Los que se arrastran en la noche y gritan en eco


Mientras Vandalieu y sus compañeros superaban los insignificantes planes de Joseph y Aggar, cierto hombre entró en un bar sin nombre entre el distrito de luz roja y los barrios bajos con sus compañeros de bebida… o mejor dicho, sus subordinados que se hacían pasar por tales.

«Bienvenido…» dijo una camarera sin entusiasmo.

Además de la desmotivada camarera, había un guardia en la puerta de aspecto fuerte pero aficionado, y un hombre que servía tanto de barman como de chef, que hablaba constantemente y sin embargo era tan poco amistoso que era increíble que aún no le hubieran despedido.

Incluso los clientes estaban satisfechos con las bebidas que habían sido diluidas para enmascarar el hecho de que el alcohol había sido fermentado durante demasiado tiempo.

«¿Su pedido? Si todavía se está decidiendo, le recomiendo el Slum Cocktail. Está hecho con el alcohol sobrante que nos dan de otros lugares, pero la mezcla de esta noche es buena. Seguro que estarás en el paraíso», dijo el barman, hablando una y otra vez en un tono sombrío.

«Un juego especial de vino tinto y queso de oveja, grande», dijo el hombre, haciendo su pedido sin entrar en la pequeña charla. «Lo compartiré con mis compañeros de bebida».

«… Estamos fuera de eso. Aunque tenemos vino blanco y queso normal», dijo el barman.

«No, quiero el vino tinto y el queso de oveja», insistió el hombre.

«Muy bien. Síganme al cuarto de atrás», dijo el barman, y con eso, llevó a los hombres a un cuarto sin ventanas y sin nada dentro excepto una mesa y sillas sencillas.

Pero uno de los subordinados del hombre presionó un botón, y una escalera que conducía abajo apareció en medio del piso.

«Vamos», dijo el hombre.

«Sí, ‘Serpiente Venenosa’ Erkid-sama», dijo el barman.

El hombre era la ‘Serpiente Venenosa’ Erkid. Como la ‘Hiena’ Gozoroff, era una figura muy conocida en el inframundo del Ducado Alcrem.

Y como Gozoroff, era el jefe de una rama inferior de una organización criminal sin nombre. Al final de las escaleras que conducían al subsuelo estaba el cuartel general de la organización… Al menos, a Erkid le habían dicho que éste era el cuartel general, y aquí es donde se reunía con el líder de la organización y los jefes de las otras ramas inferiores de la misma.

No hay garantía de que lo que me han dicho sea información verdadera, y no hay pruebas definitivas de que el jefe que he conocido sea el verdadero jefe y no un cuerpo doble. Debo decir que he hecho bien en meterme tan profundamente en una organización misteriosa, Erkid pensó para sí mismo sarcásticamente.

Pero no sentía ninguna insatisfacción hacia la organización. La organización proporcionaba muchas cosas, como el cultivo de materias primas, su refinamiento en drogas, rutas comerciales para vender las drogas, información sobre las investigaciones de drogas en curso.

Naturalmente, Erkid pagó a la organización una gran cantidad de dinero por estos servicios, pero… todavía le quedaba mucho dinero en mano.

Por eso no sentía ninguna insatisfacción… o al menos no la había sentido, hasta un momento antes.

Mientras Erkid y sus subordinados bajaban las escaleras y avanzaban por el pasillo, una mujer apareció ante ellos.

«Bienvenido, ‘Serpiente venenosa’ Erkid-dono. El líder está esperando más adentro», dijo ella.

Era una mujer Bestia que el líder de la organización había mantenido recientemente cerca de él, y su nombre era Belle. Se rumoreaba que era la nueva secretaria y amante del jefe. Pero Erkid pensó que probablemente era su guardaespaldas.

El vestido de noche, hecho de tela fina e incluso con largas aberturas a los lados, que revelaba su abundante pecho y la forma de sus caderas, parecía pertenecer a una prostituta de clase alta más que a una secretaria.

Pero mientras Erkid miraba su pelo demasiado corto para llegar a los hombros, sus ojos afilados y su postura que no dejaba huecos, Erkid se dijo a sí mismo que ella era tan capaz como él.

«Pero antes de entrar, ¿puedo preguntarle qué asuntos tiene con él?» preguntó Belle, enrollando su cola que era una característica distintiva de la gente Bestia tipo mono de bosque como ella, alrededor de su cuello como una bufanda. «No he escuchado nada más allá de que es un asunto urgente.»

Pero Erkid sonrió débilmente y se negó a responder. «Por supuesto, no perdería el precioso tiempo del líder. Pero es un asunto extremadamente importante… así que me gustaría decírselo directamente, en persona.»

Belle se quedó en silencio por un momento, y luego dejó escapar un suspiro. «… Muy bien, si insiste nada menos que usted, Erkid-dono. Por aquí», dijo ella, renunciando a obtener cualquier respuesta de Erkid y llevándolo a él y a sus subordinados más adentro.

Los ojos de todos los subordinados, excepto uno, estaban fijos en la blanca espalda de Belle y en su trasero, que rebotaba suavemente bajo su cola con cada paso que daba.

Pero Erkid se adelantó de repente y agarró por la fuerza la cola de Belle. Quizás no podía imaginar que el jefe de una rama inferior de la organización se atrevería a hacer tal cosa a alguien que era la secretaria y amante del jefe; no hizo ningún movimiento para evitar que le agarraran la cola.

Pero Erkid pudo ver que sus hombros temblaban.

