Una forma de hacer propios los miembros artificiales


Después de ser rescatada por Vandalieu y Simon, Natania estaba en la casa de Vandalieu.

Darcia le susurraba algo a Juliana al lado de su cama, y Vandalieu tocaba su abdomen expandido y embarazado y hacía algún tipo de magia. Dos extrañas hermanas maids en armadura también estaban presentes.

«He terminado de examinar y tratar a Juliana. ¿Cómo vas con los Ojos Demoníacos, mamá?» Vandalieu preguntó.

«Lo siento, no pude regenerar sus miembros con los Ojos Demoníacos de la Regeneración después de todo. Si quedaran al menos huesos o fragmentos de su carne… Pero está bien. Sé que harás cualquier cosa para mejorar las cosas, Vandalieu,» dijo Darcia.

«Nos ocuparemos de los preparativos de mañana, Bocchan», dijo Rita.

«Lo principal es cortar la carne y pasar los pinchos a través de ellos, después de todo,» dijo Saria. «Ya hemos terminado de preparar la distribución de la carne de Gobu-gobu y Kobold a nuestras cadenas de tiendas.»

También había una persona llamada Tarea. Era una mujer Ghoul, aunque los Ghouls eran considerados una raza avanzada de Zombies. Fue traída aquí por un atributo mágico espacial emitido por una chica elfa llamada Gufadgarn, que había estado aquí hasta hace poco tiempo.

«Ahora bien, mientras me cuentas los detalles, estaré tomando medidas… o mejor dicho, sintiendo tu estructura muscular», dijo Tarea.

La casa estaba llena de sorpresas; Natania se encontraba en lo que sólo podría describirse como un entorno muy misterioso. Pero no sintió miedo o inquietud; sintió una extraña sensación de confort por parte de Darcia, y sobre todo, por parte de Vandalieu. Al mismo tiempo, tragó su saliva con nerviosismo al darse cuenta de que no había vuelta atrás para ella.

«S-Sí, por favor, hazlo», le dijo a Tarea.


Volviendo a cuando Natania y los demás entraban en la ciudad de Morksi…

Era posible que los subordinados del Duque Alcrem estuvieran presentes incluso aquí, para investigar si Juliana estaba realmente muerta.

Eso era de lo que Natania se había preocupado en secreto, pero pudieron pasar por la puerta sin que los guardias trataran de investigar sus antecedentes.

Los guardias se sorprendieron por el hecho de que Fang se había convertido en un Sabueso del Infierno al aumentar su Rango, pero rápidamente se dieron cuenta de que había cosas más importantes de las que preocuparse cuando vieron las condiciones de Natania y Juliana. Naturalmente, habían pedido una explicación de por qué sus miembros habían sido cortados, pero eso no tomó mucho tiempo.

«¡¿Minotauros?! … Escucharemos una explicación del Gremio de Aventureros más tarde, así que date prisa en pasar. Lo siento, pero trata de que la gente no las vea», dijo uno de los guardias.

Los Minotauros eran monstruos de Rango 5 como mínimo. Normalmente se encontraban en Dungeons y Nidos de Diablo; sería un gran problema si las víctimas hubieran sido presas de ellos fuera de esas áreas.

Si había Minotauros que habían formado una horda, serían una amenaza incluso para una ciudad tan grande como Morksi. Por lo tanto, los guardias ni siquiera preguntaron los nombres de Natania y Juliana. Con paños que las cubrían para no causar preocupación entre la gente de la ciudad, fueron llevadas al Gremio de Aventureros como gente común y corriente.

Era posible que las cosas se desarrollaran tan suavemente porque los aumentos de Rango de Maroru, Urumi y Suruga no se habían notado ya que su piel estaba en un estado ordinario, y porque Aggar y sus matones no estaban cerca.

En el Gremio de Aventureros, pudieron explicar la situación no en la recepción, sino al Maestro del Gremio Bérard en la sala de reuniones del segundo piso.

«En resumen… fuiste capturada por una horda de Minotauros, pero fueron aniquilados por un aventurero llamado Ralph, ¿y te salvaste?» Bérard dijo, su cara tensa se relajó al saber que la horda de Minotauros ya había sido destruida.

Era natural que Bérard se preocupara más por la amenaza de una horda de Minotauros que por las identidades de Natania y Juliana, ya que estaba a cargo del Gremio de Aventureros de esta ciudad.

«¿No sabes nada más sobre este aventurero llamado Ralph? ¿Quizás su clase de aventurero en el Gremio, o donde suele estar ubicado?» preguntó Bérard. «Si es tan hábil como para acabar con una horda de Minotauros por su cuenta, al menos debería conocer su nombre.»

Había muchos candidatos a héroes con protecciones divinas de dioses que habían aparecido hace varios años, pero no eran demasiados si sólo se miraba en los alrededores de la ciudad de Morksi. De hecho, Bérard tenía la sensación de que sus actividades se habían ido alejando cada vez más de la ciudad.

