Lazos de obligación que llegan a su fin


Randolf era un aventurero muy tipo Elfo. Sus armas eran sus agudos sentidos, su excepcional Habilidad ‘Arquería’, su velocidad de movimiento, su ‘Esgrima’ que usaba técnicas delicadas, y su ‘Magia Espiritual’.

Era el tipo de aventurero Elfo que muchos podrían imaginar.

Un grupo de Minotauros se paró frente a él y rugieron.

Muchos podrían pensar que un aventurero Elfo no sería compatible con los Minotauros que blanden hachas y garrotes con más ferocidad que un toro furioso.

Las flechas se detendrían por sus gruesos músculos, por lo que no tendrían efecto a menos que golpearan los ojos, la boca o las axilas. Sus armas, balanceadas con una fuerza sobrehumana, serían imposibles de detener con una espada de hoja fina.

Eran feroces y fuertes, sin vacilar incluso cuando estaban heridos, y el aventurero Elfo finalmente se vería acorralado aunque usara repetidamente ‘Magia Espiritual’.

«… ‘Flecha Tornillo de Mil Perforaciones'», murmuró Randolf.

La flecha liberada de la cuerda de su arco corto, que era fácil de usar en los bosques, atravesó el centro del pecho del Minotauro cargando contra él.

La flecha que giraba rápidamente no perdió su impulso; atravesó los brazos de los Minotauros detrás del primero, continuó a través de la coraza y llegó al corazón del Comandante Minotauro que había estado liderando el grupo y finalmente se detuvo después de dejar agujeros redondos en los árboles del fondo.

«Lo siento, le puse demasiado poder. Este es un arco que estoy usando por primera vez, después de todo,» dijo Randolf.

Habiendo visto a dos tercios de su grupo y a su comandante muertos por un solo ataque, los Minotauros sobrevivientes se congelaron por el shock. Randolf sacó su espada y rápidamente se deshizo de ellos.

A pesar de tener una hoja delgada, cortó sus armas levantadas apresuradamente y sus gruesas extremidades como una hoz cosechando arroz.

Guardó los cadáveres de los Minotauros en una Caja de Objetos… un Objeto Mágico que podía almacenar objetos en un subespacio en el que el tiempo estaba congelado.

«Lo siento mucho. No pretendía hacerte daño. Lucharé con más cuidado a partir de ahora», dijo, disculpándose una vez más con los árboles que había dañado, y continuó.


Se sabía la ubicación aproximada de la horda del Rey Minotauro, pero no había ninguna información precisa.

Por eso Randolf hizo que los espíritus del viento llevaran el sonido a él para que pudiera confirmar las ubicaciones aproximadas de los Minotauros a medida que avanzaba hacia el centro de la horda.

La mayoría de los Reyes monstruosos se quedaban en el centro de su horda. Esto se debía a que los monstruos, que estaban bajo los efectos de la Habilidad ‘Fortalecer Seguidores’, permanecían cerca del Rey para protegerlo, y también para mantener la superioridad del Rey sobre ellos.

Los monstruos que estaban bajo los efectos de la Habilidad ‘Fortalecer Seguidores’ del Rey se convirtieron en los leales servidores del Rey, pero al final, seguían siendo monstruos. Incluso si eran capaces de coordinarse como un ejército, no eran un ejército real.

Los monstruos simplemente formaban hordas. Los ejércitos podían dividirse y posicionar sus fuerzas, pero las hordas no.

Y los propios Reyes no sabían cómo construir y mantener una estructura organizada.

«Aunque la excepción es el Imperio de los Nobles Orcos que supuestamente existe en la Cordillera Fronteriza», Randolf se murmuró a sí mismo. «En ese sentido, la horda de un Rey Goblin de Rango 4 no es diferente de la horda de un Rey Minotauro de Rango 8, pero…»

Guardando los cadáveres de los Minotauros que se encuentran en su camino para detenerlo en su Caja de Objetos, Randolf procede a través de una cueva que se parece a una Dungeon.

«Hay más Minotauros de lo que pensaba. Ya he derrotado a más de cien de ellos, pero siguen viniendo… ¿Tu Rey tiene la protección divina de un dios malvado? El número de mujeres en el pueblo del que las secuestró fue de unas treinta o cuarenta. Y tal vez unos pocos aventureros además de eso… Ciertamente menos de cien en total, ¿no es así?» Randolf le preguntó al Mago Minotauro delante de él.

Pero el Mago Minotauro no respondió; rugió un conjuro e intentó llenar todo el pasillo con llamas. Pero en el momento en que intentó terminar su hechizo, hubo un repentino y feroz viento que causó que las llamas quemaran al Mago Minotauro en vez de a Randolf.

