Se necesita tiempo para proteger la reputación de uno


Un desbordamiento de monstruos. En el mundo de Lambda, estos eran desastres que se temían más que los terremotos o los tsunamis.

Era un fenómeno en el que los monstruos se multiplicaban excesivamente dentro de una Dungeon y eran liberados al mundo exterior, y durante tales eventos, los monstruos se volvían más feroces y leales al instinto que les ordenaba dañar a los humanos.

Así, los monstruos desbocados casi nunca luchaban entre sí mientras hubiera humanos cerca, y a pesar de ser de diferentes razas, formaban una sola horda que avanzaba sobre lugares habitados por humanos.

Dependiendo de la clase de Dungeon en la que se produzca el desbordamiento de monstruos, podrían destruir no sólo pueblos y ciudades, sino también países enteros.

Por lo tanto, los humanos de este mundo siempre han estado alerta contra la posibilidad de que se produzcan desbordamientos de monstruos desde la antigüedad. Hacían encargos a los aventureros para reducir el número de monstruos en las Dungeons y, al mismo tiempo, también los investigaban.

La investigación había demostrado que cuanto más alta era la clase de la Dungeon, más tiempo tardaba en producirse un desbordamiento en ella. Por lo tanto, un desbordamiento de monstruos no ocurría muy a menudo en la era moderna.

Era imposible que se produjera un desbordamiento de monstruos sin ninguna advertencia.

Y sin embargo, había un grupo de jóvenes hombres y mujeres corriendo desesperadamente por sus vidas, con los sonidos de los aullidos de Dragones, los gruñidos de Gigantes y los árboles siendo derribados detrás de ellos.

«¿Por qué? ¡¿Por qué hay Dragones, Gigantes y toda clase de otros monstruos?!»

«¡A quién le importa eso! ¡Tenemos que volver a la ciudad antes de que se cierre la puerta!»

«¡¿De dónde vinieron esos Dragones?! Se supone que los Dragones de Trueno viven en montañas y valles, ¡¿no es así?!»

«¡¿No es un desbordamiento de monstruos de una Dungeon?!»

«¡De ninguna manera!», dijo uno de los jóvenes.

La verdad era que se trataba de un desbordamiento de monstruos de una Dungeon, pero tal cosa era normalmente imposible, por lo que el joven negó rotundamente esta posibilidad.

No había Dungeons en la ciudad Morksi que engendraran Dragones de Trueno y Gigantes de Montaña de Rango 8. Por supuesto, las Dungeons eran cosas que aparecían espontáneamente, así que no era del todo imposible que apareciera una nueva Dungeon de clase B.

Pero no había habido ningún precedente de que se produjera un desbordamiento de monstruos en una Dungeon inmediatamente después de su aparición.

«¡Sé algo sobre esto! Oí que un desbordamiento de monstruos ocurrió justo después de que apareciera una Dungeon cerca de alguna ciudad del Ducado Hartner!», dijo una joven.

De hecho, la excepción a la norma fue cuando las Dungeons fueron creadas por la voluntad de algún ser o bajo el control de algún ser, en lugar de aparecer espontáneamente.

Ejemplos de esto eran la Dungeon que Vandalieu había creado cerca de la ciudad Niarki en el Ducado Hartner, y el Laberinto de Pruebas de Fitun.

«¿Qué demonios? ¡¿Qué se supone que debemos hacer al respecto?!», gritó el joven, pero él y sus compañeros eran incapaces de hacer nada con su fuerza actual.

«¡Cállate y corre! ¡Esto es completamente diferente a cazar Goblins!»

Los jóvenes eran aventureros novatos que habían salido a cazar Goblins. No eran muy capaces, y no habrían podido frenar a ninguno de los monstruos ni un solo segundo, sin contar a los Dragones de Trueno y Gigantes.

Por supuesto, debido a esto, habían estado en la parte menos profunda del Nido del Diablo, así que por eso habían sido capaces de escapar a pesar de sus débiles capacidades físicas.

«Ahora que lo pienso, escuché que cuando hay un desbordamiento de monstruos de una Dungeon, puedes esconderte dentro de otra Dungeon», gritó uno de ellos.

Una vez que los monstruos salían de las Dungeons, no podían volver nunca más. Así, esconderse en Dungeons para escapar de los problemas era un consejo que se había transmitido entre los aventureros.

Sin embargo, los desafortunados aventureros no pudieron ejecutar este plan.