Por supuesto, sería bueno que no hubiera amenazas en los alrededores de la ciudad que requirieran las actividades de candidatos a héroes con la protección divina de los dioses, pero… ¿no se consideraría una horda de Minotauros una amenaza para tales candidatos a héroes? Bérard no pudo evitar preguntarse esto.

«No lo sé; no me dijo nada en detalle. Era un hombre humano, y creo que tenía treinta y tantos años», dijo Natania, aunque en realidad estaba nerviosa porque ocultaba el hecho de que no era sólo una horda de Minotauros, sino una dirigida por un Rey Minotauro.

No estaba segura de poder engañar a Bérard, que probablemente era un veterano aventurero.

«No vi ninguna característica particularmente identificable, tampoco. Pero por la forma en que hablaba, creo que era un tipo bastante hábil», dijo Simon.

La atención de Bérard no se centraba en Natania, sino en sus propios pensamientos.

«Hmm… Un mago espiritual ligeramente equipado llamado Ralph… huh,» murmuró.

Había empezado a sospechar que la verdadera identidad del misterioso aventurero llamado Ralph era Randolf ‘el Verdadero’.

El nombre ‘Ralph’ era un nombre falso probable, como una forma abreviada de ‘Randolf’. Era un humano según Natania, pero era sencillo ocultar el hecho de que se trataba de un Elfo disfrazado con un Objeto Mágico.

Y si Bérard intentaba pensar en alguien que lograra algo tan grande como destruir una horda de Minotauros por su cuenta y luego se callara… sólo podía pensar en una persona.

Aún así, aunque eso sea cierto, no tiene sentido investigarlo. Estoy seguro de que el Maestro del Gremio del cuartel general del Ducado Alcrem sabría algo al respecto, pero aunque le preguntara, me diría que me olvidara de este incidente, pensó Bérard. Y si Randolf ha hecho algún trabajo, es probable que un duque o marqués esté involucrado… Ahora que lo pienso, el nombre de esa chica es aparentemente Julia, pero… tengo la sensación de que la hermana menor del duque era una caballero de nombre Juliana.

El cerebro de Bérard procesó todo esto muy rápidamente, pero luego decidió no pensar más en el asunto.

No era un noble; era el Maestro del Gremio a cargo de la rama de Morksi del Gremio de Aventureros. Nada más y nada menos. Descartó su curiosidad que podría incluso matar a un tigre, y menos aún a un gato, y decidió concentrarse en su trabajo.

«Bueno, no importa cuán capaz sea este Ralph, es posible que algunos Minotauros hayan escapado. Tenemos que informar de esto al señor de la región y que los aventureros estén alerta», dijo Bérard. «Gracias por la importante información».

«Sí, me alegro de haber podido ayudar», dijo Natania. «Y sobre la gente que me usó como cebo -«

«El grupo llamado ‘Espadas de Fuego’. Descansa tranquila. Ciertamente los investigaré y los trataré apropiadamente».

Bérard no sabía nada de las Espadas de Fuego, que probablemente era otro grupo de aventureros de clase D entre muchos. Lo único que pensó cuando escuchó el nombre del grupo fue que probablemente se habían inspirado en las famosas Cuchillas de Cinco Colores, que no estaban en la ciudad de Morksi.

Recordó que le preocupaba la tendencia de que los nombres de los grupos de aventureros terminaran con ‘Blade’ hace varios años.

NTK: En ingles serian Flame Blades y Five-colored Blades; de ahi la frase

Pero pensó que si lo que Natania afirmaba que habían hecho era cierto, eran unos demonios que no merecían llamarse como las Cuchillas de Cinco Colores.

Si simplemente hubieran abandonado a un compañero que ya había sido capturado por una horda de Minotauros, no se les podría culpar. Un grupo de aventureros de clase D apenas podría derribar a un solo monstruo de Rango 5; estarían indefensos si varios de ellos aparecieran a la vez. Sería nada menos que imprudente tratar de salvar a su compañero en tal situación.

Pero atacar deliberadamente la pierna de una compañera aventurera para usarla como cebo, aunque no hubiera estado con ellos por mucho tiempo, era demasiado. Aunque era cierto que quizás hubiera habido más víctimas si todos hubieran seguido intentando escapar, era un acto demasiado malvado como para considerarlo una necesidad.

«Los aventureros no son herramientas. Proveen servicios que se basan en la confianza. Es porque obedecen las reglas que les permitimos caminar por las ciudades mientras están armados y los comerciantes pueden pedir su protección. Les enseñaremos a estos bastardos eso, aunque llevará unas horas contactar con el Gremio de la ciudad en la que estuvieron activos e investigar si hay un grupo llamado las Espadas de Fuego,» dijo Bérard. «Pero ejecutarlos o convertirlos en esclavos criminales no es posible. Tendrás que conformarte con castigar sus ascensos y que ellos paguen las reparaciones.»

«…lo sé», dijo Natania con un ligero asentimiento de ira.

