El Demiurgo que crece desde el suelo cuando es convocado


Inmediatamente después de que Vandalieu adquiriera el Trabajo ‘Demiurgo’.

«… Podemos asumir por el nombre de la Habilidad que su efecto es similar a ‘Descenso del Espíritu Familiar’. Pero no podemos usarlo en una batalla real hasta que confirmemos si es así, cuál es su efecto y cuánto tiempo dura», dijo Isla lógicamente.

Vio a Eleanora y Bellmond irse corriendo hacia donde estaba Vandalieu, y cerró los ojos para rezar.

«‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’, ¡activado!», gritó.

Algo que sonaba como un gruñido hizo eco, y algo que sólo podía describirse como una luz negra brotó a sus pies.

La luz negra se fusionó con su cuerpo como si fuera absorbida, y una voz resonó en el fondo de su mente.

«¿Me llamaste, Isla?»

Era la voz de su amo, Vandalieu.

«¡¿Vandalieu-sama?! Esperaba que uno de los espíritus familiares de Vandalieu-sama viniera, ¡¿pero Vandalieu-sama está dentro de mí?!» Isla exclamó sorprendida.

«Estrictamente hablando, no soy el verdadero yo», dijo la voz. «Soy uno de los pequeños seres que tú y los demás crearon a partir de los fragmentos sobrantes durante la reconstrucción de mi alma. Bueno, piensa en mí como algo parecido a un espíritu familiar. No es que sepa mucho sobre los espíritus familiares ordinarios aparte de la sensación y el sabor que tenían cuando los destruí.»

Normalmente, los espíritus familiares convocados por aquellos que poseían la Habilidad ‘Descenso del Espíritu Familiar’ estaban hechos del Mana del dios que los había creado, por lo que sus voluntades individuales eran débiles. Por lo tanto, incluso después de descender, casi nunca tenían conversaciones con los que los habían convocado.

Pero como uno esperaría de un clon hecho de un fragmento del alma de Vandalieu, fue capaz de conversar con Isla.

«Por cierto, todo lo que sé se transmitirá a mi verdadero yo una vez que se libere la Caída Demoníaca, así que ten cuidado con los secretos que quieras guardar», añadió el clon.

Como los Familiares Rey Demonio, el clon era parte de Vandalieu.

«¡¿Un secreto, de Vandalieu-sama?! Por favor, siéntase libre de mirar mi corazón tanto como desee… ¡Si lo desea, puede mirarme completamente!», declaró Isla.

«… no puedo leer tus recuerdos y pensamientos», le dijo el clon. «Pero puedo oírte cuando me hablas con tu voz interna así, y experimento todo lo que ves o escuchas mientras dure la Caída Demoníaca»

«Ya veo», dijo Isla en tono decepcionado, pero su vivacidad volvió inmediatamente. «¡Pero sólo pensar en unirme a ti de esta manera me hace sentir como si hubiera un poder ilimitado corriendo a través de mí, Vandalieu-sama!»

«Ese es el efecto de ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’. El poder no es ilimitado, así que ten cuidado con eso. Y con la Habilidad en Nivel 1, sólo durará unos pocos minutos», dijo el clon.

«Ah, pensar que continuarías tu explicación tan seriamente… Eres tan frío», se lamentó Isla. «¡Pero eso es…!»

«No creo que esté siendo frío. Estoy explicando las cosas en detalle porque pensé que era lo mejor para ti»

Isla había pensado las cosas lógicamente y decidió lo que necesitaba saber antes de probar la Habilidad. Eso no estaba mal, y el espíritu familiar que había descendido sobre ella había pensado hacer lo mismo.

Por eso había utilizado los preciosos minutos que tenía para explicar la Habilidad.

«¡¿Vandalieu-sama, está pensando en mí?!» Isla respiró.

«Sí, lo estoy», dijo el clon, sin negarlo a pesar de que ella había tomado sus palabras con un matiz ligeramente diferente. «Ahora bien, tal vez deberíamos intentar mover tu cuerpo un poco. Intenta practicar los golpes con tu espada»

«Por supuesto», dijo Isla con entusiasmo.

Desenvainó su espada y comenzó a mover su cuerpo, pretendiendo que había un enemigo presente. Su cabeza estaba totalmente en blanco y su pecho latía tan fuerte que era difícil creer que su corazón no latía realmente, pero sus movimientos eran bruscos.

Para los que observaban, los movimientos de Isla parecían una completa demostración de combate… aunque es probable que la propia Isla pensara que se trataba de un baile con Vandalieu.

Pero este tiempo de ensueño inevitablemente llegaría a su fin.

«Se acabó el tiempo, así que me iré», dijo el espíritu familiar al salir de Isla y desaparecer.

«¡No, espera! ¡No te vayas, Vandalieu-sama!», lloró Isla trágicamente, sintiendo que había perdido más que el bono de sus Valores de Atributos.