«¡La Dungeon más cercana está cerca de esa horda de monstruos!»

«¡¿Dónde está la segunda Dungeon más cercana, entonces?!»

«¡Es bastante alejada de la ciudad! ¡No lo lograremos!»

«¡Mierda, estamos acabados!»

Pero en ese momento, el Dragón de Trueno que estaba entre el grupo de monstruos liderando la horda, de repente gritó y cayó al suelo.

«¿Eh?»

Los jóvenes aventureros se dieron la vuelta por un momento, pero inmediatamente se dieron cuenta de que no tenían tiempo de mirar y volvieron a mirar hacia adelante. Por lo tanto, no pudieron ver el rayo negro que venía de los pastizales.

Varios otros grandes monstruos que podían ser atacados desde lejos fueron derribados, convirtiéndose en obstáculos que dificultaban el paso a los monstruos que quedaban detrás de ellos. Pero los monstruos no cambiaron de dirección; Ogros y Trolls rompieron los obstáculos y comenzaron a perseguir a los jóvenes aventureros.

Pero a la salida del bosque, una anciana de espalda torcida y voz muy ronca les llamó. «¡Ustedes, los jóvenes de allí! ¡Deben darse prisa y salir!»

Probablemente había estado cazando Goblins aquí, al igual que ellos, trabajando como aventurera en la zona. Llevaba una armadura de cuero y sostenía una lanza.

«¡Tú también tienes que salir de aquí, anciana!», le dijo uno de los aventureros.

«¡No te preocupes por mí! ¡No soy buena corriendo! Me aseguraré de llevarme al menos a uno de ellos conmigo, ¡así que aprovecha el tiempo y vuelve a la ciudad!», le gritó.

Los jóvenes aventureros se callaron por un momento mientras miraban a la anciana, cuya capucha había sido bajada sobre su cara, pero al final, pasaron corriendo junto a ella.

«Lo sentimos», le dijo una de las jóvenes.

No se pudo evitar esta decisión; no habrían podido escapar mientras llevaban a la anciana con ellos.

Una sonrisa apareció en la cara arrugada de la anciana cuando se dio cuenta de que la joven estaba llorando. «Hmph! He hecho una cosa terrible! Pero espero que superen la culpa y la impotencia que sintieron hoy para convertirse en valientes luchadores en el futuro!», murmuró para sí misma.

Con eso, comenzó a caminar hacia la horda de monstruos que se acercaba.

«¡No llamaré a esto una expiación, pero debo cumplir con mi deber! Esperaba que el enemigo atacara cuando Vandalieu no estuviera dentro de la ciudad, pero nunca imaginé que una horda de monstruos llegara sin avisar. ¡Pero no importa!», se dijo a sí misma. «¡Vengan, bestias! ¡No os dejaré entrar en la ciudad! Os enviaré a un lugar diferente –»

Un garrote de Troll aplastó a la anciana de un solo golpe, esparciendo su sangre… no, sólo la carne, en los alrededores. El enorme volumen de carne sin sangre que salpicaba alrededor cubrió al troll también, pero entonces, el troll se desvaneció como la niebla.

Los otros Trolls miraron a su alrededor, desconcertados por la repentina desaparición de su hermano, pero desaparecieron de la misma manera en el siguiente instante.

Con el tiempo que les dio esta interrupción en la persecución de los monstruos, los jóvenes aventureros lograron escapar a la ciudad Morksi.

En otro lugar, los Dragones de Trueno dejaron repentinamente de dirigirse hacia la ciudad y los Gigantes comenzaron a pelear entre ellos. Los viejos aventureros, los aventureros con las piernas heridas y otros aventureros no conocidos lograron escapar a la ciudad también.


La batalla entre el lado de Vandalieu y el de Hajime Fitun comenzó con ataques de largo alcance del lado de Hajime Fitun.

«¡Asalto de la Bestia de Rayo!», gritó Hajime Fitun, convocando a una bestia parecida a un hurón hecha de rayos.

Los espíritus heroicos que se habían apoderado de los cuerpos de las Espadas de Fuego dispararon flechas y también lanzaron hechizos.

Estaban equipados con un equipo mucho mejor que el que Vandalieu y sus compañeros habían previsto. Como Vandalieu pudo haber oído noticias de ellos si compraban el equipo en la ciudad, lo habían obtenido en el Laberinto de Pruebas de Fitun.

