Aquellos que son persistentes y el hombre que se rinde


El sermón de Darcia en la Iglesia Comunal fue un gran éxito.

Me alegro de que no esperaran nada demasiado formal… No puedo memorizar esas voluminosas escrituras en unos pocos días, después de todo, pensó Darcia para sí misma.

Los sermones ordinarios en la Iglesia Comunal harían que un sacerdote de un dios diferente viniera cada día para enseñar sus doctrinas, contar anécdotas relacionadas con sus enseñanzas y contar historias de héroes pasados, creando una sesión que fuera tanto religiosa como de ocio.

Nadie, incluida la sacerdotisa de Vida, esperaba que Darcia hablara de la historia de la religión o de la interpretación ‘correcta’ de su doctrina.

Parecía que la sacerdotisa había intuido algo sobre Darcia, pero muchas de las personas que se habían reunido aquí hoy habían venido a ver a la ‘rumoreada belleza Elfa Oscura’ y a escuchar historias inusuales.

De hecho, la proporción de hombres y mujeres entre la gente reunida en la Iglesia Comunal estaba considerablemente sesgada hacia los hombres.

Algunos podrían lamentar las intenciones impuras de los hombres a pesar de que la Iglesia era un lugar para venir y escuchar sermones, pero era natural que los sermones de atractivos clérigos y clérigas fueran populares.

… Darcia suspiró cuando vio que Aggar, que aparentemente estaba fuera de servicio, y los hombres que había llevado antes al carrito de comida, estaban entre ellos. Pero se alegró cuando vio las caras de Kest, los clientes del carrito de comida, Seris, Vestra y los niños del orfanato. Todos estaban interesados en lo que ella tenía que decir.

Y aunque no conocía sus caras, el aventurero Rock había sido traído aquí por sus compañeros de la Brigada de la Piedra de Hierro, y Bachem, el Maestro del Gremio de Domadores, había sido traído aquí por su esposa.

Los espías enviados por el señor de la región también estaban entre la audiencia.

«Encantada de conocerlos a todos. Me llamo Darcia. Gracias por permitirme venir y hablar con todos ustedes hoy», dijo Darcia, saludando a la multitud.

Escuchó a la audiencia susurrando palabras de admiración entre ellos. Muchas de esas palabras se referían a su hermosa apariencia y a su serena, clara y maravillosa voz.

El entrenamiento de voz que había recibido de Kanako entró en juego.

«Pero no soy una verdadera clériga, así que… hablaré de la religión de la diosa del pueblo en el que vivía, y de las leyendas de los héroes relacionados», continuó Darcia.

Ella no contó historias de la aldea oculta de los Elfos Oscuros en el lado del continente del Imperio Amid; describió la religión de Talosheim y contó sus leyendas, con algunas modificaciones aquí y allá.

Hizo todo lo posible para asegurarse de no parecer una extremista, pero también se aseguró de contar adecuadamente a la audiencia las enseñanzas originales de Vida.

No quería que la audiencia pensara que sus enseñanzas eran similares a las enseñanzas principales de la religión de Vida en el Ducado Alcrem, las cuales eran enseñadas por aquellos que tenían una relación amistosa con los seguidores de Alda.

No hace falta decir que Darcia era una enemiga de Alda, el dios de la ley y el destino… una fundamentalista de Vida.

Pero empezar con cosas como «Los No Muertos deben ser reconocidos» o «Alda es el verdadero enemigo, y la reconciliación con él es impensable» no le ganaría el apoyo del pueblo. Ella era consciente de que esto sólo causaría que se volvieran contra ella.

Por eso Darcia hablaba de los festivales dentro de la Cordillera Fronteriza celebrando a Vida, y de los héroes que eran miembros de las razas de Vida, mientras elegía sus palabras para hacer que las historias sonaran agradables e interesantes para el público.

Y una vez que terminó de hablar, la reacción del público fue bastante favorable. Considerando que era la primera vez que hacía el trabajo de una clériga ordinaria, fue un resultado excelente.

Pero Darcia decidió añadir algo más por si acaso.

«Por último –» comenzó.

Es un poco llamativo, pero debería estar bien si me contengo, ¿verdad? El grupo de Murakami habrá recibido información sobre mí de Rodcorte de todas formas, y si Birkyne quiere enfrentarse a mi hijo, no se echará atrás aunque me haga un poco más fuerte. ¡Bien, hagámoslo! se dijo a sí misma, animándose.

Darcia le ofreció una oración a Vida y agudizó su conciencia.

«¡Descenso del Espíritu Familiar!»

Un pilar de luz descendió sobre ella. Algo que no era suyo, pero que no describiría como extraño, entró en ella.

