido ningún cambio real. Sólo recibe informes regularmente sobre el estado de la investigación», dijo Tatsuya.

Esta investigación sobre los fragmentos del Rey Demonio se estaba llevando a cabo con el apoyo de la familia del Duque Birgitt, que gobernaba este ducado… y su vigilancia.

Después de todo, el objetivo de la investigación era un fragmento del Rey Demonio. Si se manejaba mal, un investigador podría infestarse del fragmento y descontrolarse, destruyendo la ciudad.

Normalmente, a los aventureros como el grupo de Asagi nunca se les permitiría llevar a cabo este tipo de investigación, pero como habían logrado sellar con éxito un fragmento del Rey Demonio con el consejo de Aran y los otros individuos reencarnados en el Reino Divino de Rodcorte, el duque lo había permitido… aunque una gran parte de la razón era que el duque había pensado erróneamente que el grupo de Asagi estaba entre los héroes que habían surgido recientemente por todo el continente con las protecciones divinas de los dioses.

Habían recibido la protección divina de un dios (la de Rodcorte), así que fue un error fácil de cometer.

Y así, el grupo de Asagi había recibido un apoyo considerable, pero a cambio habían quedado bajo la supervisión de la familia del duque. Tatsuya había examinado esta vigilancia con su ‘Clarividencia’ y también estaba atento a cualquier cosa extraña, pero no había nada particularmente fuera de lo común.

«El duque probablemente va a recibir otro informe debido al grito de hace un momento, así que echaré un vistazo, pero… probablemente será lo mismo de siempre», dijo Tatsuya, asumiendo que la persona que hacía la vigilancia y el informe trabajaba para la familia Birgitt.

El objetivo del grupo no había cambiado, así que no lo vieron como un problema.

Pero la voluntad del Vampiro de Raza Pura Birkyne existía entre los vasallos que servían a la familia del duque que financiaba la investigación y los empleados del Gremio de Magos presentados al grupo por Zean.

Ninguno de los miembros del grupo estaba al tanto, ya que Birkyne los manipulaba de tal manera que los vasallos y los propios empleados no lo sabían.

Arán y los otros espíritus familiares en el Reino Divino de Rodcorte eran capaces de ver información sobre los humanos cuyas almas pertenecían al círculo del sistema de transmigración de Rodcorte. Sin embargo, este era el Ducado Birgitt, cuyo duque era un hombre Bestia. Había más miembros de las razas de Vida aquí que en otros ducados, así que la información disponible era limitada.

«Pero mira por si acaso. Asagi y yo probablemente estaremos ocupados adquiriendo materiales y cosas necesarias para los experimentos para comprobar la próxima nueva hipótesis», dijo Shouko.

«Bien… Recemos para que la familia del duque no corte su apoyo», dijo Tatsuya.

Los dos no habían estado involucrados en la investigación de las hipótesis de Zean por un tiempo; estaban cazando como aventureros. Los incidentes causados por el caos existente en los Vampiros de Hihiryushukaka después de la pérdida de Birkyne también se habían producido en todo el Ducado Birgitt.

La familia del duque no podía simplemente ignorar el logro del grupo de Asagi de sellar con éxito un fragmento del Rey Demonio, y no podían rechazar sus peticiones, ya que él era su patrocinador.

Y de sus exitosos exterminios de múltiples Vampiros Noble-born, Asagi y sus compañeros pasaron un examen de promoción por formalidad, y se convirtieron en aventureros de clase B.

Por cierto, Vandalieu no apareció en su laboratorio por teletransportación. Su investigación fue un inconveniente para Vandalieu, pero como había fragmentos del Rey Demonio que no había absorbido y que aún andaban sueltos, aparentemente decidió que su investigación era necesaria.


Varios días después de la destrucción de Birkyne y Hihiryushukaka, el dios malvado de la vida alegre, en Itobam, una ciudad al lado opuesto del Nido del Diablo que había sido gobernada por el Rey Minotauro de Morksi.

Los miembros de las Espadas de Fuego, un grupo de aventureros que trabajaban en el Gremio de Aventureros de esta ciudad, estaban ocupados cazando en el Nido del Diablo.

Uno de ellos, un hombre Titán con un escudo, pateó furioso el cuerpo de un monstruo cuyos materiales había terminado de recoger. «Mierda… ¡Cómo diablos podemos pagar cien mil Baums!», maldijo. «¡Cien mil! ¡¿Cuántos años va a llevar ganar eso?! ¡¿Están tratando de decirnos que cacemos Minotauros o algo así?! ¡Somos de clase D!»