«¡Probemos primero las cosas! ¡’Punto Aéreo’!», gritó Gordon Bobby, desatando una habilidad marcial de empuje con su lanza de Adamantita más larga que la altura de su propio cuerpo.

El alcance de esta habilidad marcial normalmente no era muy grande, pero quizás la capacidad de la ‘Lanza Fuerte Rompe Montañas’ que controlaba el cuerpo de Bobby se estaba mostrando; los ataques podían alcanzar sus objetivos lejanos con facilidad.

«Melissa, Doug, cuento con ustedes por ahora», dijo Vandalieu.

«No hay problema», dijo la ‘Aegis’ Melissa.

Su barrera repelió no sólo el ‘Punto Aéreo’ de Gordon Bobby, sino también las otras flechas y hechizos. Sin embargo, las bestias de rayos corrieron alrededor de la barrera para atacar a Vandalieu y a los otros.

«¡Supongo que estoy a cargo de lidiar con las bestias de rayos!», dijo el ‘Hecatoncheir’ Doug, atrapando a la bestia de rayos con un puño telequinético.

El puño invisible aplastó a la bestia de rayos, borrándola de la existencia.

«Comandante, ¿son esos ‘Aegis’ y ‘Hecatoncheir’?», preguntó uno de los espíritus heroicos.

«Así es, y los otros dos son… Se suponía que se habían reencarnado en Elfos, pero se han vuelto negros, esas malditas brujas», dijo Hajime Fitun. «Dejando eso de lado, la otra que se ve como una Elfa Oscura es ‘Venus’. Y la otra es… ¡¿Isis?! ¡¿Por qué está en la forma que tenía en su vida anterior?! D-De todas formas, ¡esa mujer humana es Legion! ¡Trata con ellos como he dicho! ¡Pero no los persigáis demasiado lejos!»

Hajime Fitun se sorprendió por el hecho de que Isis tenía la forma que poseía en su vida anterior cuando se suponía que era una masa de carne hecha de maniquíes de carne entrelazados entre sí, pero decidió que era probable que fuera la nueva forma de Legion.

«¡Sí, señor!», dijo Gordon Bobby, continuando sus ataques, sin preocuparse por el hecho de que los ataques anteriores habían sido repelidos con facilidad.

Los espíritus heroicos continuaron disparando flechas y lanzando sus lanzas cortas, pero sin usar ninguna habilidad marcial.

«… Considerando que no se sorprende por nuestras habilidades, supongo que tiene que ser Hajime después de todo. Pero…», murmuró Doug, que había sido teletransportado aquí por la magia de Gufadgarn usando la sombra del Rey Demonio como puerta.

Hajime era su antiguo compañero con el que se había infiltrado en la Octava Guía, pero Doug estaba perplejo.

«¿Es realmente Hajime? Sé que se ha vuelto más joven después de reencarnar, pero es difícil de creer», dijo Doug. «Incluso si ignoras su peinado punk, es demasiado diferente. La última vez que lo vi fue en el Reino Divino de Rodcorte, y aunque eso fue hace dos años, ¡ha cambiado demasiado!»

«… Sí, más de lo que oímos», acordó la ‘Aegis’ Melissa.

Los dos habían trabajado con Hajime durante años, pero su apariencia había cambiado drásticamente desde entonces.

Había sido un joven de piel clara, de interior, sensible, pero ahora era un chico con piel bronceada y músculos bien desarrollados.

Además, sus ojos inyectados en sangre y su risa maníaca al mando de sus subordinados era muy diferente de cómo había sido en su vida anterior.

«Estoy seguro de que ha pasado por cosas difíciles. Aunque parece que no es consciente de que fueron duras», dijo Isis.

«¿Qué lo llevó a un rincón tan malo?», se preguntó Kanako.

Melissa y Doug miraron a Isis y Kanako con expresiones incrédulas.

«… Tal vez tenga algo que ver con el hecho de que fue herido de muerte por una explosión y luego rematado con un ataque con ácido?», dijo Melissa.

«Somos tan culpables de usarlo como peón desechable como ustedes, así que no puedo culparles, pero… ustedes son las responsables de ello, ¿no? ¡Especialmente tú, Kanako!», dijo Doug.

«Bueno, fue hace mucho tiempo, ¿no?», dijo casualmente Kanako.

Habían pasado menos de tres años desde que había puesto fin a la vida de Hajime en Origen.

«¡Esas malditas zorras!», murmuró Hajime Fitun.