«¿Por qué?» Preguntó Vandalieu, que había estado susurrando algo en los oídos de Juliana todo el tiempo.

A él y a Simón, que parecía incómodo estando allí, también les habían dejado entrar en la sala de reuniones.

«¡M-Maestro, el Gremio tiene sus propias circunstancias…!» dijo Simon.

«Estaba claro el destino que Natania habría sufrido si fuera capturada, y aún así la hirieron deliberadamente en la pierna y la usaron como cebo. Creo que el castigo por eso es demasiado ligero. Además, es una ágil mujer Bestia tipo gato salvaje, y es una luchadora desarmada y ligeramente equipada. No sé qué clase de miembros tenían las Espadas de Fuego, pero me cuesta creer que hubiera alguien más veloz que ella», continuó Vandalieu, ignorando los intentos de Simon por detenerlo.

Habiendo discutido las cosas, Vandalieu había empezado a sospechar que las Espadas de Fuego habían dejado entrar a Natania en el grupo con la intención de sacrificarla si alguna vez se encontraban en peligro.

«¡¿C-Cómo sabes que soy una luchadora desarmada?!» Natania dijo sorprendida.

Vandalieu había hecho la mayoría de sus discusiones con aquellos que Natania no podía ver – las Fantasmas como Orbia y la Princesa Levia, y los espíritus cercanos.

«También tengo la habilidad de la ‘Técnica de Lucha Desarmada’, así que lo adiviné por su estructura muscular. Mira, incluso mis garras pueden extenderse así», dijo Vandalieu, mostrándole las amenazantes y afiladas garras que se extienden desde la punta de sus dedos.

«Vaya, tienes razón… ¡¿Espera, eres un Dhampir?! Es la primera vez que veo uno. Realmente tienes garras», dijo Natania sorprendida.

«Vaya, son más afiladas que la mayoría de los cuchillos. ¿Podría mirarlas más de cerca, para futuras referencias?» dijo Bérard, inclinándose para mirarlas también.

«Nos hemos desviado mucho del tema, Maestro del Gremio,» señaló Simon.

Bérard se sentó rápidamente de nuevo en posición erguida. «La razón por la que no podemos castigarles más duramente es porque el Gremio de Aventureros no es un organismo judicial. No tenemos autoridad para castigar a la gente o convertirlos en esclavos criminales a menos que tengan recompensas por sus cabezas, sean bandidos o ladrones. Y es comúnmente aceptado que cualquier cosa que le suceda a un aventurero es su propia responsabilidad.»

Siendo la responsabilidad de los aventureros, Natania también era responsable de no haber podido elegir mejores compañeros.

«Pero los castigos a su avance y las multas no son castigos ligeros. Las multas serán una cantidad que ningún aventurero de clase D podría pagar, y la cantidad que les falta será tomada como un préstamo del Gremio. La multa que recibamos de ellos será pagada a través del Gremio a ti como reparación, Natania-kun,» continuó Bérard. «Y una vez que se extienda el rumor de que han sacrificado una compañera a una horda de Minotauros, nadie se acercará a ellos. No habrá más víctimas».

Según la explicación de Bérard, las Espadas de Fuego estarían muy en deuda con el Gremio, forzándolos a una situación en la que trabajarían sólo para mantenerse vivos.

«Ya veo… Siento interrumpir», dijo Vandalieu.

«No, está bien», dijo Bérard. «De todos modos, pasando a otro tema… Natania-kun, ¿qué harás a partir de ahora? La cantidad que obtendrás de la venta de las Piedras Mágicas que trajiste y la compensación de las Espadas de Fuego no es suficiente para que vivas el resto de tu vida. Incluso si compraras miembros artificiales que son Objetos Mágicos, ser capaz de usarlos en combate sería…»

Bérard hablaba de los futuros de Natania y Juliana. Cuidar de los aventureros que no podían seguir trabajando era uno de los deberes del Gremio de Aventureros.

Pero esto no podía describirse como perfecto; era sólo una pequeña ayuda, como ayudar al manco Simón a encontrar trabajos diurnos.

«Eso es… ¿Podría pedirle que me presente a alguien para trabajar? Deberías conocer gente a la que pudieras presentar a alguien como yo, ¿no?» dijo Natania con un suspiro de desesperación.

Parecía estar aliviada de que las Espadas de Fuego fueran castigadas por haberla traicionado, al mismo tiempo que perdía su fuerza de voluntad.

«Está bien. Te encontraré el mejor lugar que pueda», dijo Bérard.

Natania ya no podría aventurarse más. Pero no tenía ahorros, ni tampoco trabajo o educación. Había un burdel al que el gremio dirigía a las aventureras.

«¿Pero qué pasa con Julia-kun allí?» Bérard preguntó. «He contactado con el Gremio de Domadores, pero… desafortunadamente, el Maestro del Gremio Bachem ha estado fuera de la ciudad por trabajo desde esta mañana, así que un presupuesto tendrá que ser posteriormente.»