Bañada en la luz, Darcia se enfrentó a la audiencia con los brazos abiertos. «La diosa da su bendición a todos», dijo.

El público se congeló por un momento, y luego estalló en una apasionada ovación.


Los dioses existían en el mundo de Lambda, y sus habitantes nunca dudaron de ese hecho.

Para que una religión ganara adeptos en un mundo así, necesitaba algo más que una buena doctrina y clérigos físicamente atractivos y carismáticos que dieran sermones.

Algo que fuera visible a los ojos era lo más efectivo.

Por eso los clérigos viajaban a varias tierras como entrenamiento, salvaban a la gente de los problemas cotidianos y de monstruos como los aventureros, y proporcionaban tratamiento médico y educación. Las iglesias incluso enviaron grupos de sacerdotes-guerreros a los Nidos del Diablo y regiones remotas para exterminar a los monstruos.

Pero hacer algo así en un solo sermón era imposible, así que Darcia decidió usar el ‘Descenso del Espíritu Familiar’ para convocar a un espíritu familiar sobre sí misma para mostrárselo a la gente.

Poseía la Habilidad ‘Descenso de la Diosa’, que era una Habilidad muy superior a la de ‘Descenso del Espíritu Familiar’. Pero convocar a la propia diosa destacaría demasiado. Si se convirtiera en un tema de demasiada conversación, las Iglesias de Vida de todo el Reino Orbaume la invitarían a hablar en su nombre, y los mensajeros podrían visitarla desde el Duque Alcrem o desde otros ducados. Eso haría imposible moverse libremente en la sociedad humana.

Por eso había decidido convocar a un espíritu familiar que sirviera a Vida. La adquisición de una habilidad superior no causó el olvido de la habilidad anterior. No era diferente de que Vandalieu todavía podía utilizar la ‘Magia de Atributo Muerte’ y la ‘Magia sin Atributo’ incluso después de adquirir la ‘Magia del Rey Oscuro’ y la ‘Magia del Rey Hueco’.

No era raro que los clérigos de las grandes iglesias de Alda realizaran el ‘Descenso del Espíritu Familiar’ al final de su sermón, aunque algunos sacerdotes de Alda estaban descontentos con esta práctica, pensando que era un espectáculo de los sirvientes de los dioses.

Pero parecía que la sacerdotisa de Vida pensaba favorablemente sobre ello.

«Darcia-san… ¡No, por favor, déjeme llamarle Darcia-sama!» dijo.

«No, ya sabes, sólo soy una trabajadora en un carrito de comida, Sacerdotisa-sama,» dijo Darcia.

No esperaba que la sacerdotisa reaccionara así, sin importar el público reunido.

«Por favor, llámeme ‘Paula’, Darcia-sama», dijo la sacerdotisa, agarrando la mano de Darcia, sus ojos brillaban como si fueran los de una jovencita.

A Darcia le entró un poco el pánico, aunque se suponía que estaba acostumbrada a recibir las miradas apasionadas y los vítores del público en sus conciertos.

¿Quizás es porque están tan cerca? Kanako-chan siempre se aseguraba de que el público no subiera al escenario… Tenía tanta suerte de tener a Bone-Man-san y a Mikhail-san en la seguridad, pensó Darcia para sí misma.

A pesar de que su sermón terminó, la emoción de la audiencia no pareció disminuir. Mientras Darcia miraba a la primera fila, vio a Vandalieu allí.

Su expresión no cambió como siempre, pero le dio el visto bueno. Probablemente pensó que su sermón era un trabajo bien hecho, incluyendo el hecho de que la Sacerdotisa Paula se aferraba a ella.

… en la situación opuesta, Darcia siempre pensaría que las acciones de Vandalieu eran un trabajo bien hecho. Tal vez se podría decir, de tal palo tal astilla.

«¡Darcia-sama, por favor, tómeme como su discípula!» dijo Paula.

«No, eso es… no puedo enseñar a una sacerdotisa… Umm, ¿qué hacemos?» dijo Darcia.

No podía decirle de repente sobre la región de la Cordillera Fronteriza, y la Habilidad ‘Descenso del Espíritu Familiar’ no era algo que se pudiera enseñar. Era una Habilidad que se podía adquirir volviéndose más devoto, cambiando las acciones cotidianas para seguir las enseñanzas de los dioses, y ajustándose a la forma de pensar de los dioses.

En otras palabras, sólo se podía decir a los seguidores devotos que «siguieran haciendo lo mejor posible».

Pero esta era una oportunidad para convertir a la Sacerdotisa Paula y al resto de los creyentes de Vida en la ciudad de Morksi a una postura anti-Alda.