Ahora estaban lo suficientemente cerca como para verse, y podía saber lo que Kanako y los demás decían leyendo sus labios.

La ira se elevó instantáneamente hasta su cabeza, y al mismo tiempo, sus piernas comenzaron a temblar.

«¿C-Comandante? ¿Estás temblando en anticipación a la batalla?», preguntó uno de los espíritus heroicos.

Hajime Fitun chasqueó su lengua. «… Es por el dueño original de este cuerpo.»

Fitun se había apoderado del cuerpo de Hajime Inui, pero no era que el alma de Hajime estuviera dormida. Había sido tragada por Fitun, continuando su existencia como parte de él.

Por eso Fitun había adquirido el conocimiento de otro mundo que Hajime poseía, pero al mismo tiempo, ahora compartía el trauma que Hajime sufría.

Me volví complaciente porque ahora estoy bien con las mujeres comunes. Pero pensar que nos enfrentaríamos a las dos personas que mataron a Hajime en su vida anterior… Maldita sea, se maldijo a sí mismo.

Había superado el trauma hasta cierto punto, pero el impacto del trauma al encontrarse cara a cara con las personas que lo habían creado era mayor de lo que él esperaba.

Mientras tanto, Vandalieu y sus compañeros, que estaban concentrados en su defensa, hablaban entre ellos en confusión dentro de la barrera de Melissa.

«Los otros también son extraños de varias maneras. La gente que lo rodea son las Espadas de Fuego y el ‘Brazo Fuerte’ Gordon, ¿no es así? … Son demasiado hábiles para ser aventureros de clase D, y Gordon se suponía que era un usuario de hachas, no de lanzas», dijo Melissa.

«Tienes razón. Sus movimientos son bastante buenos; tal vez alrededor de la clase C… no, mejor que la clase B pero un poco menos que la clase A», dijo Kanako. «Y la forma en que Gordon usa su lanza no parece que haya aprendido esas habilidades a toda prisa».

«¿Hablas en serio? ¡¿Es posible mejorar tus habilidades en tan poco tiempo?!», dijo Doug.

«Eso sería normalmente imposible. Aunque no sería imposible si Hajime despertara un Trabajo de Guía, los guiara y las Espadas de Fuego tuvieran un talento a nivel de genios, con la protección divina de un dios y un lugar perfecto para entrenar», dijo Vandalieu.

«En otras palabras, es casi imposible», dijo Melissa.

Como dijo Vandalieu, sería casi imposible que alguien pasara de ser un aventurero de clase D a alguien con la habilidad de un aventurero de clase B en el espacio de poco más de un mes. Incluso Simon y Natania estaban lejos de ser aventureros de clase B. E incluso los amigos aventureros de Vandalieu, Kasim, Fester y Zeno, habían tardado años en perfeccionar sus habilidades.

«La mejora de Gordon es completamente imposible», añadió Vandalieu. «No sé cómo es su Estado, pero… es casi seguro que ha pasado por varios trabajos relacionados con la técnica de hachas, como ‘Guerrero con Hacha’. Un poco más de un mes no es suficiente para convertirse en maestro de la lanza después de eso.»

«¿Es posible que sólo estuviera ocultando su habilidad?», preguntó Doug.

«Me resulta difícil imaginar que sea capaz de hacer algo tan inteligente», dijo Vandalieu.

Vandalieu y sus compañeros estaban perplejos por las extrañas circunstancias que rodeaban a las Espadas de Fuego y a Gordon. Kanako intentó usar Venus a través de la barrera para tratar de aprender la causa de esas circunstancias, pero… sacudió la cabeza después de unos momentos.

«No es bueno. No harán contacto visual conmigo. Parece que será imposible copiar sus recuerdos con ‘Venus’. …me las arreglé para pegar al azar mis propios recuerdos cortos en uno de ellos, sin embargo,» dijo Kanako.

Al momento siguiente, el Titan portador del escudo de las Espadas de Fuego gritó y dio un paso atrás. Su cara estaba sana y llena de hambre de batalla hace un momento, pero ahora estaba completamente pálida.

«¿Qué le mostraste?», preguntó Vandalieu.

«Sólo duró unos segundos, pero fue una obra de arte que enriquece el corazón», dijo Kanako.

Parecía que le había mostrado al Titan portador de escudo un recuerdo de las imágenes dibujadas en los tejados de los edificios en Talosheim.