«No podemos pagarlo ni siquiera si cazamos diez Minotauros. Son cien mil Baums cada uno», le recordó una de sus compañeras, una exploradora humana.

«Somos cinco, así que quinientos mil en total… No podríamos pagarlo matando un solo Minotauro a menos que fuera un Rey Minotauro», dijo un joven macho, un mago medio elfo.

«Cálmate. Los cien mil Baums aún no son definitivos», dijo un espadachín humano, el líder del grupo.

«Así es. Cien mil es el peor escenario posible, y el Gremio nos dijo que es probable que el castigo sea más ligero que eso,» dijo una mujer Bestia tipo lobo arquera.

Las Espadas de Fuego habían cometido el crimen de usar a Natania, que se había unido a su grupo, como cebo para escapar de los Minotauros. Este crimen estaba siendo investigado por el Gremio.

Habiendo sacrificado a Natania y escapado, habían regresado a la ciudad de Itobam e informado al Gremio que había una gran horda de Minotauros en el Nido del Diablo.

En ese entonces, habían recibido miradas de simpatía. El Gremio y los otros aventureros se compadecieron del hecho de que uno de sus compañeros no pudiera ser salvado, y los elogiaron por regresar al Gremio con esta importante información.

Naturalmente, nadie de las Espadas de Fuego había dicho que lanzaron un cuchillo a la pierna de Natania. Habían informado al Gremio de que habían sido emboscados, y no tuvieron más remedio que dejar atrás a la herida Natania.

Por eso no se les dijo nada malo, incluso cuando el gremio comenzó a tomar medidas para lidiar con la horda de Minotauros.

Como incluso los Minotauros más débiles tenían al menos el Rango 5, los cinco miembros de las Espadas de Fuego juntos apenas serían capaces de enfrentarse a un solo Minotauro. Por lo tanto, los aventureros que eran mucho más capaces que ellos serían los que lucharían contra los Minotauros directamente. Sin embargo, se les habían asignado otras tareas importantes no relacionadas con el combate, como guiar a los otros aventureros al lugar donde habían sido atacados, así como transportar y proteger los suministros.

El Gremio lo había hecho porque creía que las Espadas de Fuego eran aventureros confiables que habían sido capaces de mantener la compostura a pesar de la tragedia de perder a uno de sus compañeros.

Las Espadas de Fuego habían sentido entusiasmo al usar esta tarea como un paso hacia su promoción a la clase C.

Pero al final, el grupo formado para erradicar a la horda de Minotauros nunca se había movido. Antes de que pudieran, hubo un informe desde la ciudad de Morksi de que la horda de Minotauros ya había sido destruida.

La que había escrito el informe era Natania, la que había sido abandonada por las Espadas de Fuego. Además de informar sobre la horda de Minotauros, ella también había denunciado la traición de las Espadas de Fuego, y el Gremio había comenzado una investigación.

Cada uno de los miembros de las Espadas de Fuego había sido interrogado por separado con respecto a la situación en la que Natania fue abandonada, y pequeñas diferencias en cada uno de sus testimonios habían revelado agujeros en su historia, haciendo que confesaran su maldad.

Las opiniones de la gente sobre ellos se invirtieron en un instante, y las Espadas de Fuego habían pasado de ser un excelente grupo de aventureros a ser vistos con desprecio como un grupo de demonios que sacrificarían a sus propios compañeros para salvarse.

Los ‘cien mil Baums cada uno’ de los que acababan de hablar era la cantidad que debían pagar a Natania.

«Dijeron que el hecho de que nos persiguieran los Minotauros es verdad, y que era comprensible que estuviéramos tentados a hacer lo que hicimos», dijo el líder del grupo. «Fuimos capaces de volver con información importante, y era posible que pudieran tener en cuenta las circunstancias atenuantes –”

«¡Es obvio que sólo lo dijeron porque estarían jodidos si nos ahorcáramos en desesperación!», gritó el Titan enfadado.

«La cantidad que tenemos que pagar se le pagará como reparación, después de todo. Si no pagamos lo suficiente, la cantidad tendrá que salir del presupuesto de la rama de Itobam del Gremio de Aventureros», dijo el mago medio elfo.