El Mago Minotauro chilló de dolor mientras se quemaba.

«Ya veo, lo entiendo. En ese caso, no las están impregnando y reproduciendo de manera ordinaria. No puedo imaginar que las hembras Goblin y Kobold sean capaces de soportarlos. ¿Quizás hubo un asentamiento de una de las razas de Vida? O tal vez hay un dios malvado involucrado después de todo… Las cosas se han vuelto problemáticas», murmuró Randolf mientras avanzaba, dejando atrás las cenizas quemadas del Mago Minotauro.

Hizo un progreso constante en la dirección en la que los Minotauros estaban apareciendo.


Después de derrotar al General Minotauro que había estado custodiando la última puerta, Randolf emergió en un amplio espacio en forma de cúpula.

El suelo y el techo tenían muchos círculos mágicos dibujados en ellos en un patrón muy compacto, y había cuatro Magos Minotauros esparcidos por los bordes. Parecían actuar como sacerdotes; ofrecían oraciones con intensa concentración.

Y en el centro de la cúpula había un Minotauro que era más grande que los otros y que emanaba un aura extraña de todo su cuerpo, gimiendo mientras estaba de pie frente a un altar.

Una botella negra rojiza de metal y una mujer yacían en la parte superior del altar. Parecía estar viva, pero sus cuatro miembros habían sido cortados en parte para evitar que escapara. Si esta era la caballera que era la hermana menor del Duque Alcrem, entonces las cosas terminarían rápidamente, pero… algo era extraño.

El color de su pelo no coincidía con la descripción que se le había dado a Randolf. Además, parecía que tenía las orejas y la cola de una bestia.

«…se ha convertido en una situación un poco problemática. ¿Este ritual es para plantar tu semilla en la mujer e impregnarla con la encarnación de un dios malvado?» Randolf le pidió al Minotauro.

La punta de la cola del Minotauro, que gemía como una vaca, se volvió repentinamente afilada como el aguijón de un insecto. Al mismo tiempo, una presencia siniestra llenó la cúpula.

«Así que has estado produciendo un número excesivo de subordinados con ese fragmento del Rey Demonio. Considerando su forma y efecto… ¿el oviducto del Rey Demonio, quizás? Has plantado tus huevos en ella para producir descendencia rápidamente. Pero es un fragmento bastante extraño para que un Rey Minotauro lo adquiera considerando que los Minotauros son una raza de monstruos que sólo tienen machos», murmuró Randolf.

Tal vez enfurecido por el hecho de que Randolf no mostraba signos de miedo o incluso de inquietud, el Rey Minotauro soltó un rugido, tomó una alabarda cercana y cargó hacia él.

«Flash de Aire Cortante».

Randolf blandió su espada para realizar una técnica marcial que desató una onda expansiva que viajó hacia el Rey Minotauro. Pero fue anulada con un movimiento de la cola del Rey Minotauro, que se transformó en el oviducto del Rey Demonio.

Con otro rugido, el Rey Minotauro puso una serie de huevos irregulares y semitransparentes.

Estos huevos eclosionaron en el momento en que tocaron el suelo, su contenido se desarrolló rápidamente y dejaron salir rugidos al nacer en el mundo.

Se produjo una horda de minotauros, cada uno de ellos idéntico al Rey Minotauro, aparte del hecho de que no tenían el oviducto del Rey Demonio.

«Por lo tanto, no se necesita una hembra para reproducirse. No, considerando que no los produjo hasta que entré en este lugar, la descendencia que produce a través de la reproducción asexual son algo así como clones de corta vida de usted mismo. Probablemente sólo tienen una duración de vida de varios minutos a unas pocas horas.»

Ignorando el análisis de Randolf, las copias del Rey Minotauro se precipitaron hacia él. No estaban equipados con alabarderas o armaduras, pero sus puños y piernas ciertamente servirían como armas contra el delgado cuerpo de un elfo.

«‘Cien Destellos de Aire Cortantes'», murmuró Randolf, balanceando su espada de nuevo, incluso más rápido que antes.

La incontable cantidad de ondas de choque que desató mató a las copias del Minotauro en un instante, sin darles tiempo a soltar los gritos de los moribundos.

Al ser testigo de que las copias que había pasado por el esfuerzo de crear fueron eliminadas por un solo ataque, el Rey Minotauro reconoció a Randolf como un enemigo superior. Levantó su alabarda y lanzó un rugido.