«Pensé que si todo iba bien, podría ponerlo de nuestro lado, y en el peor de los casos, aplastaría su deseo de batalla. Pero parece que no funcionó», dijo Kanako.

Antes de que terminara de hablar, el Titan portador de escudo soltó un rugido furioso y comenzó a lanzar piedras con una honda, usando la habilidad marcial ‘Lanzamiento Largo’. Parecía que había superado su miedo con ira.

Sin embargo, incluso con un mayor alcance debido a la habilidad marcial, las piedras fueron rotas por la barrera de Melissa al igual que las flechas y los hechizos, por lo que no llegaron a Kanako.

«Ataques como estos no me perturban, pero te das cuenta de que soy yo quien los bloquea, ¿verdad?», dijo Melissa.

«Ah, lo siento. Pero la respuesta fue un poco extraña», dijo Kanako. «Fue similar a cuando usé Venus en personas con personalidades múltiples en el pasado… ¿Has oído algo de Natania-san?»

«No, no en particular», dijo Vandalieu mientras sacudía la cabeza y llamaba a los Dragones de Trueno y a los Gigantes de Montaña que había estado usando para ayudar a la gente que había tardado en volver a la ciudad.

«Ignorando el asunto de la personalidad múltiple, no sabíamos nada acerca de que ese portador de escudo fuera capaz de usar ‘Lanzamiento’… Es probable que se le haya hecho algo con la capacidad de ‘Marioneta'», dijo Kanako.

«Estoy a favor de la especulación, pero ¿cuánto tiempo vamos a estar a la defensiva? ¿No está la ciudad en peligro si nos tomamos demasiado tiempo aquí?», preguntó Doug, señalando las murallas de la ciudad a unos dos kilómetros detrás de ellas.

Vandalieu sacudió la cabeza. «Doug, el desbordamiento de monstruos no se detendrá aunque derrotemos a estas personas a toda prisa… Pregunté a los espíritus de los monstruos, y parece que no están siendo controlados.»

De hecho, Hajime Fitun sólo había causado un desbordamiento de monstruos desde una Dungeon; no estaba controlando a los monstruos él mismo. Sólo los necesitaba para dirigirlos a la ciudad Morksi, así que no estaba ejerciendo ningún control detallado sobre ellos.

«Y si no nos tomamos nuestro tiempo, nuestra posición en la sociedad está en peligro… Este lugar está demasiado cerca de la ciudad», añadió Vandalieu.

«No hay binoculares o telescopios en este mundo, pero hay hechizos que fortalecen tu visión o amplían las imágenes para que puedas ver de lejos, después de todo,» dijo Melissa.

Había torres de vigilancia con soldados estacionados en ellas a intervalos regulares a lo largo del muro exterior de Morksi. Vandalieu y sus compañeros eran ciertamente visibles desde esas torres de vigilancia.

«… ¡Maldita sea, eso es un dolor en el culo!», dijo Doug.

«Actualmente hay soldados que nos observan usando magia. No podemos hacer nada llamativo hasta que la situación sea lo suficientemente desesperada como para que no tengan tiempo de observarnos… hasta que comience la batalla para defender la ciudad», dijo Vandalieu. «Relámpago Negro».

«La vida en la sociedad es algo difícil», comentó Kimberley mientras se convertía en un relámpago negro que volaba hacia Hajime Fitun y sus espíritus heroicos.

Usando la Habilidad ‘Abismo’ para mantenerse consciente de cuántos soldados lo estaban observando, Vandalieu continuó esta serie de ataques y defensas de manera que pudiera afrontarlo más tarde con algunas excusas.

Los Zombies Dragón y los Zombies Gigantes acababan de ser alcanzados por el ‘Relámpago Negro’, por lo que parecería que se habían muerto por error, a menos que se observara muy de cerca.

Había todo tipo de explicaciones que Vandalieu podía dar si se le preguntaba sobre Kimberley también.

Pero no habría forma de explicar las cosas si usara la ‘Técnica de Lucha de Destrucción del Alma’ o hechizos que causaran gran daño a los alrededores.

«Entonces, ¿qué hay de los patógenos que usaste antes?», sugirió Doug. «Una enfermedad que sólo funciona en humanos, Elfos y Enanos funcionaría en la mayoría de ellos, ¿verdad?»

«… En realidad, ya lo he intentado. Parece que de alguna manera están evitando que se infecten», dijo Vandalieu.