Juliana, a quien Bérard conocía como Julia, la chica del pueblo que había sido atacada y capturada por los Minotauros antes de Natania, no cumplía los requisitos para recibir cuidados del Gremio de Aventureros.

Sin embargo, Bérard había contactado con el Gremio de Domadores para que le compraran los niños monstruo de los que estaba embarazada.

«Julia no tiene familia, así que estoy pensando en cuidarla. Ella es la única razón por la que todavía tengo mi cordura», dijo Natania.

«Está bien. Démonos prisa y que Bachem compre los monstruos en cuanto vuelva», dijo Bérard.

«No, no hay necesidad de eso», dijo una voz desconocida.

«Ya veo. Si no necesitas que te ponga en contacto con él, entonces no tengo que… ¡¿Espera, quién acaba de hablar?!» Bérard gritó.

«¿Juliana-san? ¡¿Puedes hablar ahora?!» exclamó Natania.

Mientras ambos la miraban, Juliana asintió con la cabeza, con la luz volviendo a sus ojos.

«Natania, gracias a ti y a todos, he evitado la muerte y he recuperado la cordura. Gracias por no abandonarme», dijo.

«¡Eso no es verdad! Tú eres la que me ha animado… ¡Ah, estoy tan contenta! ¡Eres realmente tú, Juliana!» Natania lloró, lágrimas de alegría al ver la recuperación de Juliana corriendo por su cara.

No parecía haber notado que el comportamiento de Juliana era un poco extraño.

«Es maravilloso que te hayas recuperado, pero ¿qué quisiste decir al decir que no necesitas que contacte al Gremio de Domadores? …creo que el aborto sería peligroso si ya han crecido tanto», dijo Bérard, fingiendo no notar que Natania había usado el nombre de ‘Juliana’.

«Quiero decir exactamente lo que dije. Después de discutir las cosas con todos, he decidido dejar todo a la diosa… en otras palabras, confiarme a esta persona», dijo Juliana, señalando a Vandalieu.

«No soy una diosa, pero la cuidaré», dijo Vandalieu.

Parecía que Juliana se pondría al cuidado de un niño Dhampir.

«¡¿Cuándo hiciste eso?! No, espera, ¡¿está bien hacer eso?! ¡Vas a dar a luz a niños Minotauro, ya sabes!» Bérard exclamó.

«Soy un miembro oficial del Gremio de Domadores», dijo Vandalieu.

«Es cierto que tienes las calificaciones para manejarlos…» murmuró Bérard.

El Gremio de Domadores compraba jóvenes monstruos, pero no había ninguna regla que prohibiera a los miembros comprarlos personalmente.

«Y ya he domado monstruos de rango 4», señaló Vandalieu.

«Incluso ya te has probado a ti mismo… Además, tienes un trabajo y una casa, y ella misma quiere confiar en ti. No es ni una criminal ni una esclava, es sólo una víctima sin familia… No tengo ningún derecho ni razón para detenerte», dijo Bérard, riéndose a carcajadas. «Muy bien, haz lo que quieras.»

«¿Es… realmente tan simple?» dijo Simon, abriendo bien los ojos ante este repentino desarrollo. «¿No necesitas preguntarle a tu madre primero?»

«Ah, es cierto. Deberías hablar con tu madre sobre esto primero. No es fácil responsabilizarse de una persona y de los niños Minotauro», dijo Bérard.

«Mi madre es una persona comprensiva, así que está bien», dijo Vandalieu.

De hecho, había enviado a Chipuras a informar de la situación a Darcia lo antes posible, pero no le dijo la verdad a Bérard y a los demás.

«Ya veo. Tu madre debe ser muy comprensiva», dijo Bérard. «Bueno, entonces, sobre tu situación, Natania-kun –» empezó, intentando devolver el tema al futuro de Natania.

«¡¿Eh, yo también voy contigo?!» exclamó Natania.

«Sí, Natania. Esta persona prometió que te ayudaría. Esta persona definitivamente te concederá nuevas manos y pies», dijo Juliana. «Vayamos juntos al lado de la diosa».

Juliana había estado persuadiendo a Natania para que viniera con ella mientras Vandalieu y Bérard tenían su corto intercambio.

«No soy una diosa, pero lo que dice es verdad. No soy un dios, sin embargo», añadió Vandalieu para enfatizar.

«Nos animamos mutuamente cuando estábamos en esa guarida de Minotauros. ¿Recuerdas lo que dije en ese entonces? No importa cuán difíciles sean las cosas, no debemos escapar hacia la muerte. Mientras no abandonemos la esperanza, la diosa responderá a nuestras plegarias», dijo Juliana. «Y la diosa… Vida nos ha respondido».

La forma de persuadir de Juliana había sido bastante fanática. Quizás habiendo sido tocada por la voz de Vandalieu, a quien parecía creer que era una «diosa», se comportaba de forma extraña.

«Umm, quiero decir, lo recuerdo, pero… no creo que este niño… creo que es un niño… sería un dios,» dijo Natania, luciendo pálida con una expresión confusa en su rostro.