«Lo haré, pero no soy una sacerdotisa oficial, así que… ¿te importa si decimos que somos amigas? Hablemos más sobre nuestra fe de ahora en adelante», dijo Darcia, decidiendo aceptar a Paula como amiga.

Con esto, la Iglesia de Vida, que no dejaba claro cuánta influencia tenía en el Reino Orbaume, no haría un escándalo por ello.

«Amigas… ¡Sí, es un honor, Darcia-sama!», dijo Paula, sobrecogida por la emoción y abrazando a Darcia.

«Así que no dejarás de usar ‘-sama’ con mi nombre», Darcia suspiró mientras devolvía el abrazo a Paula.

Estoy muy contenta de haberme contenido y haber usado sólo ‘Descenso del Espíritu Familiar’, pensó para sí misma.

No se sabe cuánta conmoción habría causado si hubiera convocado a la diosa ella misma en vez de a un espíritu familiar.


Las voces de alabanza de la mayoría de la audiencia reunida en la Iglesia Comunal no disminuyeron durante algún tiempo.

La Sacerdotisa Paula ya había mejorado la opinión pública de la religión de Vida en la ciudad de Morksi durante el incidente anterior donde una parte de las estatuas de Alda se desmoronó misteriosamente.

Mientras el sacerdote de Alda soltaba un grito y perdía el conocimiento, Paula había calmado a la gente, ordenó que el incidente fuera reportado al guardia, y se hizo cargo para asegurarse de que no cundiera el pánico.

Por supuesto, el mando volvió pronto al conde que gobernaba la región, pero la Sacerdotisa Paula había continuado haciendo esfuerzos para mantener a la gente tranquila incluso después de eso. La gente de la ciudad se había impresionado por su personalidad sincera y la forma en que trabajaba por el bien de la ciudad durante una situación de emergencia.

Y ahora, la gente estaba extremadamente emocionada por el sermón de Darcia.

A pesar de la atmósfera de excitación en la Iglesia Comunal, hubo algunos que rápidamente salieron con rostros pálidos. Uno de ellos era uno de los espías enviados por el señor de la región.

… Esto se ha salido de control. Pero la decisión del señor de abstenerse de intentar contener a esa mujer y a su hijo era correcta, pensó para sí mismo mientras se movía rápidamente por la calle, queriendo hacer su informe lo antes posible.

Si uno escuchaba sus palabras sin distraerse por el carisma de Darcia, la novedad de sus historias y su actuación con ‘Descenso del Espíritu Familiar’, estaba muy claro que su postura no era amistosa hacia la facción pacífica de Alda; de hecho, era exactamente lo contrario.

Los conceptos de que todas las razas de Vida deben ser reconocidas como personas, que la nueva tecnología debe ser aceptada, y que los Nidos del Diablo deben ser adaptados en lugar de ser combatidos.

Todas estas ideas estaban en contra de la religión de Alda.

Además, Darcia había usado el ‘Descenso del Espíritu Familiar’. Esta actuación fue suficiente para que el espía estuviera seguro de que Darcia podría convertirse en la líder de un grupo que se enfrentara a la facción pacífica de Alda.

Desde una perspectiva de estatus social, una Elfa Oscura que trabaja en un carrito de comida podría ser demasiado débil para usarla como líder, a pesar de su capacidad para usar el «Descenso del Espíritu Familiar». Pero si ella hiciera un movimiento, el hecho de ser la madre de un Dhampir se convertiría en un arma para ella.

Si Isaac Morksi ya hubiera creado una relación favorable con Darcia y Vandalieu, el Duque Alcrem, que era amigo de la facción pacífica de Alda, sospecharía que estaba tramando algo.

Sintiéndose orgulloso de la aguda perspicacia de su amo, el espía siguió corriendo por el camino.

Había otra persona caminando por la misma calle, con una mirada de determinación en sus ojos.

«Lo haré… puedo hacerlo si lo intento. ¡Lo haré!» murmuró.

El hombre, que iba vestido con harapos, se repetía sus palabras a sí mismo una y otra vez mientras caminaba hacia el barrio bajo.

El último grupo que salió de la Iglesia Comunal descontento fue Aggar y sus compañeros.

«¡Maldita sea, esto no es lo que nos dijeron!» dijo uno de ellos.

«Nadie nos dijo que iba a usar ‘Descenso del Espíritu Familiar’. Ya no podemos seguir las órdenes de Joseph», dijo otro.

Se habían reunido en la Iglesia Comunal bajo las órdenes de nadie; habían ido por su propia voluntad.