Pero no pasó nada. Atónito, el Rey Minotauro se volvió para mirar el altar, pero –

«‘Invocación de la Lanza del Dios del Viento'» Randolf murmuró.

Su hechizo de ‘Magia Espiritual’, de atributo viento, atravesó el torso expuesto del Rey Minotauro.

Pero no cayó; dejó escapar un chillido lleno de agonía y rabia, y su herida comenzó a sanar.

Tal vez el fragmento del Rey Demonio le había otorgado la Habilidad ‘Regeneración Rápida’ que los Minotauros no tienen normalmente, o tal vez su chillido había sido el conjuro de un hechizo de curación.

Pero, naturalmente, Randolf blandió su espada para asestar el golpe fatal antes de que la herida pudiera curarse completamente. Sin embargo, la onda expansiva de su técnica marcial fue anulada por el oviducto del Rey Demonio en el extremo de la flexible cola del Rey Minotauro.

El Rey Minotauro se mofó, como si pudiera derrotar fácilmente a Randolf siempre y cuando no perdiera la compostura de nuevo.

Randolf suspiró. «Desafortunadamente, esta espada está hecha de Mythril, por lo que no tiene la capacidad de luchar directamente contra el fragmento de un Rey Demonio como un arma de Orichalcum. Pero… ‘Restos de Viento.'»

Lanzó un hechizo que deformó el aire y creó pesadas imágenes de sí mismo hechas de viento, y luego cerró hábilmente la distancia entre él y el Rey Minotauro.

Era simplemente demasiado rápido; el Rey Minotauro movió el oviducto del Rey Demonio y su alabarda, pero sólo perforaron sus imágenes posteriores.

«‘Triple Golpe de Rayo.'»

Parado directamente frente al Rey Minotauro, Randolf desató tres rápidos empujes que fueron tan rápidos como un rayo, apuntando al plexo solar, al corazón y al cuello del Rey Minotauro.

«Sólo significa que tengo que destruir tus órganos vitales sin enfrentarme directamente al fragmento», murmuró Randolf a su enemigo derrotado.

Aún con una mirada atónita, como si no pudiera creer lo que acababa de suceder, el Rey Minotauro cayó. Sus heridas no se regeneraron esta vez.

«Teniendo en cuenta el fragmento del Rey Demonio, era Rango 10, supongo. Teniendo en cuenta el tamaño de la horda, no habría sido posible detener el ritual sin al menos diez aventureros de clase A», se dijo Randolf.

El oviducto del Rey Demonio intentó arrastrarse lejos del cadáver del Rey Minotauro. Randolf sacó un objeto mágico para sellarlo y lo selló. También recuperó otro fragmento del Rey Demonio, que tenía un sello antiguo.

Luego usó su arco corto para matar a los cuatro Magos Minotauros que no se habían dado cuenta de la muerte del Rey Minotauro y seguían rezando para mantener el ritual.

«Por supuesto, parece que el dios malvado abandonó a estos monstruos por alguna razón, así que no hay forma de saber si el ritual tuvo éxito o no. Podría haber enviado un espíritu familiar o un clon espiritual. Entonces habría podido al menos disfrutar… quizás», dijo Randolf, quejándose del dios sin nombre al que los Minotauros habían estado adorando.

En ese momento, el Rey Minotauro había activado la habilidad «Descenso del Espíritu Familiar» o una de sus versiones superiores. Pero el dios al que rezaba no había respondido.

«Aún así, ¿por qué abandonó a estos Minotauros?» Randolf se preguntaba. «Es probable que sea un dios malvado, así que no debería haber ninguna razón para no responder a sus oraciones. Incluso si viera que no hay esperanza de victoria, enviar un espíritu familiar no sería un gran esfuerzo.»

Mientras tanto, el malvado dios adorado por los Minotauros… Langleboza, el dios malvado de la vaca con cuernos, dio un gran suspiro de alivio. «El ritual ha fallado con seguridad… ese maldito tonto con cabeza de calabaza. Esto es lo que sucede cuando ignoras mi Mensaje Divino», refunfuñó.

Langleboza era un dios malvado con una apariencia parecida a una vaca, y por eso había puesto sus ojos en los Minotauros de todos los monstruos.

También había concedido una protección divina al Rey de esta horda, pero… el Rey había matado al huésped del oviducto del Rey Demonio, que se dirigía a la Cordillera Fronteriza, y lo recuperó. Además de eso, incluso había usado un segundo fragmento del Rey Demonio, que había adquirido en estado sellado, y comenzó a intentar crear un cuerpo para que Langleboza descendiera… todo mientras ignoraba los Mensajes Divinos de Langleboza que le decían que se detuviera y se ocultara.