«Tienes razón. Pero ella no escucha, aunque lo repita varias veces porque es importante que lo entienda», dijo Vandalieu.

«Pero el Maestro también me prometió que me concedería una forma de hacer algo con mi brazo si creía en él y le seguía», dijo Simon.

«Muy bien… yo también iré con usted. Es cierto que este niño no se siente como una persona normal», dijo Natania.

Parecía que las palabras de Simón habían añadido algo de credibilidad a las de Juliana… o quizás ella se había rendido.

«Ya veo. Me alegro de que las cosas se hayan arreglado. Bueno, entonces tengo que hacer un poco de papeleo, así que me disculparé», dijo Bérard, incapaz de ocultar los temblores de su boca.

Juliana, que había recuperado la expresión facial y la conciencia, parecía haber recuperado su cordura a primera vista. ¿Pero no había pasado simplemente de ser un vegetal a ser una lunática? Mirándola a los ojos, Bérard no pudo evitar pensar esto.

Y estaba seguro de que la razón de esto era Vandalieu, que le había estado susurrando algo al oído todo el tiempo.

… Tenía la intención de invitarlo a registrarse al menos en el Gremio de Aventureros una vez que las cosas se establecieran un poco, pero… probablemente es mejor esperar y ver por un poco más. Bérard pensó que podría ser una persona peligrosa al salir de la sala de reuniones para ocuparse de varios papeles.


Después de dejar el Gremio de Aventureros y despedirse de Simón por el camino, Natania fue llevada a la casa de Vandalieu… y recibió una tosca explicación de lo que eran.

Como Darcia era la encarnación de Vida y su hijo el sucesor de Zakkart, Natania pensó que se estaba volviendo loca, pero de alguna manera superó la explicación.

«Natania, la razón por la que te cuento todos estos secretos es porque…» comenzó Vandalieu.

«Ya lo sé. Te aseguras de que yo sepa que no hay salida ahora que sé todo esto, ¿verdad?» Natania dijo nerviosamente, su cola se amontona.

«Vandalieu-sama, Darcia-sama, esta chica está malinterpretada», dijo Chipuras.

«No es eso. Es sólo que si vamos a atenderte en nuestra casa, vas a aprender muchas cosas, así que pensamos que sería mejor decírtelo antes», explicó Darcia.

«Natania-san, hay algunas maneras en las que puedo ayudarte… a restaurar tu cuerpo al estado en el que estaba antes, o mejor. Voy a explicártelas ahora, así que por favor elige», dijo Vandalieu. «Primero, puedo transplantar los brazos y piernas de una Vampiro que he conservado, transformándote en Vampiro después de que sufras algunos efectos secundarios graves».

A diferencia de Simón, no había pasado tanto tiempo desde que Natania perdió sus miembros; aún no había perdido las partes de su cerebro que eran responsables de controlarlos. Si Vandalieu trasplantaba los miembros de la Live-dead Vampiro de Raza Pura Ternecia, a Natania, era probable que pudiera moverlos inmediatamente.

Sin embargo, Natania no seguiría siendo una simple Bestia después del transplante de partes del cuerpo tan grandes. Vandalieu llevaría a cabo la cirugía mientras la ponía bajo los efectos del hechizo «Retraso de Muerte», para que no muriera. Pero en el peor de los casos, sufriría efectos secundarios agonizantes que le harían desear estar muerta al transformarse en Vampiro.

«¿No hay otros métodos?» preguntó Natania. «Si no…»

«Existe el método de usar extremidades artificiales que son Objetos Mágicos… Probablemente podríamos construirlos si quisiéramos», dijo Vandalieu.

Poseía la Habilidad ‘Alquimia’ de Nivel 10. Mientras tuviera los materiales, probablemente podría crear brazos y piernas artificiales que se movieran como miembros reales.

«Creo que esta es la opción más fácil. Pero no sé si llegarás a ser capaz de luchar», dijo Vandalieu.

«… Eso podría ser cierto, pero significaría permanecer a tu cuidado por el resto de nuestras vidas. No escuché los detalles, pero Juliana-san va a pagar su deuda contigo, ¿verdad? Yo también quiero pagar mi deuda, si me vas a ayudar», dijo Natania, con firmeza. «Si es posible, quiero que me dejes hacer el mismo entrenamiento que ese tal Simon.»

«Muy bien. Entonces trabajemos duro juntos», dijo Vandalieu.

Todavía no mencionó la raíz de la vida. Había decidido ayudar a Natania, pero la raíz de la vida era la creación de Zakkart, el epítome del atributo vida. Era un material precioso que ni siquiera Vandalieu podía recrear.

No podía usarlo para los miembros de Natania y Juliana.

También estaba el método de la pseudo-reencarnación. Pero en el caso de Natania, significaría morir y renacer en un nuevo cuerpo como lo había hecho Quinn, por lo que Vandalieu había asumido que ella no elegiría esta opción.