«Pero, aun así, deberían reducirlo en alguna cantidad… aunque sería difícil para nosotros, aunque lo redujeran a la mitad», suspiró la exploradora.

El Titán chasqueó su lengua en señal de frustración. «El maldito Gremio, arrastrando cosas del pasado…»

La verdad era que el incidente con Natania no era la primera vez que las Espadas de Fuego sobrevivían a un ataque de la horda de Minotauros sacrificando a sus compañeros. En el quinto año desde que se formó el grupo, habían sacrificado a otros tres.

Como Natania, todos ellos habían sido el ‘sexto miembro’ del grupo.

Los cinco confiaban el uno en el otro, habiendo estado juntos desde que se convirtieron en aventureros, mientras que el sexto miembro se les unió más tarde. En situaciones en las que un miembro necesitaba ser sacrificado, no se podía sacrificar a nadie más que a ese sexto miembro.

A pesar de haber hecho eso, las Espadas de Fuego nunca habían despertado sospechas en el Gremio. Sin embargo, considerando este pasado, era fácil adivinar la verdad.

Los investigadores del Gremio tenían una impresión extremadamente mala de ellos.

«Pero algo es un poco extraño. Normalmente, se tomarían más tiempo con la investigación… y comparado con casos similares del pasado, cien mil Baums cada uno es una cantidad mayor para las reparaciones. ¿Por qué?», cuestionó el mago medio elfo.

El Titán suspiró de frustración. «¡Estoy seguro de que se la ha chupado a alguna persona importante en Morksi y le ha dicho que nos haga pagar esta cantidad!» escupió.

El grupo no sabía cómo Natania había sido rescatada o las circunstancias en las que se encontraba ahora.

… Naturalmente, no sabían que había sido rescatada junto con la hermana menor del duque, que era una caballero, por un aventurero que parecía ser Randolf ‘el Verdadero’ que había actuado bajo las órdenes del duque. Tampoco sabían que estaba bajo la protección de Vandalieu y que había conocido al Conde Morksi.

Pero el Gremio sí sabía estas cosas. Aunque las Espadas de Fuego no lo sabían, Natania y su guardián se habían convertido en personas muy importantes. La rápida investigación y el fuerte castigo fueron el resultado de las medidas tomadas en consideración para ellos.

«¡Estaba en contra de dejar entrar a esa puta gata en nuestro grupo en primer lugar!» gritó el Titán.

«¿Estabas en contra? Me pregunto quién fue el que se le insinuó y fue rechazado», dijo con enfado la exploradora.

«¡No tiene sentido hablar de todo esto ahora! No podemos hacer nada al respecto, así que no tenemos más remedio que ganar todo lo que podamos y terminar de pagar el importe de la reparación lo antes posible!» dijo el líder, poniendo fin a la discusión entre sus compañeros.

Pero incluso él era consciente de lo difícil que sería pagar cien mil Baums cada uno para aventureros de clase D como ellos.

Incluso si tuvieran que reducir sus gastos de vida, su profesión era una profesión cuyo capital era pagado por sus cuerpos. No podían reducir demasiado su comida porque afectaría su resistencia. Tampoco podían ser tacaños con las armas que eran las herramientas de su oficio.

Y los comerciantes respetables evitarían contratar a las Espadas de Fuego, ya que ahora eran infames por matar a sus compañeros, ni otros aventureros querrían trabajar con ellos.

Por lo tanto, no podían obtener comisiones relativamente buenas, y era difícil agruparse con otros aventureros para derribar grandes monstruos o grupos de bandidos.

Los años que se necesitarían para pagar las reparaciones dependerían de la cantidad final…

«Creo que los dioses son nuestra única esperanza…» murmuró el Titán.

De repente, una voz desconocida habló al grupo.

«Ustedes son las Espadas de Fuego, supongo.»

El grupo se dio la vuelta para ver que un hombre había aparecido allí.

Era un hombre con el pelo de punta, un rostro que podría describirse como masculino y de mal aspecto, y una armadura de cuero desgastada que parecía como si pudiera desmoronarse en cualquier momento. Las Espadas de Fuego miraron de cerca para ver que todavía estaba en la edad en la que se le podía llamar niño, pero la luz brillante y nebulosa que salía de sus ojos anulaba su joven apariencia.