Esto no era un asunto de broma. Ningún dios malvado desearía descender sobre el mundo a menos que tuviera un deseo de muerte.

Las fuerzas de Alda, el dios de la ley y el destino, eran muy activas, y Vandalieu, el ‘nuevo Rey Demonio’ temido por Alda, también estaba presente en la superficie de Lambda.

Una monstruosidad que podía devorar las almas no sólo de los mortales, sino también de los dioses.

Incluso Randolf, que acababa de hacerle a Langleboza el favor de derrotar a sus sirvientes, era un superhombre entre los superhombres, poseyendo una habilidad en el combate digna de un aventurero de clase S. Era otro ser capaz de luchar contra los dioses.

Pero Vandalieu era demasiado peligroso de una manera diferente a Randolf.

Ya había devorado varios dioses malvados, como el dios malvado de la liberación y el dios malvado del tomo mágico. Incluso el dios de los registros, el sirviente cercano de Alda, terminó en su estómago.

Langleboza no tenía intención de unirse a estos dioses en su destino.

Por eso no había respondido al uso del Rey Minotauro de ‘Descenso del Espíritu Familiar’. Para asegurarse de que no tendría ni la más mínima oportunidad de derrotar a Randolf.

«Incluso si es derrotado por este aventurero, estoy completamente ileso. Puedo simplemente permanecer encerrado en mi Reino Divino y dormir durante decenas de miles de años, el tiempo que sea necesario para que la situación en la superficie del mundo cambie. Es posible que nunca despierte y que mi sueño no sea diferente de la muerte, pero… es mejor que sufrir una agonía mientras soy devorado», se dijo Langleboza.

Sin prestar atención a Randolf, retiró su conciencia de la superficie del mundo.

Desconociendo estas circunstancias, Randolf continuó reflexionando durante algún tiempo, pero se rindió pronto, dándose cuenta de que los dioses tenían sus propias situaciones.

«Supongo que no hay diferencia en el destino que espera a aquellos que creen y confían en los dioses, ya sean humanos o monstruos», murmuró Randolf. «Lo más importante es que todavía me queda una tarea por hacer, pero esta chica es…»

Miró a la chica en el altar. Ella continuó mirando fijamente al espacio con los ojos vacíos. Sus brazos habían sido cortados por encima de los codos, y sus piernas por encima de las rodillas. Los muñones de sus miembros habían sido tratados lo suficiente para que la hemorragia se detuviera.

Incluso si los miembros cortados fueran encontrados, sería imposible volver a unirlos y devolverla a su estado original… pero lo más importante, Randolf se sorprendió cuando vio su cara.

«Así que, esta no es realmente Juliana Alcrem», murmuró.

El medio hermano mayor de Juliana, el duque Alcrem, le había pedido a Randolf que la pusiera a descansar si aún estaba viva, y que hiciera pública la historia de que murió en la batalla en lugar de haber sido capturada por los Minotauros. A Randolf también se le había dado una descripción de su apariencia.

Los colores del cabello y los ojos de esta chica eran diferentes. Y lo que es más importante, era de una raza diferente.

Juliana Alcrem era una digna, noble y hermosa niña humana entre la adolescencia y la edad adulta, con pelo dorado y ojos azules.

Pero la mujer que yacía en el altar tenía el pelo más amarillo que dorado. Sus cejas eran gruesas, y tenía un rostro de fuerte voluntad y aspecto decidido. Había algo fuertemente salvaje en ella, pero no carecía completamente de dignidad, y ciertamente podría haber sido llamada una belleza.

Pero tenía orejas triangulares de felino en la cabeza y una cola de leopardo en la cintura.

Era claramente una mujer Bestia, aunque Randolf no podía decir si era una mujer Bestia tipo gato salvaje o leopardo.

«Qué hacer… Los monstruos estaban haciendo algún ritual sospechoso, así que estaba seguro de que la tendrían cerca del Rey para poder usar a una dama noble como sacrificio o algo así», Randolf suspiró.

En las historias, las mujeres usadas como sacrificios para dar a luz a la encarnación de un dios eran nobles, pero… eso no siempre era el caso de los Minotauros.

Era posible que Juliana realmente hubiera muerto en la batalla, o incluso si había sido capturada, tal vez no había sido capaz de soportar que los Minotauros se aparearan con ella.