«Ya está, ya está, he vuelto», dijo Vandalieu, que había vuelto de la sala de cambio de Trabajo.

«¡Ah, Vandalieu-sama en carne y hueso!» dijo Isla, recuperándose inmediatamente del shock.

«Umm, no se preocupen por ella, todos. No ha perdido la cabeza. No tenéis que tener miedo de ella», explicó Vandalieu a los Vampiros Subordinados que habían estado observando.

«Es cierto. Estaba hablando consigo misma, luchando con un enemigo invisible, diciendo cosas raras y rompiendo en lágrimas, así que no se puede evitar que pienses que se ha vuelto loca, pero no se preocupen», dijo Eleanora.

Vestra parecía aterrorizada de que algún día también se volviera como Isla, y Seris intentaba consolarla.

Las voces de los espíritus familiares no podían ser escuchadas excepto por aquellos que las habían convocado. Desde el punto de vista de todos los demás, parecía como si Isla hubiera sido envuelta en una misteriosa luz negra y posteriormente perdiera la cabeza… Aunque los Vampiros Subordinados que ya habían sido guiados por Vandalieu se habían conmovido hasta las lágrimas y habían empezado a rezar al ver la ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’.

Afortunadamente, la directora Holly estaba comprobando a los niños y no estaban en el pasillo que conduce a la sala de cambio de Trabajo, por lo que no habían sido testigos del excéntrico comportamiento de Isla.


La destrucción de Hihiryushukaka, el dios malvado de la vida alegre, fue sentida por los dioses de las fuerzas de Alda y el resto de los remanentes del ejército del Rey Demonio, a pesar de que no lo habían presenciado directamente.

«La presencia de Hihiryushukaka ha desaparecido del continente Bahn Gaia…?» murmuró Alda, el dios de la ley y el destino.

«Parece que ha sido destruido por Vandalieu», dijo Rodcorte, el dios de la reencarnación.

Aunque los dioses no conocían los finos detalles de los movimientos de Vandalieu, en realidad habían sido bastante extraños, y Hihiryushukaka había ido tras él, por lo que habían concluido que era obra de Vandalieu después de todo.

«… El dios malvado que nos ha preocupado durante los últimos cien mil años ha llegado a un final insatisfactorio. Pensar que se convertiría en alimento de Vandalieu por sí mismo. Si nos hubiera dejado encerrarlo tranquilamente, podría haber evitado su propia destrucción», se lamentó Alda.

«Nunca tuve la más mínima expectativa de que matara a Vandalieu, pero… el ejército del Rey Demonio no es lo que solía ser, considerando que no fue capaz de llevarse a ninguno de los compañeros de Vandalieu con él», dijo Rodcorte.

Mientras tanto, los otros dioses que habían sido parte del ejército del Rey Demonio temblaban de miedo.

No era sólo Ravovifard, el dios malvado de la liberación; Hihiryushukaka también había caído. Estos dos dioses malvados habían ganado aún más poder después de la derrota del Rey Demonio y se alzaron ante el poder en el mundo, y sin embargo ambos habían sido destruidos con pocos años de diferencia.

Aunque los restos del ejército del Rey Demonio se llamaban restos, actuaban por separado y todos sentían el peligro que les amenazaba.

A pesar de eso… no reunirían sus fuerzas una vez más. Sin el Rey Demonio Guduranis, el poderoso ser que había gobernado sobre todos ellos, habría sido imposible para los dioses malvados, cuyos valores y entornos eran muy diferentes, formar una organización a gran escala como la que tenían. Los que quedaban en Lambda en particular eran peculiarmente únicos, y no en el buen sentido.

Un pobre intento de unirse, probablemente resultaría en que los dioses malvados trataran de aplastarse unos a otros en lugar de unir sus fuerzas.

Los dioses malvados lo sabían, así que sólo formaron pequeñas alianzas con otros dioses similares a ellos, y no hicieron movimientos a gran escala.


En contraste con los dioses malvados, una diosa que nadie pensó que se movería… que todos creían que estaba durmiendo, estaba haciendo por sí sola un movimiento que era pequeño pero que llevaría a grandes cosas, por sí sola.

«Ella también adoraba a otros dioses, no sólo a mí, así que nuestra conexión era muy fina. Pero ahora, ella está cerca no sólo de Vida y de él, sino también de mí», murmuró la diosa para sí misma. «En otros mundos, dicen que el océano es la madre de toda la vida… haré todo lo que esté en mi poder.»

Para ser precisos, era una diosa que gobernaba sobre el atributo agua en vez de sobre el océano, pero el dios de los mares estaba entre sus dioses subordinados, así que no había problema en pensar en sí misma como tal.