«Ustedes, lamentables perros que abandonaron a su compañero y que ahora tienen que pagar una gran suma en reparaciones. Parece que admiraban a las Cuchillas de Cinco Colores, pero a este ritmo, parece probable que se presionen demasiado y mueran antes de poder pagar su deuda», dijo el hombre en tono ridículo.

El Titan portador del escudo dio un paso adelante. «¡Bastardo! No conozco tu cara. ¿Quién demonios eres tú? ¡No creas que puedes salirte con la tuya haciéndonos quedar como tontos!» gritó enfadado.

La boca del hombre formó una sonrisa en forma de media luna. «Me llamo Hajime Inui. Soy el gran héroe de Fitun, el dios de las nubes de tormenta. ¡Alégrense! ¡Os haré héroes como las Cuchillas de Cinco Colores con el poder de un dios, tal y como esperabais!»

Mientras Hajime hacía esta fuerte declaración, una suave luz salió de su cuerpo.

Los gritos de las Espadas de Fuego resonaron en el Nido del Diablo, pero nadie los escuchó… y se convirtieron en ‘héroes’.

NTK: Corderos llevados al matadero~


En cierta habitación de cierta casa, en la zona residencial de clase alta de cierto país en Origen, un niño pequeño gemía de frustración.

Había una pequeña bola hecha de esponja delante de él, y había una diana impresa en papel pegada a la pared.

Parecía que el niño intentaba lanzar la bola de esponja al blanco con un método distinto al de usar las manos o los pies.

Como Origen era un mundo en el que la magia existía, era posible enviar la bola volando con la magia de atributo viento, pero… el método que el chico quería usar no era magia.

Había un libro detrás del chico, y se titulaba ‘Manual de Poder Misterioso’.

«… ‘Un centenar de métodos simplemente explicados para entrenar tus poderes. Únete a los Bravers’. Incluso en un mundo donde la magia existe, me sorprende que haya este tipo de libros», murmuró Banda para sí mismo.

Parecía que el libro trataba de lo que se conocía como ‘superpoderes’ en la Tierra.

«Los Bravers existen, y son un grupo de personas que tienen habilidades especiales que no son mágicas, así que no es extraño que se escriban tales libros… ¿o sí?» Banda se preguntaba. «Parece un libro escrito para niños, y no creo que los jóvenes piensen que puedan obtener algún tipo de poder»

El contenido del libro era vago. Frases como ‘concentra tu mente’ y ‘entrenamiento de la imaginación’ se usaban frecuentemente, pero no había métodos de entrenamiento específicamente descritos.

Si la gente pudiera ganar habilidades con libros como estos, todo el mundo podría convertirse en Bravers.

Por supuesto, parecía que el chico había fallado en su objetivo.

«¡Ugh… es imposible!» dijo con un suspiro de frustración. «Supongo que realmente no tengo poderes como Mamá y Papá… ¡No, no he terminado todavía! ¡Todavía no he probado las otras formas de entrenamiento!»

Restaurando su propio testamento casi roto, comenzó a buscar en el libro lo siguiente que intentar.

«¿Eh? Esta no es la página que estaba mirando. ¿Quizás el viento pasó las páginas?», se preguntó el chico confundido.

Pero sin pensarlo demasiado, comenzó a leer.

«Aunque el aire cálido del aire acondicionado no llega al libro hasta aquí», susurró Banda, sabiendo que el chico… Amemiya Hiroshi, no podía oírlo.

Parecía que a Hiroshi le preocupaba el hecho de que no tenía habilidades especiales como sus padres. Esto era de esperar, ya que sus padres, Amemiya Hiroto y Narumi, eran líderes de los Bravers y héroes de fama mundial.

«Tal vez se burlen de él en la escuela. Podría convertirse en un complejo profundamente arraigado en el futuro. Y su hermana menor Meh-kun me tiene residiendo en ella, así que podría ser considerada especial de alguna manera… Podría terminar sintiéndose marginado porque es el único que no es especial», murmuró Banda.

Pasó a través de la pared de la habitación de los niños, volviendo a Meh-kun… Amemiya Mei, que estaba en la sala viendo un programa de televisión para niños con la niñera. No podía estar a más de cincuenta metros de ella, pero era libre de caminar por la casa y el vecindario.

«Banda, rana, rana», Mei se rió.

«Mei-chan, te gustan las ranas, ¿verdad?» dijo la niñera, pensando que se refería a la rana que extendía su lengua en la pantalla del televisor, que parecía ser un LCD.