«¡Fenómenos de la limpieza después de convertirse en tipos de exteriores, eh!», murmuró Doug.

Hajime Fitun y sus espíritus heroicos, preparados para los patógenos que Vandalieu había utilizado contra el ejército de expedición de la nación escudo Mirg, continuaron sus ataques.

Por supuesto, esta compra de tiempo sólo fue posible porque Vandalieu tenía algo de espacio para trabajar.

Había individuos en la ciudad de Morksi que eran capaces de ponerse en el acto de luchar una difícil batalla pero aún así ganando contra una horda de monstruos de Rango 8 y 9… Darcia, Miles, Eleanora, Basdia y Zadiris. Y Gufadgarn y los demás estaban preparados para afrontar cualquier circunstancia imprevista también.

Vandalieu no tenía que preocuparse por la defensa de la ciudad.

Pero si Hajime Fitun y sus espíritus heroicos lanzaban un poderoso hechizo que pudiera causar daño a la ciudad o poner en peligro la vida de Kanako y los demás, Vandalieu tampoco se contendría.

…Hajime Fitun y sus heroicos espíritus probablemente eran conscientes de ello.

«Pero afortunadamente, parece que tienen una razón para querer ganar tiempo también», dijo Isis.

De hecho, Hajime Fitun necesitaba tiempo… para algo más que para suprimir el trauma que ella y Kanako le habían infligido.

«Comandante, ¿no estamos listos todavía? A este ritmo, sólo estamos desperdiciando nuestras flechas y Mana!», dijo uno de los espíritus heroicos con impaciencia.

«¡Todavía no!», dijo Hajime Fitun.

Continuaba esperando porque sus otros subordinados, que estaban estacionados de forma que rodeaban la ciudad de Morksi, aún no se habían movido.

Hajime Fitun les había ordenado que siguieran el ataque de los monstruos a la ciudad y destruyeran las murallas de la ciudad de la forma más conspicua posible.

El propósito de esto era dirigir la atención de Vandalieu hacia la ciudad y alejar aún más a sus compañeros de él.

En realidad, sería más peligroso si los ojos de los vigilantes y la vida de la gente de la ciudad ya no fueran un factor, así que no los masacraré a todos, pero debería causarle pánico si las murallas de la ciudad son destruidas y varias docenas de personas mueren, pensó Hajime Fitun. Mis subordinados tienen todos límites de tiempo, después de todo. ¡Destruiré tus fuerzas tanto como pueda, y luego te derribaré!


Un tiempo antes del enfrentamiento entre el lado de Vandalieu y el de Hajime Fitun.

Los soldados en las torres de vigilancia de las murallas de la ciudad estaban muy ocupados. Pero la mayor parte de su atención se dirigía a la horda de monstruos que se acercaba a la puerta principal de la ciudad.

Eso también era cierto para la torre de vigilancia más cercana a Vandalieu.

Los soldados, sorprendidos por la aparición de los Dragones de Trueno, se habían congelado en el lugar por miedo… y no sabían que Vandalieu era el que había derrotado a los Dragones de Trueno.

«Al menos tenemos la suerte de que los grandes empezaron a matarse entre ellos por error.»

«Sí, pensé por un segundo que algo había derrotado a los Dragones de Trueno, pero… ¿qué fue eso?»

«Quién sabe. Por un momento creí ver algo negro, pero… ¿tal vez arrojó algún veneno que los confundió?»

Los soldados eran conscientes de que Vandalieu había hecho algo, pero los derrotados Dragones de Trueno se habían levantado una vez más y comenzaron a atacar a los otros monstruos, por lo que tenían la impresión de que de alguna manera había logrado confundirlos.

La verdad era que había convertido a los Dragones de Trueno derrotados por el ‘Relámpago Negro’ en No Muertos, permitiéndole controlarlos, pero… los Dragones habían muerto por electrocución, así que desde lejos, parecía como si estuvieran ilesos.

Vandalieu había usado ‘Relámpago Negro’ para derrotar a otros Dragones y Gigantes, pero como ese era el principal hechizo que usaba, los soldados creían que era el provocar un Dragón de Trueno o algún otro monstruo domesticado por Vandalieu del que no sabían nada.

«Si quedaran muchos Dragones de Trueno y otros monstruos voladores vivos, estas paredes no harían nada.»