Y Peria, la diosa del agua y el conocimiento, le dio a una dama su protección divina y un mensaje.

Peria deseaba seguir fingiendo que dormía hasta que esta dama fuera capaz de entregarle el mensaje y ver cómo actuaba en respuesta a él.


Varios días después de que Vandalieu adquiriera el Trabajo ‘Demiurgo’, varias docenas de personas en Talosheim que habían adquirido la Habilidad ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’ se reunieron y se alinearon con una distancia fija entre cada uno de ellos. Todos estaban armados; era como si un torneo de lucha estuviera a punto de tener lugar.

«Todos, ¡¿se han preparado?! No estoy preparado todavía, así que dadme un minuto!» Fester gritó.

«… Fester. Te has convertido en padre, así que contrólate», dijo Zeno.

«O-Oye, es como usar ‘Superar Límites’, ¿verdad?» preguntó Kasim con nerviosismo.

«Sí, así es, Kasim. Será como la sensación que tuve cuando convocaba a los espíritus familiares cuando aún estaba vivo… probablemente», dijo Gerda.

«E-Es la primera vez que convoco a un espíritu familiar. ¿Voy a estar bien?», se preguntó Fester.

«Siento interrumpir su entusiasmo, pero por favor esperen un poco más antes de empezar el experimento. Debemos coordinar nuestro tiempo con los que cooperan con nosotros desde el Continente Oscuro y las otras naciones, ya ven», dijo Luciliano, que sostenía varios dispositivos de comunicación Goblin.

Era un experimento que se estaba llevando a cabo, no un torneo de lucha.

Era un experimento para ver si habría algún problema con muchas personas que usaran la Habilidad ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’ simultáneamente y desde diferentes lugares.

Un dios ordinario enviaría uno o dos castigos divinos a los seguidores que intentaran un experimento como este, pensó Luvesfol, el dios dragón malvado furioso, pensando en lo insolente que sería para los creyentes de un dios intentar probar los límites de su dios.

Pero este experimento había sido sugerido por el propio Vandalieu, así que no había necesidad de preocuparse por eso.

No, supongo que nunca habría un número tan grande de personas con la protección divina de un dios en una nación… Incluso un dios que los repartiera libremente tendría sus límites. Pero, ¿por qué estoy…

«¿Qué diablos estoy haciendo…?» Luvesfol murmuró en voz alta mientras pensaba en los eventos que lo habían llevado a esta situación.

Aunque había sido un subordinado de Marduke, el dios dragón-emperador, había traicionado a este mundo y se había puesto del lado del Rey Demonio Guduranis. Hasta hace unos años, había sido uno de los restos del ejército del Rey Demonio.

Había usurpado la adoración de los Lizardmen en los pantanos de Fidirg, el dios dragón de los cinco pecados que había traicionado al ejército del Rey Demonio para unirse a la facción de Vida, pero Vandalieu y sus compañeros habían recuperado a los Lizardmen y los pantanos.

Después de eso, había estado en un camino de un solo sentido que se extendía cada vez más. Había sido sellado mientras intentaba huir del continente Bahn Gaia, y después de eso, se había visto obligado a hacer una vergonzosa exhibición ante Tiamat, la reina de la montaña dios dragón anciano, y el resto de sus antiguos aliados…

Aún así, estoy ciertamente en mejor posición que Ravovifard, Hihiryushukaka y otros que han visto sus almas devoradas… Eso es ciertamente verdad, pero…

El sentido de convicción no existía en Luvesfol. Lo que tenía era simplemente un fuerte deseo de sobrevivir. Por eso se había unido al ejército del Rey Demonio, y por eso le había rogado a Vandalieu que le perdonara la vida. Era consciente de que había tirado su orgullo una y otra vez para sobrevivir en el pasado.

Pero mientras reflexionaba sobre la situación, empezó a pensar que debería haber atesorado su orgullo un poco más.

«¡Todos, no tenéis que estar nerviosos! Será una parte de Van-kun descendiendo… quiero decir, ¡Caída Demoníaca, sobre vosotros!» dijo Privel, la hija de la anciana Scylla, intentando calmar a los demás.

«Se fusionará contigo, pero parece que es parecido al ‘Descenso del Espíritu Familiar’ en el sentido de que no leerá tus recuerdos y pensamientos internos. Zanalpadna me envió un Mensaje Divino, así que estoy segura de ello!» dijo Gizania la Arachne de gran tamaño , que era hija de la reina.

«¡Así es, así que tampoco tienes que preocuparte!» Privel le dijo a Luvesfol.

Pero las palabras de Privel no podían borrar los conflictos de Luvesfol.

De hecho, sólo los amplificaron. El hecho de que una chica como ella se preocupara por él le hizo darse cuenta de lo insignificante que se había convertido.

Pero eso no se podía evitar. El cuerpo de Luvesfol medía actualmente unos diez metros de altura, el tamaño de un Wyvern.