A Randolf, que no tenía interés en ganar confianza o reputación como aventurero, no le importaba contar esta historia y simplemente irse, pero…

«Eso sería demasiado lamentable. Al menos escucharé lo que esta chica tiene que decir», decidió, sacando un paño de su caja de artículos y cubriendo el cuerpo de la chica con él.

Luego activó un objeto mágico para disfrazarse, y luego lanzó el hechizo ‘Antídoto’ sobre la chica que no despertaba.

La luz volvió gradualmente a los ojos vacíos de la chica, y su expresión se hizo más clara.

«Ah… ¿Eh? Soy… Ah… ¡¿Aaaaaaahhh?!»

NTI: La chica usa «ore» como pronombre para referirse a sí misma, algo que hacen casi exclusivamente los chicos/hombres.

La chica comenzó a gritar en agonía.

«Tu conciencia ha vuelto, pero el dolor ha vuelto con ella. Dame un momento, te trataré», dijo Randolf, intentando tratarla lo suficiente como para quitarle el dolor para poder escuchar su historia.

«E-espera! Por favor, espere! Si me curas como estoy ahora, no podrás volver a ponerlas!» dijo la chica, intentando rechazar su tratamiento. «Mis brazos, ¿dónde están mis brazos…? ¡Mi pierna! ¡¿Incluso mi pierna…?!»

A pesar de que sus miembros habían sido cortados, la aplicación de una poción de cuarto grado o mejor y alguna magia curativa ligeramente avanzada con sus miembros alineados correctamente los volvería a unir a su cuerpo, y era posible que llegara a ser capaz de moverlos normalmente después de varios meses o tal vez unos pocos años.

La chica lo sabía.

«Es inútil. Aunque está toscamente hecho, sus heridas ya han sido selladas. Ni siquiera sé adónde fueron tus brazos y piernas. A los estómagos de los Minotauros, probablemente», le dijo Randolf. «Ríndete».

«No puede ser…» La chica dio un grito de frustración. «¡MIERDA! Esos bastardos, ¡¿cómo se atreven a hacerme eso?! ¡Nunca les perdonaré que me usen como cebo!» gritó.

Randolf suspiró; parecía que pasaría algún tiempo antes de que pudiera escuchar su historia, incluso después de que curara sus heridas.

A juzgar por sus gritos y chillidos, parecía ser una aventurera y había formado parte de un grupo. Parecía que nada había salido mal durante un tiempo, pero el grupo, por desgracia, había entrado en el territorio del Rey Minotauro y se encontró siendo perseguido por varios Minotauros.

Pero al darse cuenta de que no podrían escapar, uno de los miembros del grupo le había clavado un cuchillo en la pierna. Ella había caído al suelo, y la gente que había considerado como sus compañeros había murmurado un rápido «Lo siento», y la dejaron atrás mientras corrían.

Había continuado resistiendo, pero el hacha de un minotauro le había cortado los brazos, y fue entonces cuando perdió el conocimiento.

«Y lo siguiente que supe, es que estaba en la guarida del Minotauro con otras mujeres capturadas, y una de ellas todavía podía hablar. Dijo que era de la familia del duque, así que definitivamente vendría la ayuda. Que no debíamos rendirnos… pero los Minotauros me hicieron tomar una extraña droga… Mis piernas estaban todavía atadas hasta entonces… Esto es… No puede ser real… Esto es…»

«Oye, mi nombre es Ralph. Me han pedido que extermine a un Rey Minotauro y que rescate a cierta mujer», dijo Randolf, usando un simple nombre falso que guardó para situaciones como esta.

«Huh…» dijo la chica Bestia en blanco.

«Soy Ralph. ¿Cómo te llamas?»

«S-Soy Natania».

«Natania. El duque me pidió que rescatara a esa mujer. ¿Sabes dónde está?»

Natania pensó por un momento. «Si sigo el olor, probablemente lo sabré.»

Randolf envolvió a Natania en su capa y la llevó en la dirección que ella indicó, a través de la guarida del Minotauro que sólo tenía manchas de sangre.

Poco después llegaron a la cámara donde los Minotauros habían estado confinando a las mujeres, aunque había varios esqueletos en el suelo; parecía más una cámara de ejecución que un lugar para confinar a la gente.

Era probable que los Minotauros simplemente se hubieran comido a las mujeres de esta cámara cuando murieron o quedaron inservibles.

Juliana Alcrem todavía estaba viva.

«De ninguna manera…» Natania respiró.

Juliana respiraba y tenía pulso. Como Natania, sus miembros habían sido cortados, pero eso había sido así por un tiempo. Los grilletes de hierro no eran suficientes para mantener en cautiverio a los individuos capaces. Sus miembros tenían que ser cortados, sus ojos arrancados y sus cuerdas vocales desgarradas.