Puede que haya causado algunos malentendidos, después de todo.

«Entonces, ¿empezamos hoy? Necesitarás más entrenamiento que Simon», dijo Vandalieu.

Natania asintió. «Muy bien, ¿qué necesito – ¿Qué es esto? ¡A-Algo se está metiendo dentro de mí!» gritó.


Al día siguiente, Vandalieu y sus compañeros no fueron al Nido del Diablo, sino a una zona de hierba a cierta distancia de él.

«¿No necesita cazar carne, Maestro? ¿Qué hay de nivelar a estos tipos?» preguntó Simon, con cara de preocupación.

«Está bien», respondió Vandalieu.

Habiendo lanzado ‘Preservación’ sobre la carne que ya tenía, había varios días de reserva en la casa. Lo mismo ocurría con la carne de Goblin y Kobold necesaria para hacer Gobu-gobu y Kobold al vapor.

Sin embargo, Gobu-gobu y Kobold al vapor ya habían ganado popularidad, así que era posible que se agotaran más rápido de lo esperado.

Había rumores incluso fuera del distrito de luz roja de que la carne de Goblin y Kobold, que era el típico ejemplo de carne de monstruo de sabor desagradable hasta el punto de ser incomestible, se servía aparentemente en comidas sabrosas en carritos de comida marcados con un corazón.

Ayer, incluso hubo aventureros que aparentemente escucharon los rumores y se esforzaron por llegar a los callejones del distrito de luz roja para probarlo como una prueba de valor.

«Si nos quedamos sin carne de Goblin y Kobold, pondremos una petición para ello en el Gremio de Aventureros, así que no hay que preocuparse», dijo Vandalieu.

«Ah, eso es… Si tuviera miembros, podría haber ido a unirme a eso en su lugar», dijo Natania.

«Si sólo fueran Goblins, yo también podría haberlo intentado», dijo Simon.

Si hubiera solicitudes para comprar carne de Goblin y Kobold, los aventureros inexpertos y menos capaces habrían estado encantados de ir a cazar Goblins y Kobolds.

Después de todo, los Goblins eran abundantes y débiles. Ni siquiera proporcionaron Piedras Mágicas que valieran algo, ni proporcionaron ningún material útil. Normalmente, uno sólo ganaría cinco Baums por vender sus orejas que servían como prueba de haber matado a un Goblin. Eran impopulares como presas.

Pero si su carne podía ser vendida, se convertían en una preciosa fuente de ingresos incluso para aventureros inexpertos.

«Y en cuanto a la nivelación de Fang y los demás… Están llegando al punto en que no pueden aumentar su rango sólo por la nivelación, así que estoy pensando en pasar algún tiempo haciendo que aprendan a mover sus cuerpos y promover el aprendizaje de nuevas habilidades», dijo Vandalieu.

Fang había pasado del tamaño de un perro grande al de un buey, y las ratas habían crecido y se habían vuelto capaces de cambiar las propiedades de su pelaje. Por lo tanto, necesitaban acostumbrarse a sus nuevos cuerpos.

Los niveles por sí solos no eran suficientes para causar aumentos de Rango en los monstruos; también se necesitaban Habilidades. Por ejemplo, si un Goblin Negro quería convertirse en un Ninja Goblin Negro, no sólo necesitaría aumentar su nivel, sino también adquirir Habilidades relacionadas con los exploradores como ‘Pasos silenciosos’ y ‘Trampa’, y aumentar los niveles de esas Habilidades.

Fang y los demás habían derrotado a monstruos de fuerza similar a la suya y ganaron Puntos de Experiencia, aumentando rápidamente sus Rangos, pero los Niveles de sus Habilidades eran bajos como resultado. Por lo tanto, estaban entrenando entre ellos hoy en día.

El Sabueso del Infierno Fang y la Rata de Hierro Suruga estaban teniendo una feroz batalla de práctica, mientras que la Rata de Fuego Maroru y la Rata Mojada Urumi estaban luchando con sus llamas y el aire frío.

«N-No parece realmente un entrenamiento», comentó Simon.

«¡¿Están realmente bien?!» dijo Natania, pareciendo preocupada.

Pero no había ningún problema. Aunque Simón y Natania no podían verlos, la Princesa Levia y Orbia supervisaban el entrenamiento.

«Además, no estoy seguro si su nombre era Julia o Juliana, pero tengo curiosidad por saber por qué no está aquí…» dijo Simon.

«Julia está bien. Va a trabajar duro en un método diferente al suyo, así que está en la casa», dijo Vandalieu. «Ahora bien, vamos a comenzar el entrenamiento, así que por favor ponte esto, Simon.»

Le entregó a Simon un ‘brazo’ de práctica que había traído en su carreta.

A primera vista, parecía ser el brazo derecho sacado de una armadura de placas con un cinturón para sujetarlo al cuerpo.

«¡Ahí lo tienes!» dijo Simon, creyendo en Vandalieu como lo había prometido y uniéndose el brazo a sí mismo sin hacer ninguna pregunta.