Como resultado de haber sido golpeado y sellado por la Tormenta de la Tiranía, ya no poseía su cuerpo original de Dragón Anciano; había sido sellado en el débil cuerpo de un Wyvern.

Para una persona común, un Wyvern era un monstruo temible. Era poderoso y poseía colmillos, garras afiladas y escamas sólidas. Podía volar, y muchos Wyverns eran capaces de respirar fuego.

Pero desde la perspectiva de Luvesfol, un Dragón Anciano, los Wyverns eran los más inferiores entre los dragones inferiores que eran descendientes de los Dragones Ancianos.

La fuerza, los colmillos, las garras, las escamas y el aliento de fuego de un Wyvern no tenían ningún valor. Como tipo de Dragón, los Wyverns eran capaces de volar a velocidades razonables, pero reconocer esto era similar a un humano alabando la agilidad de un mono.

Y como los Wyverns tenían la inteligencia de una bestia, era difícil para los Dragones Ancianos reconocerlos como su propia descendencia… Aunque Luvesfol no era un padre directo de los Wyverns, ya que era un Dragón Anciano que tenía afinidad con los atributos del agua y la tierra.

Creé hijos numerosas veces por orden del Rey Demonio, pero muchos de mis descendientes eran dragones acuáticos. Ahora que lo pienso, el Rey Escamoso se ha olvidado completamente de mí y se ha convertido en la mascota de un Esqueleto. A pesar de que se suponía que era bastante inteligente para un dragón…

Mientras Luvesfol miraba a la distancia como si tratara de escapar de la realidad, una gran mano le tocó de repente la espalda.

«Está bien. Van no da miedo!» dijo una voz.

Los dedos de la mano se hundieron con fuerza en el cuerpo de Luvesfol.

Luvesfol lanzó un grito de sorpresa y abrió bien los ojos al darse cuenta de que esta mano pertenecía a la niña Semi-Noble Orco de tres metros de altura, Pauvina.

«¡P-Pauvina-sama! ¡¿Qué estáis haciendo?!» lloró.

«Hmm, pensé que te estabas poniendo demasiado nervioso, Luves» respondió Pauvina.

Como resultado de la primera pseudo-reencarnación de Vandalieu, Pauvina había nacido como una mezcla de Noble Orco y sangre humana, y estaba creciendo más rápido de lo que lo haría un niño humano. Había dejado de crecer después de alcanzar unos tres metros de altura, pero si se ignoraba su tamaño, parecía una niña en su adolescencia temprana… Había superado claramente a Vandalieu en este aspecto.

«¡Estoy agradecido y encantado por sus considerados pensamientos! ¡Pero estoy bien!» Luvesfol gritó apresuradamente.

Pauvina era la superior directa de Luvesfol… aunque la mayoría de la gente la consideraba su ‘dueña’.

Hasta hace un momento, Luvesfol se había arrepentido de haber tirado su orgullo, pero ahora había tirado inmediatamente ese arrepentimiento y se había sometido a Pauvina. Esto se debió en parte al hecho de que Pauvina era algo así como una hermana menor de Vandalieu, pero otra gran razón para su comportamiento era que Pauvina era fácilmente capaz de matarlo con sus propias manos.

Como un Dragón Anciano, su instinto era reconocer a aquellos que eran más poderosos que él como un ser superior.

Pauvina tenía la fuerza física de su sangre de Noble Orco, y recientemente había aprendido magia hasta cierto punto con el objetivo de adquirir un Trabajo de tipo chica mágica.

Sin embargo, primero había adquirido el Trabajo ‘Domador’ y la Habilidad ‘Fortalecer a los Subordinados’, diciendo que esto ayudaría a cada uno a sacar sus propias fuerzas más… y Luvesfol estaba bajo los efectos de su Habilidad ‘Fortalecer a los Subordinados’.

¡Y ella ha aprendido todos los puntos débiles de este cuerpo en sólo un año! Qué hermana menor tan problemática, pensó Luvesfol. En cuanto a su hermano mayor, ¿en qué pensaba cuando me dio su protección divina

Pero Pauvina no se detuvo, causando sonidos de ruptura en la columna vertebral de Luvesfol.

Luvesfol gritó. «Por favor, detente, te lo ruego, por favor, detente!»

«¿Eh?» dijo Pauvina, aparentemente incapaz de entender por qué querría que se detuviera; sus dedos no mostraban ningún signo de detenerse. «Estás todo tieso, ¿sabes? Tus músculos están todos tensos»

Como Vandalieu le había confiado a Luvesfol, Pauvina había aprendido todos los puntos débiles del cuerpo de Wyvern de Luvesfol… dónde masajearlo para quitarle la fatiga.

Lo había hecho principalmente a través de lo que le había dicho Fidirg, y la práctica real en Luvesfol.