Considerando eso, el tratamiento de los Minotauros había sido indulgente, ya que sólo habían aplicado la primera medida.

Pero Juliana estaba completamente destrozada. Incluso cuando Natania y Randolf entraron a su vista, sus ojos vacíos miraron al espacio, y la saliva continuó goteando por la esquina de su boca entreabierta. No mostró nada que pudiera llamarse una respuesta.

Randolf trató de lanzar el mismo hechizo de atributo Vida’Antídoto’ que había lanzado a Natania, pero Juliana no recuperó su cordura.

«Cuando me llevaron, estaba agotada, pero aún estaba consciente», dijo Natania. «Me dijo que no me diera por vencida… Que no podía usar más el ‘Descenso del Espíritu Familiar’, pero que los dioses definitivamente nos salvarían.»

«No es difícil imaginar lo que pasó después de eso», dijo Randolf.

Era probable que el Rey Minotauro hubiera usado el oviducto del Rey Demonio para poner grandes cantidades de huevos en los cuerpos de las mujeres que no fueran Natania, que fue usada para el ritual.

Las mujeres que no eran Juliana habían muerto, incapaces de soportar esto, y la mente de Juliana se había desmoronado en el proceso también.

De hecho, me sorprende que incluso se las arreglara para mantener su cordura durante tanto tiempo, pensó Randolf para sí mismo.

Los miembros de Juliana habían sido cortados, y ella había sido usada como una máquina de parto mientras veía a las otras mujeres a su alrededor morir una por una y ser comidas por los Minotauros. Era una maravilla que se las arreglara para mantenerse sana durante un mes mientras estaba encarcelada en esta situación.

Eso fue lo que Randolf pensó, aunque Natania no parecía sentirse así.

«En cualquier caso, supongo que debo ser rápido y ‘ayudarla'», dijo Randolf.

«Sí. Estoy seguro de que tienes una gran poción o algo así de la familia del duque – ¿eh?»

Randolf puso a Natania en el suelo y sacó su espada.

«P-por qué sacaste tu espada… ¡Espera! Con ‘ayuda’, ¿quieres decir…?» Natania jadeó.

«Eso es correcto. Como aventurero, lo entiendes, ¿no?»

Hubo momentos en que las mujeres capturadas fueron encontradas por aventureros que completaron las solicitudes de exterminio de Orcos, Goblins o Minotauros. Si las mujeres eran capaces de moverse por sí mismas, serían llevadas de vuelta a una ciudad, pero… ¿qué se haría en situaciones en las que sus miembros habían sido cortados y sus mentes rotas?

No había ayuda para ellas, así que los aventureros rezarían por su felicidad en sus próximas vidas y las pondrían a descansar.

«No, esta persona es alguien de la familia del duque, ¡un caballero! ¡No es una aventurera!» Natania protestó.

«Esta es la petición que ha sido hecha por la misma familia del duque. Bueno, consideré perdonarla si era capaz de seguir viviendo, incluso si su cuerpo estaba dañado hasta cierto punto», dijo Randolf.

Había sido bien tratado por su abuelo; había aceptado esta petición por su gran pago y para pagar esa deuda.

Pero Randolf había tenido la intención de romper su contrato con el duque Alcrem si Juliana hubiera conservado su cordura a pesar de todo e insistido en que no quería morir… o si sus subordinados que sabían que había sido violada por los Minotauros hacían lo mismo.

Se consideró retirado como aventurero. Pero eso no significaba que hubiera asumido la profesión de asesino.

En este caso, sin embargo, era probablemente más misericordioso matar a Juliana.

«Un vegetal sin extremidades no sería capaz de vivir por sí mismo sin familia, después de todo», dijo Randolf.

Si esto fuera la Tierra, sus palabras habrían sido calificadas de inhumanas. Pero en este mundo, donde el concepto de los derechos humanos estaba subdesarrollado, era una decisión que sería aceptada como inevitable.

Si el Duque Alcrem pretendía ayudar a Juliana, probablemente se podría haber hecho algo con su estado con sus activos financieros, pero…

«Descansa tranquila. Te enviaré a tu próxima vida y terminaré con tu sufrimiento», Randolf le dijo a Natania.

«¡¿V-Vas a matarme?! ¡N-no! He sido rescatado, ¡no quiero morir de nuevo!» Natania gritó.