«Lo mismo es cierto para los Gigantes. Sería diferente si fueran Gigantes de las Colinas, pero estas paredes serían como delgadas tablas para esos Gigantes de Montaña.»

«Sí, es la primera vez que los veo, pero… los monstruos de alto Rango están locos».

Los soldados que protegieron la ciudad generalmente no tuvieron oportunidad de ver otros monstruos que no fueran de bajo Rango que vivían cerca, como los Goblins. Los monstruos de Rango 7 y 8 eran cosas sacadas directamente de cuentos de hadas y canciones de bardos.

No se podía culpar a los soldados por no saber mucho sobre su detallada biología y sus habilidades.

Y a menudo eran los soldados con buena vista y aquellos que podían usar hechizos para mejorar su vista los que eran elegidos para ser estacionados en las torres de vigilancia. Sin embargo, los individuos excepcionales se ubicaban cerca de la puerta principal de la ciudad. Así, nadie podía observar en detalle lo que Vandalieu hacía a más de dos kilómetros de distancia desde esta torre, que estaba situada a mitad de camino a lo largo de la muralla.

«Pero supongo que no volverá a la ciudad porque es él quien confunde a los monstruos después de todo?», preguntó uno de los soldados, pensando que esto era extraño.

La alarma que señalaba el estado de emergencia estaba sonando. Aunque Vandalieu estaba a cierta distancia, debería haber sido capaz de oírla, pero no hacía ningún esfuerzo por abandonar la zona cubierta de hierba.

«¿Qué pasa, Daniel?», preguntó el soldado a uno de los otros soldados que enfocaba sus ojos en Vandalieu.

El soldado llamado Daniel, que mejoraba su visión con un hechizo de atributo vida, apenas podía discernir el hecho de que el chico que quedaba en el campo era Vandalieu, e incluso entonces, sólo porque el enorme Fang había estado cerca hasta hace unos minutos.

«Incluso si intentara volver ahora, se encontraría con la horda de monstruos… Tendría más posibilidades de sobrevivir si se quedara fuera de la ciudad por su cuenta», dijo Daniel.

Daniel dijo la verdad: como los monstruos enfurecidos atacaban instintivamente a los humanos, primero tendrían como objetivo la ciudad que tenía un gran número de personas viviendo en ella. Probablemente no prestarían atención a un solo niño en un campo de hierba.

«… Supongo que tienes razón», dijo el otro soldado.

Varios de los grandes monstruos habían caído, pero la horda de monstruos seguía siendo fuerte. Incluso había informes de que había Reyes Ogro y Trolls Berserkers de Rango 7.

Los soldados sentían que el destino de la ciudad Morksi y el de sus propias vidas se encontraban en una situación precaria.

«¿Hmm? ¿Qué están haciendo esos tipos…?», Daniel gritó repentinamente, su expresión se convirtió en un ceño fruncido.

«¿Qué pasa? ¿Qué ves?», preguntó uno de los otros soldados.

«¡Parece que Vandalieu y sus amigos están siendo atacados por un grupo de bandidos!»

«¿¡Bandidos!? ¡¿En un momento como este?!»

«Sí, no hay duda de ello! No sé si se escondían en la hierba, pero también hay otras personas alrededor de Vandalieu. Pero parece que son sus aliados… supongo que no podemos ir a rescatarlos.»

«¡Qué bastardos! ¡Atacar a un Domador que no tiene sus familiares con él!»

Daniel se había dado cuenta de los ataques de Hajime Fitun y sus espíritus heroicos, pero naturalmente, no pudo ver la barrera de ‘Aegis’ o la telequinesis de ‘Hecatoncheir’. Así, le pareció como si Vandalieu y sus compañeros fueran atacados unilateralmente y apenas lograban bloquear los ataques de alguna manera.

En ese momento, un mensajero llegó corriendo con órdenes.

«¡Abandonamos esta torre! ¡Todos a la puerta principal! Todos los soldados capaces de usar magia han recibido la orden de moverse!», dijo el mensajero.

«… ¡Recibido!», dijo Daniel con frustración. «Pensar que podemos ver al salvador de la ciudad en peligro, y sin embargo no podemos hacer nada al respecto…!»

Daniel sólo había incursionado un poco en la magia, pero era incapaz de desobedecer órdenes, así que deshizo su hechizo ‘Mejora de la Visión’ y bajó de la torre con sus camaradas para dirigirse hacia la puerta principal.

Lo hizo sin saber que era el mayor acto de apoyo que podía hacer por Vandalieu.