¡Maldito seas, Fidirg! ¡Estás tan lleno de ti mismo ahora que tienes cuatro cabezas intactas y sólo necesitas restaurar una más! Luvesfol pensó mientras sus puntos débiles eran presionados.

Pero toda la situación era totalmente esperada por Fidirg.

Cuando Pauvina vino a él para pedirle consejo sobre cómo cuidar de Luvesfol (o mejor dicho, mantenerlo como una mascota) porque Fidirg era un Dragón Anciano también, había estado muy preocupado.

«¿Eh? Puede que yo también sea un Dragón Anciano, pero soy un dios que una vez fue una criatura similar a un Dragón Anciano de otro mundo», dijo una de sus cabezas.

«Esto es como preguntarle a una salamandra sobre la biología de un tritón», añadió un segundo.

«Honestamente, no sé nada sobre la biología de ese bastardo… ¡Ah, no llores! Haré algo al respecto, así que dame un minuto!» El tercero dijo apresuradamente, viendo las lágrimas en los ojos de Pauvina.

«¡Primero, necesitamos Wyverns! ¡¿Dónde podemos encontrar Wyverns?!» el cuarto dijo con pánico.

Y así, Fidirg cogió cuatro Wyverns de Dungeons con vida en las fauces de sus cuatro cabezas intactas para permitirle investigar.

Ciertamente no le había enseñado alegremente a Pauvina a masajear a un Wyvern, queriendo que Luvesfol sufriera el masaje de las manos de una chica.

Rapiéçage y Yamata también miraban fijamente a Luvesfol con ojos huecos.

Rapiéçage era la Zombie Quimera que Vandalieu había creado cosiendo partes de monstruos y pedazos de cadáveres de los compañeros de la ‘Lanza Divina de Hielo’ Mikhail. Yamata era una Hydra Zombi que la Vampiro de Raza Pura Ternecia había creado reemplazando las nueve cabezas del cadáver de una Hydra mutante por las mitades superiores de mujeres de diferentes razas.

«Acostúmbrate a… eso», gimió Rapiéçage.

«Eso-eso-eso-eso~», cantó Yamata.

Ambas eran No Muertos, así que ninguna de ellas entendía realmente los masajes. Tenían poca simpatía por el inquieto Luvesfol.

Pain, que recientemente había pasado de ser un gusano a una enorme polilla y salió de su crisálida, era otro miembro habitual del grupo de Pauvina. En algunos casos, otros miembros como Legion y Sam se unieron también.

Las actividades de este grupo no eran todas malas para Luvesfol; algunas de ellas habían sido en su beneficio. Lo más útil fue que lo habían sacado del Continente Oscuro, y no había necesitado conocer a los dioses de la facción de Vida cara a cara. Además de eso, lo habían acompañado en su Nivelación, lo que había aumentado su Rango.

Al principio no había podido volar con Pauvina a su espalda, pero después de que su Rango aumentara, ahora podía volar llevando a Pauvina mientras estaba completamente armada… aunque no era una tarea fácil para él.

Dicho esto, él simplemente había pasado de ser un Wyvern a un Enorme Wyvern y luego a un Gran Wyvern; no había ningún cambio en el hecho de que seguía siendo un Wyvern.

El Maestro del Gremio de Domadores, el ‘Usuario del Dragón Volador’ Bachem, se habría sorprendido por esto. Pero Luvesfol pensaba que todos los Wyverns eran inferiores; incluso si había pasado del Rango 5 al Rango 7, seguía siendo sólo un Wyvern.

Dicho esto, estaba mejor ahora que cuando era una criatura débil que habría sido golpeada hasta la muerte por unos cuantos golpes de cualquiera de los que le rodeaban. Si hubiera tenido las patas delanteras separadas de sus alas, no habría tenido más quejas.

Con su siguiente aumento de Rango, era posible que se convirtiera en un dragón –

¡E-Esto no es bueno! A este paso, me quedaré dormido. Luvesfol pensó, abriendo bien los ojos mientras se detenía para no dormirse ante la agradable sensación de que su tensión muscular se aliviaba.

A este ritmo, realmente se convertiría en nada más que una mascota. Había descartado su orgullo para sobrevivir hasta este punto, pero originalmente había sido un Dragón Anciano. Tenía la intención de volver a su antiguo yo un día; no podía permitirse perder la parte de él que era un Dragón Anciano.

«Ahora que lo pienso, Luves, tú enviaste clones espirituales y también diste protecciones divinas, ¿verdad?» dijo Pauvina, recordando al Rey Escamoso que había recibido la protección divina de Luvesfol y poseía la Habilidad ‘Descenso del Clon Espiritual de Dios’.

«Fue… destruido. Por Van… dalieu,» dijo Rapiéçage, que se había vuelto capaz de hablar con más fluidez en el último año.