«Sólo para confirmar, ¿cómo es el tamaño?» Vandalieu preguntó.

«Umm, la longitud del cinturón es perfecta… y se ajusta firmemente a mi hombro derecho, y no resbala. Es como si lo hubieras ajustado al tamaño de mi hombro», dijo Simon. «Maestro, ¡¿cuándo hiciste esto?! ¡No me digas que preveías que esto pasaría hace mucho tiempo…!»

«No, no puedo ver el futuro», dijo Vandalieu. «Después de que llegué a casa ayer, sólo saqué el brazo de una armadura y lo ajusté un poco.»

Mientras trataba a Simon ayer, Vandalieu había usado la Habilidad ‘Técnica de Registro Perfecto’ para recordar las dimensiones físicas de Simon. Basándose en esto, había usado ‘Creación de Golem’ para procesar la armadura para crear el ‘brazo’ y ajustar la parte que se conectaba al hombro con la ayuda de Tarea.

«Es un artículo improvisado que hice para la práctica. Te daré un brazo más conveniente una vez que tu entrenamiento progrese, así que espera con ansias», dijo Vandalieu mientras le ponía ‘brazos’ y ‘piernas’ similares a Natania. «Ahora bien, el entrenamiento está a punto de comenzar, así que por favor ven aquí, Simon. Siéntate a la izquierda de Natania y lo que sea que sientas, déjalo entrar.»

«Lo tengo. Pero, ¿qué tenemos que hacer para el entrenamiento…?» Simon preguntó, confiando en Vandalieu pero pareciendo confundido sin embargo.

«Dijo que no tienes que hacer nada al principio. Sólo tienes que aprender», le aconsejó Natania con una mirada bastante distante.

«¿Aprender? ¿Aprender qué, exacta –?»

Antes de que Simon pudiera terminar su frase, sintió una sensación extraña y desconocida.

No sintió dolor, calor o frío. Pero podía sentir claramente que algo totalmente extraño entraba en su cuerpo, presionando contra él.

«¿Qué le está pasando a mi cuerpo, qué está pasando…?» Simón gritó, abriendo bien los ojos en respuesta a esta indescriptible sensación.

«Aunque es mi segunda vez, no puedo acostumbrarme a esto». Natania gritó, su cola se apelotonó mientras lo soportaba.

«No tengas miedo, quédate así… así…» dijo Vandalieu suavemente.

Sus manos estaban tocándolos, y su forma espiritual se extendía desde ellas, presionando contra las formas espirituales que yacían dentro de sus cuerpos.

Intentaba sacar sus formas espirituales del hombro derecho de Simon y de los miembros cortados de Natania.

Esto era para que adquirieran la Habilidad ‘Forma Espiritual’ y pudieran mover los brazos y piernas no vivientes como si fueran suyos, como los No Muertos del tipo Armadura Viviente.

Normalmente, sería imposible para los vivos adquirir la Habilidad ‘Forma Espiritual’, que era poseída casi exclusivamente por los No Muertos. La forma espiritual de las personas residía en sus cuerpos y no podía extenderse fuera de ellos, y para empezar, no tenía sentido que los vivos poseyeran la Habilidad ‘Forma Espiritual’.

Para que Natania y Simon aprendieran la Habilidad a pesar de ser personas vivas, era necesario que aprendieran la sensación de su forma espiritual saliendo de sus cuerpos. Una vez que fueran capaces de extender una parte de su forma espiritual fuera de sus cuerpos por sí mismos, sólo necesitarían entrenarse para ser capaces de mover los brazos y piernas que Vandalieu les había dado.

Una vez que pudieran hacer esto, tendrían miembros que podrían mover como quisieran.

Estaría bien si pudiera enseñarles en sus sueños como Vigaro, pero… pronto podré cambiar de trabajo, así que supongo que me convertiré en un ‘Guía de los Sueños’ después, pensó Vandalieu.

Si lo hiciera, quizás sería capaz de controlar más sus acciones dentro de los sueños.

Con estos pensamientos corriendo por su mente, Vandalieu continuó presionando las formas espirituales de Simon y Natania.


  • Nombre: Fang
  • Rango: 4
  • Raza: Sabueso del Infierno
  • Nivel: 52
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Oscura
    • Fuerza Sobrehumana: Nivel 3 (Level Up!)
    • Detectar Presencia: Nivel 2 (Level Up!)
    • Intuición: Nivel 1
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 2 (Level Up!)
    • Parte del Cuerpo Mejorada (Colmillos, Garras): Nivel 2 (Level Up!)
    • Resistencia Mental: Nivel 1
  • Habilidades Activas:
    • Pasos Silenciosos: Nivel 2
    • Aura de Oscuridad: Nivel 2 (Level Up!)
    • Grito: Nivel 2 (Level Up!)
    • Carga: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Coordinación: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Aliento de Fuego: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Protección Divina de ヴァ■■■ー [Va~eu]

Fang, que se ha convertido en un Sabueso del Infierno después de su aumento de Rango. Como antes era un Perro Negro, posee la Habilidad ‘Aura de Oscuridad’ que los Sabuesos del Infierno no suelen tener, por lo que puede ser sigiloso a pesar de ser del tamaño de un buey. Debido a que ha experimentado el trabajo con las ratas cuando caza, también ha adquirido la Habilidad ‘Coordinación’.