Esto no se debía a que fueran creyentes devotos que asistían regularmente a los sermones de los sacerdotes. Naturalmente, habían ido porque Darcia estaba allí.

Habían creído que Vandalieu no podría traer a sus monstruos a la Iglesia Comunal, y que los lacayos de Michael, el ‘Lobo Hambriento’, tampoco mostrarían sus caras allí.

Por supuesto, Aggar ya había recibido una severa reprimenda de su oficial superior por intentar hacer un movimiento sobre Darcia. El capitán de los guardias había visitado su casa a primera hora de la mañana y le había dado una reprimenda, seguida de una advertencia para que no se involucrara más con esa mujer y ese niño.

Si Aggar continuaba haciendo estas actividades anormales, se enfrentaría a la ira de alguien por encima de su capitán… posiblemente incluso del señor de la región.

Si seguía causando problemas, perdería su trabajo… En el peor de los casos, perdería la cabeza. Este pensamiento le había dado miedo durante un tiempo. Pero Aggar era el tipo de guardia que repetidamente aceptaba sobornos, pensando que estaba bien siempre y cuando no fuera atrapado, y sus compañeros fueran los mismos.

Diciéndose a sí mismos esto, habían elegido no escuchar la advertencia del capitán.

Pero no pudieron ocultar su conmoción al ver a Darcia convocando a un espíritu familiar.

«Si nos equivocamos, nos matarán», dijo uno de los compañeros de Aggar.

«Según los rumores, invocar a un espíritu familiar te da unos locos bonos de Valores de Atributo. Ni siquiera todos nosotros juntos seríamos capaces de tomarla en ese estado», dijo otro.

De hecho, ‘Descenso del Espíritu Familiar’ era una habilidad que mejoraba los Valores de Atributo del usuario. El cambio más notable que causó fue el aumento del Maná, pero también se incrementaron otros Valores de Atributos como la Fuerza y la Agilidad.

De esta forma, Aggar y sus compañeros, que sólo eran tan fuertes como un guardia ordinario, no podrían derrotarla aunque reunieran a docenas de otros como ellos… aunque en realidad, Darcia sería capaz de noquear fácilmente a cien caballeros, sin importar los guardias, sin siquiera convocar a un espíritu familiar.

Sin saberlo, el plan de respaldo de Aggar y sus compañeros de usar la fuerza estaba fuera de discusión. Se vieron obligados a aceptar el hecho de que estarían indefensos si Darcia se defendía.

Si la tomaban por sorpresa y le daban un solo golpe en la cabeza o en un órgano vital antes de que tuviera la oportunidad de usar una habilidad… Así pensaría un asesino, y de todas formas no era su objetivo.

«¿Y no sería malo meterse con ella? Podríamos recibir un castigo divino…» murmuró uno de los compañeros de Aggar.

La presión mental también era problemática. Si no se tenía una intención maliciosa hacia el usuario del ‘Descenso del Espíritu Familiar’, parecería simplemente un milagro divino, una maravillosa oportunidad de ser testigo del poder de un dios.

Pero para aquellos que, como Aggar, tenían mala voluntad hacia el usuario de la Habilidad, el ‘Descenso del Espíritu Familiar’ sólo causaba una sensación de presión. Inculcó un miedo a los dioses, que tenían el poder absoluto, un miedo que Aggar solía olvidar.

«¡N-No sean tan cobardes! No me voy a rendir. ¡Vamos a recibir nuestra paga de Joseph! ¡Si quieres salir, entonces sal de aquí!» Aggar se lo dijo a sus compañeros.

Como Vandalieu y los otros esperaban, Aggar y sus compañeros habían sido contratados con el dinero del Vice Maestro del Gremio Joseph. Y también como se esperaba, el objetivo de su tarea era ayudar a Joseph a acosarles… aunque había ido demasiado lejos para ser llamado mero acoso.

Aggar había estado planeando aprovecharse de esto y también hacer un movimiento sobre Darcia.

«Dices eso, Aggar, pero ¿realmente crees que seríamos capaces de hacer algo contra alguien que puede usar ‘Descenso del Espíritu Familiar’? Ella es definitivamente más fuerte que nosotros incluso sin usarla», dijo uno de los compañeros de Aggar.

«¿Qué? ¡¿Estás diciendo que perdería contra ella?!» Aggar exigió.

«¡¿De verdad crees que no lo harías?! Ella puede usar ‘Descenso de Espíritu Familiar’, ¡¿sabes?!»

En general, se creía que quienes podían utilizar la Habilidad ‘Descenso del Espíritu Familiar’ eran clérigos o héroes que habían recibido un entrenamiento estricto.