«Ahora… es el Dragón de Bone Man… Leo,» dijo Yamata, que hablaba con cierta dificultad cuando no estaba cantando.

«Pero a pesar de eso, ¿puedes convocar al espíritu familiar de Van?» Pauvina preguntó.

«Sí, no hay problema… creo», dijo Luvesfol.

Siendo honesto, este era un tema que desgarraba el orgullo de Luvesfol y desenterraba su trauma, así que no quería hablar de ello. Pero estaba dispuesto a hablar de ello para desviar el interés de Pauvina del masaje.

«Ahora, estoy sellado dentro del cuerpo de este Wyvern… Estoy en un estado de regresión, habiendo sido forzado a una pseudo-reencarnación», dijo.

La Tormenta de la Tiranía había aplicado un sello de reencarnación forzada en Luvesfol. Era algo basado en una misteriosa técnica creada conjuntamente por Peria, la diosa del agua y el conocimiento, y Ricklent, el genio del tiempo y la magia.

Había sido creado originalmente para forzar a los dioses malvados a reencarnarse en animales o plantas impotentes, retrasando su recuperación tras la derrota.

Como la Tormenta de la Tiranía había usado esto en Luvesfol, que era un Dragón Anciano que poseía un cuerpo, el sello se había fusionado con una parte de su cuerpo y le hizo regresar a un Wyvern en lugar de a un animal impotente.

Esto normalmente se habría considerado un intento fallido de sellar a Luvesfol. Se había convertido en un monstruo de Rango 5 en lugar de una criatura débil… pero como un monstruo de Rango 5 era esencialmente una criatura débil para la Tormenta de la Tiranía, Luvesfol se había vuelto incapaz de hacer algo.

Pero como resultado de tener tal cuerpo, Luvesfol había ganado un Estado visible, y la ‘Protección Divina de Vandalieu’ había aparecido allí en algún momento.

Por mucho que Luvesfol pensara en ello, no podía entender por qué se le había dado una protección divina. Sin embargo, había una cosa que había concluido de este hecho.

«Como resultado, mi estatus de dios está arruinado… Me he vuelto tan débil que ni siquiera puedo ser llamado semidiós. Por eso he llegado a ser capaz de recibir la protección divina de otro dios y convocar a los espíritus familiares», murmuró Luvesfol. «Sin embargo, no puedo decir nada sobre la ascensión de Vandalieu-sama a semidiós»

Pauvina y los demás asintieron mientras escuchaban la explicación de Luvesfol con gran interés. Como Luvesfol esperaba, las manos de Pauvina habían detenido su trabajo.

Pain hizo algunos ruidos agudos, con eco. Incluso Pauvina no entendió lo que intentaba decir.

Pero parecía que Luvesfol sí lo entendía.

«¿Qué es un semidiós, te preguntas? Un semidiós es un ser que no es un dios puro sin un cuerpo físico, y sin embargo es demasiado grande para ser definido como un humano u otro tipo de organismo. Dragones Ancianos como yo, Colosos como Talos, Reyes Bestia y Vampiros de Raza Pura son todos ejemplos de semidioses», explicó Luvesfol.

Los monstruos y los miembros de las razas de Vida de Rango 13 o superior, y los aventureros de clase S, también podrían ser considerados semidioses en un sentido amplio. En el sentido de que eran comparables con los dioses, habían entrado en el dominio de la divinidad o imponían respeto como dioses.

«Pero los Vampiros de Raza Pura no dan protecciones divinas a otros, ¿verdad?» preguntó Pauvina.

«Pauvina-sama, hay diferencias incluso entre semidioses. Algunos sólo pueden poseer una fuerza que rivaliza con la de los dioses, mientras que otros podrían estar viviendo en los Reinos Divinos como dioses puros, enviando Mensajes Divinos y protecciones divinas a los creyentes», explicó Luvesfol, dando a entender que él mismo había sido increíble en el pasado.

«Ya veo. El término ‘semidiós’ es bastante vago. Más que ser una raza o una posición, es simplemente un título que define a todos los individuos que cumplen con ciertos estándares. Ahora que lo pienso, la jerarquía de los dioses también es vaga… ¿No piensan en definirla más claramente?» se preguntó Luciliano, que había aparecido de repente sin hacer ruido.

«¡¿Cuándo llegaste aquí?!» Luvesfol gritó sorprendido, sin darse cuenta de la presencia de Luciliano.

Pero rápidamente decidió responder a sus preguntas para continuar la discusión.

«Una jerarquía claramente definida… Mis pensamientos no son ciertamente representativos de las voluntades e intenciones de todos los dioses, pero una jerarquía claramente definida no tendría ningún significado para los humanos, ni para nosotros los dioses. De hecho, sería perjudicial. Por lo tanto, nadie la ha definido claramente», dijo Luvesfol.