Vandalieu había sido consciente de la mirada de Daniel con la Habilidad ‘Abismo’, por lo que ahora también era consciente de que no había necesidad de ganar más tiempo.


Descripción del Trabajo (Escrito por Luciliano):

Demiurgo

Un trabajo que simboliza que uno es un semidiós. En el mundo de Lambda, no ha habido un solo mortal que haya ascendido a la divinidad mientras aún vivía.

Los mortales que se convierten en dioses viven sus vidas y luego ascienden a la divinidad después de la muerte. Hay algunas excepciones extremadamente raras, cuando se convierten en algo distinto a un mortal a través de un proceso peculiar como fusionarse con un dios malvado o transformarse de un mortal a un Dragón Antiguo o a un verdadero Coloso.

Nunca ha habido un precedente de un mortal (Dhampir) convirtiéndose en un semidiós como lo ha hecho el Maestro. Por lo tanto, tengo la hipótesis de que los dioses del Estado produjeron el Trabajo ‘Demiurgo’ después de muchos problemas.

Bueno, también es mi opinión de que el Maestro se convirtió en un semidiós en el momento en que estaba dando su protección divina a varias personas.

Como ‘Otorgador’, es un Trabajo especial que da a otras personas además del propio poseedor del Trabajo una nueva Habilidad (‘Caida Demoniaca del Espíritu Familiar’) una vez que cumplen ciertas condiciones.

Y el Trabajo también convierte la adoración religiosa al Maestro en Puntos de Experiencia. Está maldito con ‘Incapaz de obtener Puntos de Experiencia independientemente’, pero es probable que adquirir Puntos de Experiencia pasivamente a través del culto religioso dirigido a él no se clasifique como obtenido independientemente.

Considerando esto, se puede asumir que el Maestro ya no podrá oponerse fuertemente a la construcción de estatuas sagradas de sí mismo.


  • Nombre: Gordon Bobby
  • Raza: Humano
  • Edad: 25 años
  • Título: Lanza Fuerte Rompe Montañas (Temporal)
  • Trabajo: Lancero Rugiente
  • Nivel: 67
  • Historial de Trabajos: Aprendiz de Guerrero, Guerrero, Guerrero con Hacha, Luchador Desarmado, Berserker, Guerrero con Hacha Mágica, Berserker con Hacha, Lancero, Lancero Fuerte
  • Habilidades Pasivas:
    • Fuerza Muscular Mejorada: Nivel 9 (Level Up!)
    • Resistencia Mejorada: Nivel 5 (Level Up!)
    • Resistencia al Veneno: Nivel 3 (Level Up!)
    • Resistencia Sexual Inagotable: Nivel 3
    • Incremento del Poder de Ataque cuando se equipa con un Hacha: Grande
    • Detectar Presencia: Nivel 5 (Level Up!)
    • Colapso Mental (Nuevo!)
    • Resistencia a los Efectos de Estado: Nivel 3 (Nuevo!)
    • Poder de Ataque Reforzado cuando está equipado con una Lanza: Pequeño (Nuevo!)
    • Agilidad Mejorada: Nivel 3 (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Técnica de Hacha: Nivel 6
    • Lanzamiento: Nivel 4 (Level Up!)
    • Técnica de Lucha Desarmada: Nivel 6 (Level Up!)
    • Desmantelamiento: Nivel 2
    • Técnica de Armadura: Nivel 6 (Level Up!)
    • Superar Límites: Nivel 10 (Level Up!)
    • Superar Límites: Hacha Mágica: Nivel 3
    • Técnica de Lanza: Nivel 8 (Nuevo!)
    • Superar Límites: Lanza Mágica: Nivel 8 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Transformación Espiritual Heroica (Nuevo!)

Gordon, cuyo cuerpo ha sido poseído por la ‘Lanza Fuerte Rompe Montañas’ Bobby, uno de los espíritus heroicos de Fitun, el dios de las nubes tormentosas. El alma de Gordon sigue existiendo, pero está en estado vegetativo.

Su estado actual es como si Bobby lo llevara como un traje de cuerpo entero y lo manipulara, y Bobby es incapaz de manifestar sus capacidades originales.

Sin embargo, con la ‘Transformación Espiritual Heroica’ activa, es capaz de manifestar esas capacidades. Pero una vez que lo haga, el cuerpo de Gordon será incapaz de soportar esto y comenzará a colapsar.