Pero la verdad era un poco diferente.

Cuando Mei dijo ‘rana’, quiso decir ‘Saca la lengua como una rana’.

«Mira, soy una rana», dijo Banda, extendiendo su lengua hacia adelante y hacia atrás.

Muy emocionada por esto, Mei intentó alcanzar y agarrar su lengua.

«Pero no eres muy buena dibujando, ¿verdad? No es inusual, ya que aún no tienes dos años, pero… me pregunto si esto es realmente una rana», dijo la niñera, dando una mirada desconcertada al dibujo en el papel de dibujo que se había dejado en el suelo.

Había una ‘cosa extraña’ dibujada en el papel.

Si alguien lo describiera, sería un monstruo con antenas como de camarón que se extienden desde su cabeza, cuatro ojos y una sonrisa en forma de media luna que se extendía de oreja a oreja, de la que colgaba una lengua hasta sus pies.

Al principio, la niñera había pensado que Mei había dibujado un monstruo que se le había aparecido en un sueño aterrador, pero parecía que le había tomado cariño a este monstruo. «Banda», había dicho con una sonrisa después de dibujarlo.

«Ah, has dibujado un retrato mío. Gracias, Meh-kun», dijo Banda.

Si la niñera viera a Banda, cambiaría completamente de opinión sobre la habilidad de Mei para dibujar. Para ser una niña de dos años, era toda una prodigio.

«Ahora bien, me pregunto qué debería hacer con tu Onii-san.» Banda se preguntaba.

Su máxima prioridad era Mei. Aunque no fuera así, Hiroshi era el hijo de Amemiya Hiroto y Narumi… dos de las personas que habían acabado con la vida anterior de Vandalieu.

Banda sintió una desagradable sensación al saber que el hijo había sido claramente nombrado con su nombre anterior, ‘Amamiya Hiroto’.

Pero eso no fue culpa de Hiroshi en absoluto, y no tenía ninguna responsabilidad sobre su propio nombre.

«No es inusual que los niños se comporten mal durante la pubertad debido a un complejo que sienten por sus familias, pero quiero evitar que el ambiente del hogar de Meh-kun se deteriore como resultado de ello», murmuró Banda. «Quiero que sea un buen hermano mayor para Meh-kun, también.»

Banda pensó que Hiroshi, que estaba en la otra habitación, no había hecho nada malo como hermano mayor de Mei hasta ahora. Él la cuidaba y jugaba con ella. Banda no lo habría descrito como el hermano ideal, pero era un hermano mayor relativamente bueno para su edad.

«Pero a diferencia de mi yo real, no soy capaz de darle poderes especiales… Esto es bastante problemático, Meh-kun», dijo Banda.

«¿Proemático?» Mei dijo, intentando repetir las palabras de Vandalieu.

«¿Qué pasa, Mei-chan? ¿Estás hablando de la pereza?» preguntó la niñera.

NTI: ‘Problemático’ es 悩ましい/nayamashii y ‘pereza’ es ナマケモノ/namakemono; suenan… algo similar.

NTK: Como diablos eso suena «algo» similar…

A diferencia de él principal, Banda pasaba su tiempo en paz, pero las cosas también eran bastante problemáticas para él.

De hecho, Banda aún no se había dado cuenta de que esta casa estaba bajo vigilancia desde un lugar que estaba a más de 50 metros.

«No hay nadie en la casa excepto los mocosos y la mujer que cuida a los niños. Podemos hacerlo si nos movemos ahora», murmuró un hombre.

«No seas ridículo; es diferente a un robo en el que terminas después de coger la mercancía. ¡No nos pagarán si no entregamos a los niños sanos y salvos después de secuestrarlos!» dijo otro.

«¡Pero son los mocosos de Amemiya Hiroto!» dijo el primer hombre.

«¡No necesitas decirme eso! Sé que le guardas rencor, pero no dejaré que te muevas por tu cuenta. Si me desobedeces, me desharé de ti antes que los mocosos», advirtió el segundo.

«… Bien. Pero, ¿cuánto tiempo tenemos que esperar?»

«Estamos esperando la señal de salida del cliente. Si me entiendes, cállate y vuelve a vigilar»

Al igual que la pereza en la pantalla de televisión, el tiempo de tranquilidad de Banda era limitado.