«Luves, explícalo con un poco más de detalle», dijo Pauvina.

«… Intenta imaginar si los dioses, incluyendo semidioses, se dividieran en diez rangos basados en su poder como dioses. Creo que los humanos, pensando en lo que más les beneficiaría, rezarían a los dioses de mayor rango de cada atributo. La naturaleza y las enseñanzas de esos dioses quedarían en segundo lugar en esas clasificaciones».

Desde la perspectiva de los creyentes, posiblemente sería más beneficioso elegir adorar a los dioses que eran poderosos. Pero no eran monstruos que estuvieran bajo el control directo de dioses malvados; sólo unos pocos elegidos recibirían alguna bendición directa de tales dioses.

Un ejemplo fácil de entender sería Alda, el dios de la ley y el destino. Era un gran dios que era adorado por mucha gente en este mundo, pero menos de diez mil personas habían recibido su protección divina. Ese número estaba muy por debajo del uno por ciento de toda la población. Con un sistema de clasificación entre los dioses, habría incluso menos personas capaces de convocar a los espíritus familiares, y el número de personas capaces de convocar a seres más poderosos que los espíritus familiares se podría contar con una mano.

La realidad era que la mayoría de los creyentes no podían recibir la protección divina. Ese hecho no cambiaría aunque adoraran a dioses más débiles.

Pero Luvesfol creía que la mayoría de los humanos no se darían cuenta de esto.

Por supuesto, si hubiera una clasificación claramente definida, me preocuparía ya que estaría en el extremo inferior de la misma, pensó para sí mismo.

Los dioses clasificados de esta manera tampoco serían capaces de aceptar tal sistema. Sus enseñanzas y los logros de los creyentes que los adoraban, los que estaban bajo la protección y el gobierno de los dioses, serían ignorados en favor de decidir simplemente qué dioses eran los más poderosos.

Incluso los dioses más débiles podían cobrar fuerza ganando la creencia del pueblo con el tiempo, y los creyentes recibirían protecciones divinas y la capacidad de convocar a los espíritus familiares.

Pero si sólo los dioses poderosos recibieran la atención de la gente, esto se volvería difícil. Los dioses poderosos simplemente continuarían haciéndose más poderosos, y los dioses más débiles, sin importar cuán correctos y amables fueran con la gente, continuarían debilitándose. Era posible que la jerarquía se volviera fija y rígida.

Con la lógica anterior en mente, la gente sólo tendría un dios a quien adorar – Alda, el dios de la ley y el destino. Hasta donde la gente sabía, era el dios más poderoso que existía. Ni siquiera miraban a la recién liberada Vida.

«Ya veo. Las protecciones divinas no son cosas que se puedan adquirir con esfuerzo para empezar, y no es fácil adquirir la Habilidad de convocar espíritus familiares. Ser quisquilloso y elegir dioses sólo considerando estas cosas difícilmente puede ser considerado como fe,» dijo un satisfecho Luciliano, escribiendo los detalles de la explicación de Luvesfol. «Gracias por tu valiosa opinión como dios. Fue muy útil.»

«Para explicarlo un poco más, Vandalieu-sama es una excepción», añadió Luvesfol. «Esa persona trasciende mi comprensión de los dioses. Y Luciliano, no se consideren como creyentes ordinarios. Vosotros también sois excepciones; hay muchos de vosotros que poseen las protecciones divinas de otros dioses también.»

Normalmente, los humanos no crearían espíritus familiares ni concederían a otros protecciones divinas durante sus vidas. Como mínimo, Luvesfol nunca había oído hablar de tales humanos.

Luciliano continuó escribiendo sus notas, y Pauvina asentía a su lado.

«Ya veo. Por cierto, Luves, no tienes que añadir ‘-sama’ a mi nombre y puedes hablarme de una manera más casual», dijo Pauvina.

«No, nunca podría hacer un comentario tan descortés…» murmuró Luvesfol.

«Puedes llamarme ‘Pau’, ¿sabes?» Pauvina dijo.

«Habla… casualmente», gimió Rapiéçage.

«¿Llamarnos por nuestro nombre?» dijo Yamata.

Pain dejó salir un ruido agudo en concordancia.

«¡No, no, no! Sería demasiado impertinente por mi parte,» dijo Luvesfol, rechazando furiosamente esta sugerencia.

«Y dependiendo de la persona, cambiar el tono no siempre es algo bueno. Van dijo que si cambias tu tono, es mejor no ser tan obvio al respecto», dijo Pauvina.

Luvesfol soltó un chillido de terror y miró frenéticamente a su alrededor mientras se daba cuenta de que el nuevo Rey Demonio, el que había devorado al dios malvado de la vida alegre, estaba observando su comportamiento. «¡¿Me está observando?!»