«… estoy hablando por bondad, ya sabes», Randolf suspiró mientras la miraba. «Piensa en ello. ¿Cómo vas a alimentarte como aventurera con un cuerpo que no puede luchar? ¿Tienes suficientes ahorros en el Gremio para vivir el resto de tu vida? ¿O tu familia es lo suficientemente rica para cuidarte?»

El rostro de Natania se volvió más pálido con cada pregunta que Randolf hizo. Aún así, parecía que no tenía intención de rendirse y ser puesta a descansar.

«¡Entonces ayúdame! Nunca he oído el nombre ‘Ralph’, pero si fuiste lo suficientemente fuerte para exterminar a todos esos Minotauros por tu cuenta, y conoces al duque, entonces eres de clase A, ¡¿no es así?!» dijo, su cara brillando de esperanza ante esta idea.

Pero la respuesta de Randolf fue débil. «Esas son buenas deducciones, pero ¿y qué?»

«Si eres un aventurero de clase A, estás ganando mucho, ¿no? Préstame un poco. No tiene que ser mucho; sólo lo suficiente para que yo y esa persona vivamos por un tiempo. ¡Seré una prostituta si tengo que hacerlo y te lo devolveré!»

«Una prostituta, eh. Si vives así, dentro de unos años, te arrepentirás de no haber muerto hoy».

Incluso como estaba ahora, Natania probablemente podría ganarse la vida en un burdel, y sería atendida allí. Las prostitutas que fueron aventureras tenían cuerpos más resistentes que las prostitutas comunes; a menudo se volvían populares.

Pero en muchos casos, una vida más trágica les esperaba en el futuro.

En su estado actual, la mayoría de los clientes de Natania serían aquellos con extraños fetiches. A menos que fuera muy afortunada, lo mejor que podría hacer sería ser usada como juguete todos los días hasta que muriera, o ser mantenida como esclava por una persona rica con gustos extraños.

Randolf conocía varias historias reales en las que una ex-aventurera se prostituía después de no poder luchar, y que luego fueron rescatadas de ese estilo de vida por sus anteriores compañeras aventureras que habían tenido éxito en la vida, viviendo felices para siempre. Pero no podía imaginar que Natania tuviera compañeros así.

«¡A-Aún así, si pudiera seguir viviendo, podría…!» dijo Natania.

«No sabes cuando rendirte. Es verdad que tampoco puedo ver el futuro. La posibilidad de tu éxito no es inexistente», dijo Randolf.

«¡Entonces…!»

«… Pero lo siento. No tengo intención de crear más lazos de obligación.»

Con las habilidades y la riqueza de Randolf, casi todo era posible. Podía destruir la familia ducal Alcrem, rescatar a miles de huérfanos de la pobreza y darles una educación avanzada, o incluso crear una nación entera.

Era posible para él ayudar a Natania y Juliana.

Si quería, podía hacer que un alquimista excepcional creara brazos y piernas artificiales para permitirles moverse normalmente, y podía hacer que Juliana tomara un nombre diferente y la cuidara en su vida diaria.

Pero Randolf sabía que si hacía esto, no habría fin para ello. Siempre había gente necesitada en cada pueblo, cada ciudad y cada nación. Había un sinnúmero de personas que morirían sin una mano amiga en un momento dado.

Sería algo noble extender una mano amiga para salvar a alguien con quien no se tenía ninguna conexión personal. Randolf sólo tenía respeto por aquellos que hacían esto.

Pero no tenía intención de hacerlo él mismo. Ya se estaba encontrando incapaz de retirarse de su vida de aventurero debido a sus pasados lazos de obligación.

«De ninguna manera…» susurró Natania, sus ojos se oscurecieron.

Randolf levantó su espada, sin mirarla. «Así es como es. Si hay algo que resentir, resentir su propia incapacidad para evaluar su situación actual. Al menos rezaré a Zuruwarn por la felicidad en tu próxima vida.»

A decir verdad, Randolf no adoraba a ningún dios. En el pasado, ofrecía oraciones a los dioses y sus espíritus familiares descendían sobre él. Pero dejó de rezarles una vez que decidió retirarse de ser un aventurero.

Pero en Lambda, un mundo donde se sabía que los dioses existían, no adorar a ninguno de ellos era un comportamiento que la gente consideraría extraño.

Por eso Randolf le dijo a Natania que creía en Zuruwarn, que no tenía ningún mandamiento religioso establecido.

«Entonces, al menos haz esto por mí… Los tipos que me usaron como carnada para escapar son un grupo llamado ‘Espada de Fuego’. Quiero que los denuncies. Estás a punto de matar a una mujer que está llorando y gritando que no quiere morir, así que al menos puede pedirte eso, ¿verdad?» dijo Natania.