Si se pensara en términos de clases del Gremio de Aventureros, serían como mínimo de clase C.

En contraste, Aggar y sus compañeros estaban en algún lugar entre la clase E y el extremo inferior de la clase D. No había forma de que pudieran superar a Darcia, incluso con la estimación más conservadora de su fuerza.

«Dejémoslo, Aggar. Ha habido un número incontable de mujeres a las que no pudimos hacer nada en el pasado, ¿no es así? Ella es sólo otra más en la lista.»

«Si lo piensas, es una mujer a la que alguien tan peligroso como el ‘Lobo Hambriento’ tiene en sus manos. Me alegro de que no hayamos hecho una mala jugada y nos hayamos encontrado con un feo destino. ¡Pensémoslo de esa manera!»

«El capitán nos advirtió también… Es cierto que tomamos dinero de Joseph, pero no es una cantidad que valga ser despedidos de nuestros trabajos como guardias, ¿verdad?»

Aggar dio un suspiro de frustración. Puede que tengan razón, pensó.

Si se rindiera aquí y se quedara callado por un tiempo, podría volver a su vida de trabajar como guardia, ganando un ingreso razonable así como un poco más de sus actividades secundarias de vez en cuando. Tampoco tenía la obligación de devolver el dinero que había recibido de Joseph.

No había perdido nada. Sólo necesitaba renunciar a algo que no podía obtener.

No importa lo que haga, no está a mi alcance… no, espera, pensó Aggar.

Pensó en el comienzo de un plan que podría funcionar bien.

«Esa mujer hizo una donación al orfanato de los barrios bajos, ¿no?», le preguntó a sus compañeros. «El que allanamos hace unos diez años cuando el cura de Alda hablaba de comercio de esclavos o algo así. «

«Sí, lo recuerdo. Todavía éramos novatos en ese entonces, así que nos pusieron a vigilar y a cargar cosas. No estoy seguro de lo que pasó», respondió uno de sus compañeros, rememorando sus vagos recuerdos.

«Si recuerdo bien, nadie fue atrapado por ese alboroto. Creo que no encontraron nada, por lo que el capitán de los guardias de entonces se hizo responsable, y el sacerdote de Alda se quedó callado y fingió que no había pasado nada», añadió otro.

Los detalles que Aggar recordaba eran más o menos los mismos. Los guardias habían entrado en el orfanato y lo registraron, pero no encontraron nada, así que el caso se cerró por falta de pruebas.

Fue un incidente que la mayoría de los habitantes de la ciudad habían olvidado.

«¿Qué pasa con eso?» preguntó uno de los compañeros de Aggar.

«Bueno, en realidad robé una copia de la llave del orfanato en ese entonces. Pensé que podría ser útil algún día. Entraremos en el orfanato por la parte de atrás usando esa llave, y luego secuestraremos a algunos de los niños», sugirió Aggar. «Luego le diremos al mocoso Dhampir de esa mujer que venga solo si quieren ver a los huérfanos vivos otra vez, y que deje a sus monstruos atrás. Una vez que lo atrapemos, le diremos a la mujer…»

«¡Espera, Aggar, eso no suena como una buena idea!», dijo uno de sus compañeros, tratando apresuradamente de convencer a Aggar de esto.

«Sí, podemos encubrir el robo de monedas pequeñas tanto como queramos, y podemos silenciar a las mujeres. ¡Pero no podemos encubrir algo como lo que estás planeando!»

Aggar no quería escuchar ninguna de las quejas de sus compañeros.

«¡No tengas tanto miedo! Una vez que todo esté dicho y hecho, podemos hacer que el ‘Lobo Hambriento’ Michael cargue con la culpa. Es un matón para empezar. Sólo tenemos que inventar una historia sobre él cegado por el amor y eso será el final de todo», dijo Aggar. «Entonces, ¿qué va a ser? Lo haré aunque tenga que hacerlo por mi cuenta, ya sabes.»

Sus compañeros se preguntaban si las cosas irían tan convenientemente, pero su sentido del peligro parecía aflojarse por el hecho de que nunca habían sido atrapados por sus malas acciones hasta ahora.

Tal vez las cosas irían bien siempre y cuando no estropearan nada. Eso era lo que pensaban.

«T-Tienes razón. Muy bien, estamos dentro.»

Aggar se rió a carcajadas. «De eso es de lo que estoy hablando», dijo con una sonrisa vulgar.

Llevó a sus compañeros a su habitación para discutir los detalles del plan.

NTK: Y así es como planean sus muertes~


Esa noche, los carritos de comida del sucio callejón se habían transformado completamente.