Por supuesto, no había forma de que Luvesfol pudiera encontrar a Vandalieu así. Vandalieu sólo había dejado un Familiar Rey Demonio cerca de este lugar para el experimento.

«Ahora bien, esa explicación fue muy esclarecedora, pero ya es hora. Doug-kun del Continente Oscuro, Iris-kun de la nación Majin, y Sleygar y Haj del antiguo territorio Scylla me han informado de que han terminado los preparativos», dijo Luciliano, cuya voz fue amplificada por un objeto mágico. «Ahora entonces, comenzaremos la cuenta atrás. Haré una cuenta atrás desde diez, y en el momento en que diga cero, ¡activen sus Habilidades!»

¡Espera! ¡No quiero convocar a un espíritu familiar en esta situación! Luvesfol gritó internamente.

Pero la cuenta atrás continuó sin descanso, y la gente reunida aquí activó ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’.

Sin más remedio que evitar la sospecha de que tenía pensamientos que no quería que el espíritu familiar leyera, Luvesfol activó también ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’.

El espíritu familiar de Vandalieu… o mejor dicho, clon, apareció desde las profundidades de la tierra. Leyó los pensamientos que se filtraban de Luvesfol en su mente en pánico y descompuesta.

«¿Qué tal si tratas de llamarme ‘Van’?» sugirió.

Interpretando esto como una amenaza en vez de una simple sugerencia, los ojos de Luvesfol se pusieron en blanco hacia atrás de su cabeza, y se desmayó.

A pesar de que uno de los participantes perdió el conocimiento, el experimento terminó sin ningún accidente. El experimento demostró que ‘Caída Demoníaca del Espíritu Familiar’ se activaba sin problemas, sin importar lo lejos que estuviera Vandalieu y sin importar cuántas personas activaran la Habilidad a la vez, y no tuvo ningún efecto en el propio Vandalieu.


Aproximadamente un mes después de que Vandalieu visitara la ciudad Morksi y abriera su carrito de comida.

Natania recibió un mensaje, junto con Vandalieu y su grupo, de Bérard, el Maestro del Gremio de Aventureros.

Era una notificación de que las Espadas de Fuego habían terminado de pagar su indemnización a Natania.


  • Nombre: Pauvina
  • Raza: Semi-Noble Orco
  • Edad: 8 años
  • Título: Chica Mágica de la Próxima Generación (Nuevo!), Usuaria de Monstruos (Nuevo!), Princesa Dragón Anciana (Nuevo!)
  • Trabajo: Domadora
  • Nivel: 71
  • Historial de Trabajos: Aprendiz de Guerrero, Guerrera, Usuaria del Mazo, Usuaria del Mazo Pesado, Usuaria del Mazo Bestial, Guerrera Guardiana, Usuaria del Mazo Pesado de Armadura Oscura, Aprendiz de Mago, Maga, Usuaria del Mazo Mágico.
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Oscura (Transformada de Visión Nocturna!)
    • Fuerza Sobrehumana: Nivel 10 (Level Up!)
    • Vigor Mejorado: Nivel 1
    • Resistencia Física: Nivel 6
    • Poder de Ataque incrementado mientras está equipada con un Arma Embotada: Grande (Level Up!)
    • Poder Defensivo incrementado mientras está equipada con una Armadura Metálica: Grande (Level Up!)
    • Poder Defensivo incrementado mientras se está equipada con un Escudo: Grande (Level Up!)
    • Resistencia Mental: Nivel 5 (Level Up!)
    • Intuición: Nivel 3 (Level Up!)
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 4 (Nuevo!)
    • Ampliación de Mana: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Fortalecer a los Subordinados: Nivel 2 (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Técnica de Mazo: Nivel 9 (Level Up!)
    • Lanzamiento: Nivel 4
    • Técnica de Armadura: Nivel 7 (Level Up!)
    • Técnica de Escudo: Nivel 6 (Level Up!)
    • Superar Límites: Nivel 5 (Level Up!)
    • Tareas Domésticas: Nivel 1
    • Técnica de Lucha Desarmada: Nivel 4 (Level Up!)
    • Desmantelamiento: Nivel 2
    • Magia sin Atributo: Nivel 2 (Nuevo!)
    • Control de Mana: Nivel 3 (Nuevo!)
    • Magia de Atributo Tierra: Nivel 3 (Nuevo!)
    • Superar Límites: Mazo Mágico: Nivel 2 (Nuevo!)
    • Cantar: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Bailar: Nivel 2 (Nuevo!)
    • Técnica de Lucha Mágica: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Caída Demoníaca del Espíritu Familiar: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Protección Divina de Garess
    • Protección Divina de Vandalieu
    • Protección Divina de Mububujenge (Nuevo!)
    • Protección Divina de Tiamat (Nuevo!)