Sin embargo, sus habilidades son de un nivel más bajo que las de los Sabuesos del Infierno comunes.


  • Nombre: Maroru
  • Rango: 4
  • Raza: Rata de Fuego
  • Nivel: 60
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Nocturna
    • Resistencia a los Efectos de Estado: Nivel 1
    • Parte del Cuerpo Mejorada (Colmillos delanteros, Piel, Cola): Nivel 2 (Level Up!)
    • Agilidad Mejorada: Nivel 2 (Level Up!)
    • Curación Rápida: Nivel 2
    • Valores de Atributo Mejorados: Creador: Nivel 2
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 2
    • Asesinato Curativo: Nivel 2 (Nuevo!)
    • Anulación del Calor (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Superar Límites: Nivel 1
    • Técnica de Látigo: Nivel 2 (Level Up!)
    • Técnica de Armadura: Nivel 1
    • Carga: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Coordinación: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Control de Mana: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Disparo de Proyectil: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Protección Divina de ヴァンダ■■ [Vanda]
    • Piel de Fuego Ardiente: Nivel 1 (Nuevo!)

Maroru, que se ha convertido en una Rata de Fuego después de su aumento de Rango. Normalmente tiene pelo blanco, pero puede cubrirse de llamas a voluntad. Controlando sus llamas con la Habilidad ‘Control de Mana’, puede usarlas como un hechizo de pseudo-atributo fuego, y también puede usar simplemente ‘Disparo de Proyectil’ con ellas.

Por cierto, su Habilidad ‘Piel de Fuego Ardiente’ es una Habilidad Única porque actualmente es la única Rata de Fuego que existe.


  • Nombre: Urumi
  • Rango: 4
  • Raza: Rata Mojada
  • Nivel: 59
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Nocturna
    • Resistencia a los Efectos de Estado: Nivel 1
    • Parte del Cuerpo Mejorada (Colmillos delanteros, Piel, Cola): Nivel 1
    • Agilidad Mejorada: Nivel 2 (Level Up!)
    • Curación Rápida: Nivel 2
    • Valores de Atributo Mejorados: Creador: Nivel 2
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 2
    • Asesinato Curativo: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Anulación del Frío (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Superar Límites: Nivel 1
    • Técnica de Látigo: Nivel 2 (Level Up!)
    • Técnica de Armadura: Nivel 1
    • Carga: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Coordinación: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Control de Mana: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Disparo de Proyectil: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Protección Divina de ヴァン■ル■ [Van~ru]
    • Piel de Agua Congelada: Nivel 1 (Nuevo!)

Urumi, que se ha convertido en una Rata Mojada después de su aumento de Rango. Es capaz de cubrir su pelaje con un líquido rodeado de aire frío, y al igual que las llamas de Maroru, es capaz de usar ‘Control de Maná’ para utilizar esta capacidad como un pseudo hechizo de atributo agua y disparar proyectiles.

Su Habilidad ‘Piel de Agua Congelada’ es una Habilidad Única por la misma razón que la Habilidad Única de Maroru.


  • Nombre: Suruga
  • Rango: 4
  • Raza: Rata de Hierro
  • Nivel: 58
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Nocturna
    • Resistencia a los Efectos de Estado: Nivel 2 (LEvel Up!)
    • Parte del Cuerpo Mejorada (Colmillos delanteros, Piel, Cola): Nivel 2 (Level Up!)
    • Agilidad Mejorada: Nivel 1
    • Curación Rápida: Nivel 3 (Level Up!)
    • Valores de Atributo Mejorados: Creador: Nivel 2
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 2
    • Fuerza Sobrehumana: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Superar Límites: Nivel 2 (Level Up!)
    • Técnica de Látigo: Nivel 1
    • Técnica de Armadura: Nivel 2 (Level Up!)
    • Coordinación: Nivel 1 (Nuevo!)
    • Disparo de Proyectil: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Habilidades Únicas:
    • Protección Divina de ヴァン■■ー [Van~eu]
    • Piel de Armadura: Nivel 1 (Nuevo!)

Suruga, que se ha convertido en una Rata de Hierro después de su aumento de Rango. Debido a que sirvió un papel defensivo, se ha desarrollado en una dirección diferente a la de sus hermanas.

Es capaz de disparar su pelaje metálico en forma de aguja con la Habilidad ‘Disparo de Proyectil’. Sin embargo, esta capacidad debe ser usada con cuidado ya que reduce su pelaje y disminuye su capacidad defensiva hasta que vuelva a crecer.



NTK: No he realizado una revision completa, cualquier error en comentarios~