Una mujer que siempre comía aquí después del trabajo se acercó, y sus ojos se abrieron de par en par por sorpresa.

«… ¿Qué es esto?» dijo.

No pudo evitar sorprenderse de que el carrito de comida que estaba tan acostumbrada a ver estuviera ahora limpio, y por alguna razón, había grandes corazones rosados dibujados en él.

«… B-bienvenida», dijo el dueño del carrito de comida con una ligera sonrisa.

La mujer se sintió aliviada al ver que era el mismo dueño que antes.

«Oh, eres tú, viejo. ¿Qué ha pasado con esta tienda? Estaba segura de que te habían llevado a otro lugar y que otro carrito de comida había ocupado tu lugar», dijo la mujer riendo.

«Bueno, hay circunstancias, ya ves…» murmuró el dueño del carrito de comida.

«¿Qué quiere decir con ‘circunstancias’? Tu carrito de comida está tan limpio, y este corazón es el símbolo sagrado de Vida, ¿no? ¿Estás copiando ese carrito de brochetas?»

«Eso es… exactamente correcto.»

¡¿»Qué»?! ¡¿De verdad los estás copiando?!»

«¡Cállate e inténtalo! Vas a tener lo de siempre, ¿verdad?» dijo el dueño del carrito de comida, entregando una porción de sopa.

La mujer estaba desconcertada, pero tomó el tazón como siempre lo hizo… y frunció el ceño al mirar su contenido.

«Viejo… huele mejor que la sopa de antes, pero ¿qué es este ingrediente púrpura?» preguntó.

La sopa de albóndigas que el carrito de comida había estado vendiendo ayer había sido reemplazada por una sopa con algunos objetos púrpura en su interior.

«He probado el sabor yo mismo. Sólo créeme y pruébalo», le aseguró el dueño del carrito de comida.

«Si tú lo dices… ¡Sabe mejor de lo que parece! ¡En realidad es más delicioso que lo que tenías antes! ¡Esta cosa púrpura también sabe más normal de lo que pensaba! ¡¿Qué es esto?!» preguntó la mujer.

«Carne de Goblin. Ese moco– ¿Cómo debería llamarlo…? Jefe, dice que es un plato Ghoul llamado Gobu-gobu.»

«Onee-san, tenemos sándwiches de Kobold aquí! ¡Ven y prueba! ¡Es tan bueno que hasta yo me sorprendí!» dijo el dueño de otro carrito de comida, llamándola.

«Tenemos carne frita por aquí. Es un Baum por un paquete, igual que antes, pero tenemos órganos de Goblin y Kobold a partir de hoy. Han sido procesados adecuadamente, así que ven y pruébalo», dijo el dueño de un tercer carrito de comida.

«E-espera. ¿Cuántas comidas se supone que debo probar en una noche?» dijo la mujer.

«Oye, este cliente todavía está disfrutando de mi sopa. ¡Guarda la tuya para después!», dijo el dueño del primer carrito de comida a los demás.

Estos negocios habían estado vendiendo alimentos al estilo de los barrios bajos como sopa hecha con albóndigas que contenían orejas de Goblin y Kobold desmenuzadas, sándwiches hechos con vegetales y carne de desecho, y carne de ratón y de pescado frita al estilo de los barrios bajos. Ahora habían renacido como negocios que vendían sopa de gobu-gobu, sándwiches de carne de Kobold al vapor envuelta en hojas de Kobol, y órganos salteados.

La carne de Goblin era maloliente y desagradable. Freírla y hervirla no cambiaba eso. Usar una montaña de especias caras la haría tan comestible como la carne ordinaria, pero… eso no sería asequible para los que no eran ricos.

Pero si la carne de Goblin se conservaba durante un día entero en el jugo de la hierba Gobubu, una hierba mágica que crecía en todas partes, la carne se volvía púrpura y se le quitaba su desagradable sabor y olor. Su superficie se volvió resbaladiza, creando una textura bastante extraña, pero no era incomestible. Así fue como se hizo la comida conservada conocida como Gobu-gobu.

Era un mejor ingrediente para la sopa que las orejas de Goblin y Kobold cuyo sabor había sido ocultado a la fuerza convirtiéndolas en albóndigas.

La carne de Kobold, al ser envuelta en hojas de Kobol que crecían sólo en lugares donde vivían los Kobolds y luego se cocinaba al vapor, perdía su olor y su carne dura y fibrosa se volvía blanda. El uso de la fruta de Kobol además de las hojas le daría un sabor aún mejor, pero eso pondría su precio lejos del alcance de los habitantes de los barrios bajos, por lo que sólo se había envuelto en las hojas.