Las manos de Randolf se detuvieron.

De hecho, si iba a matar a Natania, cumplir con esta petición era razonable. Pero eso requeriría visitar el Gremio de Aventureros y explicarles que su grupo no la había abandonado, sino que la había herido deliberadamente para usarla como cebo. Después de explicarles por qué sabía eso, por supuesto.

Si les digo que lo escuché de una aventurera que fue capturada por la horda del Rey Minotauro… Me preguntarían quién diablos soy. Entonces, ¿debería mantener en secreto la petición del duque y revelar mi verdadera identidad? Si explico sin revelar quién soy… es probable que ni siquiera investiguen mi informe, así que no tendré más remedio que revelarlo, pensó Randolf. No, si revelo mi identidad, probablemente adivinarían que estoy actuando bajo una petición del Duque Alcrem. Sólo acepto peticiones de personas con las que me he endeudado en el pasado y sus descendientes, después de todo… Así que en ese caso, puede que haya algunos que hagan la conexión con Juliana…

Si la verdad se revelaba al público, en el peor de los casos, el Duque Alcrem se daría a conocer por haber usado a Randolf ‘el Verdadero’ para matar a su propia hermana menor que se había convertido en una molestia para él.

Randolf también se preocuparía si llegara a ser conocido como un asesino contratado por un duque. La mera idea de peticiones similares de otros duques le hizo querer acurrucarse y morir.

Siendo ese el caso, simplemente necesitaba rechazar la petición de Natania y matar a ambos.

Ahora que lo pienso, Natania sabe que Juliana es de la familia del duque. Siendo así, no hay otra opción que matarla para hacer pública la historia de que Juliana murió en la batalla, se dio cuenta Randolf.

Por eso no tuvo más remedio que matarlas si priorizaba la petición del duque. Eso habría sido cierto si Juliana hubiera sido capturada viva por los Minotauros junto con sus subordinados y luego muriera antes de que Randolf la rescatara y sólo sobrevivieran sus subordinados.

Y Natania estaba diciendo que no quería morir.

«No se puede evitar», dijo Randolf, y luego blandió su espada.

Natania cerró los ojos con fuerza. Pero no hubo sonido de sangre rociando el aire, así que abrió los ojos en confusión unos momentos después.

Randolf había cortado el pelo dorado de Juliana a menos de la longitud del hombro. También cortó la cadena que sujetaba el colgante que llevaba el escudo familiar alrededor de su cuello, y puso el colgante en su bolsillo.

Después de asegurarse de que Juliana no tenía anillos ni nada en algún lugar, se dirigió a Natania. «No te ayudaré. No te ayudaré, pero puedo llevarte a la ciudad más cercana desde aquí… No, es probable que haya gente de la familia del duque. Te llevaré al Gremio de Aventureros en Morksi, la segunda ciudad comercial más cercana. Una vez allí, puedes convertirte en una prostituta, vender los niños Minotauro en el estómago de esta mujer al Gremio de Domadores, convertirte en esclava o hacer lo que quieras para vivir.

Como Randolf había sellado el oviducto del Rey Demonio, el desarrollo de los huevos del Minotauro plantados en el cuerpo de Juliana se había ralentizado. Incluso entonces, crecería más rápido que un Minotauro ordinario. Aunque no se sabía cuántos huevos había en ella, era poco probable que nacieran antes de llegar a la ciudad.

El Gremio de Domadores no podía domar a varios Minotauros, pero aún así eran monstruos de Rango 5 recién nacidos. Probablemente los comprarían por diez mil Baums cada uno.

«¡¿N-Nos perdonarás?!» exclamó Natania, mirando a Randolf.

«… simplemente te estoy echando y dejándote en paz. Y si quieres sobrevivir por lo menos un poco, dile a la gente que esta mujer es una viajera o aventurera de un grupo diferente al tuyo», le dijo Randolf, sacando otra tela de su Caja de Objetos y envolviendo el cuerpo de Juliana en ella.

«¡De acuerdo!»

«Nos teletransportaremos fuera del Nido del Diablo. Después de eso, te llevaré a la ciudad de Morksi y te dejaré al cuidado del primer aventurero que vea. Lo que suceda después de eso no me concierne. Eso es todo lo que haré. Después de eso, reza mucho para que te encuentres con alguien de buen carácter, no como yo.»

«Sí, eso es suficiente –»

Sin esperar a que Natania terminara su frase, Randolf activó un Objeto Mágico que teletransportaba al usuario a un lugar predefinido, y los tres salieron de la guarida del Minotauro.