Pero como la carne blanda de Kobol se había mezclado bien con la salsa tara y otros ingredientes, era un excelente relleno para sándwiches hechos con pan negro duro y pesado.

Y los órganos de Goblin y los órganos de Kobold también se sometieron al mismo proceso de eliminación de olores al ser horneados, por lo que se volvieron comestibles.

Cortados en trozos del tamaño de un bocado y fritos con salsa, era mucho más delicioso que la carne frita al estilo de los barrios bajos… y también más nutritivo.

Todos estos platos tenían el mismo precio y cantidad que sus versiones anteriores, y eran ligeramente más baratos que las brochetas de Vandalieu. Quizás hasta los curiosos que venían del distrito de luz roja los compraban, no sólo los habitantes de los barrios bajos.

«Pero Vandalieu-sama, ¿no podría haberles cobrado un poco más?» Chipuras le preguntó a Vandalieu, que estaba ocupado asando brochetas.

El hecho de que los otros propietarios de los carritos de comida vendieran sus nuevos productos al mismo precio que los antiguos, significaba que Vandalieu les había vendido carne de Gobu-gobu y Kobold al mismo valor que las orejas de monstruo que se podían comprar casi gratis y las verduras y carne de desecho.

«La carne de Goblin y Kobold tiene tan poco valor que los carniceros ordinarios se niegan a comprarla», dijo Vandalieu. «Y yo procesé los ingredientes para ellos esta vez, pero lo harán ellos mismos a partir de ahora.»

«Nos prometieron un poco una vez que obtengan algunas ganancias, así que está bien, Chipuras-san», dijo Darcia.

«… Normalmente, pedirías una parte de sus ventas totales. Creo que pedir un mero uno por ciento de sus beneficios después de deducir los gastos de almacenamiento y otros gastos es demasiado poco, pero… bueno, si nuestro objetivo es el trabajo misionero en lugar de los beneficios, entonces supongo que no hay ningún problema», dijo Chipuras.

Al hacer que los dueños de los negocios pintaran el símbolo sagrado de Vida en sus carritos de comida, la gente de los barrios bajos pudo darse cuenta de que estaban afiliados a Vandalieu y a la religión de Vida de un solo vistazo.

Eso era algo grande en sí mismo.

Vandalieu no esperaba ganar ningún seguidor apasionado sólo con eso. Pero sólo hacerles rezar una breve oración o pensar en Vida después de sus comidas sería suficiente.

Incrementar la fe de la gente de estas pequeñas maneras aún le daría fuerza a la diosa.

«Y difundir el hecho de que el Gobu-gobu y la carne asada de Kobold son platos de la cultura Ghoul es el primer paso para sentar las bases para proclamar que los Ghouls son una de las razas de Vida y no una raza de monstruos… Bueno, no es que haya algún Ghoul en los Nidos del Diablo por aquí ya», dijo Vandalieu.

«Usted pidió a los espíritus de los aventureros y a Miles-san que los encontraran y los invitó a mudarse a Talosheim, después de todo, Su Alteza,» dijo la Princesa Levia.

De hecho, no quedaba ni un solo Ghoul en los Nidos del Diablo alrededor de la ciudad de Morksi.

«Ahora todo lo que queda por hacer es amplificar la influencia de Van-kun en esta ciudad…» dijo Orbia.

Vandalieu dio un pequeño suspiro. «… En realidad no necesitábamos hacer eso al principio, pero sí. Nuestro plan original era sólo operar de forma conspicua un carrito de comida durante tres meses.»

Ahora que lo pensó, se suponía que sólo tenía que montar una tienda en la calle principal, comprar carne ordinaria de las tiendas mayoristas y vender brochetas que eran un poco más deliciosas que la comida ordinaria.

Pero parecía que el punto de inflexión del destino había llegado cuando Joseph puso sus ojos en Vandalieu en el Gremio de Comerciantes.

«Tienes razón. Pero me alegra que nos hayan puesto en este lugar. Es lo único que podemos agradecer a Joseph-san. Gracias a él, conocimos a Fang, nos hicimos amigos de la gente del orfanato y experimentamos muchas cosas buenas», dijo Darcia, sonriendo a Fang, que estaba vigilando desde la sombra del carrito de comida como de costumbre.

«Bueno, hay más cosas que hacer, pero tampoco me arrepiento», dijo Vandalieu. «Fang, Maroru, Urumi, Suruga, la cena está lista.»

Después de enfriar la carne cocida a una temperatura razonable, Vandalieu sacó la carne de las brochetas y la arrojó al aire, donde fue atrapada y comida por Fang y las ratas.

Los clientes que habían venido a comprar las brochetas sonreían y disfrutaban de esta vista.

Las Grandes Ratas Gigantes seguían en el Rango 2 y no se habían transformado en razas extrañas. Como había una rama del Gremio de Domadores en esta ciudad, los clientes no sentían ninguna aversión a las ratas.

Normalmente se aterrorizaban de Fang un Perro Negro de Rango 3, que era tan peligroso como un oso, pero… suprimía su Aura de Oscuridad que infundía miedo a los demás, por lo que no se veía diferente de un perro grande ordinario.

«Tal vez vaya de caza contigo mañana», dijo Darcia. «Tenemos que ahorrar mucha carne de Goblin y Kobold para la próxima vez, ¿no?»

«Sí… aunque puedo cultivar yo mismo las hojas de Kobol», dijo Vandalieu.

Fang dio un feliz ladrido.


‘Eres el único que puede hacerlo, el único al que podemos pedirle. Si te niegas, será nuestro fin; eres nuestra única esperanza.’

El hombre había escuchado tanto estas palabras que podrían haber hecho que sus oídos se pudrieran. Y en la mayoría de los casos, las cosas podrían haber sido manejadas por alguien que no fuera él mismo.

Incluso esta vez, la situación podría ser resuelta casi con seguridad por otra persona.

«Un Rey Minotauro ha reunido una horda, y el Gremio de Aventureros los ha perdido. Sé que las Cuchillas de Cinco Colores tienen las manos llenas con una prueba de Dios y todo eso, pero esto es algo que se puede manejar reuniendo algunos aventureros de clase A y B. Incluso si un Rey Minotauro reúne una horda, son monstruos que tienden a quedarse en manadas. Ciertamente hay tiempo para reunir las fuerzas necesarias para combatirlos», murmuró el hombre mientras caminaba solo.

Recordó la cara grasienta y sudorosa del Duque Alcrem, el hombre que le había hecho la petición.

Una aldea cerca del Nido del Diablo había sido arrasada hace un mes. A juzgar por el hecho de que todas las casas habían sido quemadas, se pensaba que había sido obra de la ‘Hiena’ Gozoroff y su banda de secuestradores, y una orden de caballeros al servicio del duque había sido enviada para cazar a la ‘Hiena’.

Pero la orden de caballeros nunca había regresado; de hecho, habían descubierto que una horda liderada por un Rey Minotauro existía en el Nido del Diablo cerca de la aldea destruida.

Y la orden de caballeros estaba liderada… o más bien había sido liderada, por la hija menor del anterior Duque Alcrem – en otras palabras, la media hermana del actual Duque Alcrem, aunque la diferencia de edades era más o menos la misma que entre un padre y una hija.

«El duque puede no haberlo querido, pero terminó dando una buena comida a un león hambriento», murmuró el hombre.

Al conocer la identidad del líder de la orden de caballeros, el Duque Alcrem había conseguido contactar con el hombre por casualidad, e hizo su petición.

«Pensar que podría hacer contacto con usted… Esta debe ser la voluntad de los dioses. Por favor, exterminen al Rey Minotauro y a su horda, y si mi media hermana sigue viva… no importa en qué estado se encuentre, dispóngase de ella.»

Una orden de caballeros no sería ciertamente débil, pero los Minotauros eran una raza superior de Ogros. Luchar contra una horda de monstruos liderados por un Rey Minotauro… sería una tarea mucho más difícil que cazar a la ‘Hiena’.

Y ahora que había pasado un mes sin noticias suyas, no había necesidad de imaginar su destino.

«Su predecesor me cuidó bien, y me pagaron bien por mi silencio. No es un mal trabajo, pero… es el nombre de su familia de duques que tiene tan querido, tan barato que sería empañado por su hermana que ha renunciado a sus derechos de sucesión al ser impregnada por un Minotauro?» se preguntó el hombre.

El dinero que se le pagó por el silencio podría haber sido utilizado para comprar una costosa poción, contratar a un curandero de primera clase y crear un artículo mágico que borrara los recuerdos más desagradables para su tratamiento.

Si todavía le preocupaba al duque, todavía había muchas otras opciones, como enviarla a un monasterio lejos de los plebeyos.

Estos pensamientos cruzaron la mente del hombre.

«Pero… supongo que no es asunto mío», se dijo a sí mismo.

Randolf ‘el Verdadero’, el aventurero de clase S que se había retirado públicamente de su deber y deseaba vivir en soledad, entró en el Nido del Diablo que contenía a la horda de Minotauros con su arco y flecha en la espalda y una daga de hoja fina en la mano.

NTK: Nueva wiafu?