«No sé si eres la favorita del líder o algo así, pero no seas tan engreída, perra mona. ¿Cuántas mujeres crees que el líder ha usado y desechado como basura? Te unirás a ellas tan pronto como se aburra de ti. Deberías estar adulándome mientras puedas, así que tal vez te use una vez que te dejen ir. Pero primero te cortaré esta molesta cola», gruñó Erkid, tirando de la cola de Belle como si amenazara con arrancársela, pero luego la soltó.

«… Por aquí», dijo Belle, tratando de seguir guiando a Erkid y a sus subordinados como si nada hubiera pasado.

NTK: Ah~ Ya valio~

Pero Erkid y sus subordinados no dejaron de notar que la sangre había drenado de su rostro ya pálido, haciéndolo aún más pálido.

Satisfecho, una leve sonrisa apareció en el rostro de Erkid una vez más mientras continuaba siguiendo a Belle, sin hacer ningún otro intento de tocarla.

En poco tiempo, llegaron a una gran puerta. No se habían encontrado con ningún otro miembro de la organización en todo el corredor.

Aunque este lugar se llamaba el cuartel general, el líder no siempre estaba aquí, y las autoridades nunca entrarían en este lugar, por lo que no había necesidad de que estuvieran presentes los guardias o las fuerzas de combate, aunque era posible que hubiera una bóveda en algún lugar y que hubiera contadores haciendo trabajo administrativo y que Erkid no hubiera sido informado.

Belle llamó a la puerta. «… Es Belle. He traído a la ‘Serpiente Venenosa’ Erkid conmigo», dijo.

«Entra», dijo la voz de una mujer desde dentro.

Detrás de la puerta, había una gran sala de reuniones. Sin embargo, sólo había tres siluetas esperando dentro.

«Erkid, dijiste que era un asunto urgente, pero… pareces estar de muy buen humor», dijo el viejo que estaba sentado en una silla que parecía un trono.

Aunque tenía una barba blanca, era visible incluso a través de su ropa que conservaba su cuerpo y lo mantenía musculoso. Este era el líder de la organización.

Las dos mujeres que estaban de pie detrás de él, una a cada lado, eran sus guardaespaldas.

La mujer de la derecha era una belleza; su cuerpo no era tan sensual como el de Belle, pero sin embargo era atractivo. Era claramente mayor que Belle en apariencia, pero su piel tenía un aspecto brillante que dejaba claro que su cuerpo no estaba en decadencia. Pero tenía una presencia extrañamente débil; no daba ninguna señal de que estuviera viva en absoluto.

En cambio, la mujer pelirroja de la izquierda tenía unos veinte años de edad, con un rostro estricto y hermoso. Llevaba una armadura de cuero que parecía hecha de piel de monstruo, y una espada larga colgaba de su cintura.

Y ambas llevaban gargantillas… o mejor dicho, collares. Erkid se preguntó si eran esclavas que el líder había adquirido de algún lugar.

También había una chica elfa de pie detrás del líder. Tenía el aire más puro de las tres mujeres, pero era una chica de aspecto ordenado que, sin duda, todavía podía ser llamada atractiva. Probablemente había un buen número de hombres que la preferían a la pelirroja y estricta mujer y a la mujer de mediana edad, de aspecto algo llamativo.

Pero no estaba armada, así que no parecía que fuera una guardia, y aunque no tenía un aspecto desaliñado, no parecía ser una de las amantes del líder. Tampoco llevaba un collar. Erkid había oído los rumores de que era una de las hijas ilegítimas del líder que había tenido con una mujer elfa.

Después de examinar rápidamente a la gente en la habitación, Erkid rápidamente hizo una reverencia antes de que el líder empezara a sospechar algo.

«Sí, me temo que… he venido a comprobar la gestión y el personal de la organización», dijo.

«¿Ese es su ‘asunto urgente’?», preguntó el líder.

«Pero por supuesto. ¿Por qué ha detenido mi plan para expandir mi negocio de drogas? El plan de tomar una aldea remota y convertir toda la aldea en una fábrica de drogas… ¿Había algo inadecuado en este plan?» Erkid cuestionó.

El plan de Erkid había consistido en utilizar la fuerza bruta para apoderarse de una aldea lejana que sólo era visitada por comerciantes una o dos veces al año, convertir a sus habitantes en esclavos y utilizarla para el cultivo y el refinamiento de drogas. Por supuesto, el Gremio de Comerciantes movería algunos hilos para cambiar a los comerciantes por los que trabajaban para la organización, y comerciar ilegalmente con drogas bajo el pretexto de negocios ordinarios.

Si las cosas hubieran ido bien, esto habría resultado en la mayor operación de producción de drogas en el Ducado Alcrem en unos pocos años.

El líder de la organización de repente había puesto un freno a ese plan. Había dicho que los controles de drogas se harían más estrictos o que otras organizaciones podrían interferir, y ordenó a Erkid que esperara y observara la situación.

La red de inteligencia de Erkid no había encontrado ninguna información sobre el reforzamiento de los controles de drogas ni nada sobre otras organizaciones.

«Creo que he explicado la razón. ¿No confía en mi mando?», preguntó el líder de la organización.

«No confío. Y eso no es todo. La ‘Hiena’ Gozoroff está bastante callada estos días, ¿no? Y parece que hay otras ramas inferiores de la organización que se están tomando un descanso», dijo Erkid.

«… Hay otras circunstancias en las que se encuentran las otras ramas inferiores», dijo el líder en un tono algo plano. «¿Hay alguna razón para que requiera su comprensión de cada una de ellas?»

Las mujeres guardaespaldas junto al líder miraban a Erkid con miradas peligrosas en sus ojos. La presencia casi invisible de la mujer de mediana edad no era ciertamente invisible ahora.

«Y… ¿quién es este ‘Lobo Hambriento’ Michael? Parece que le has dejado el trabajo de la superficie a él, pero nunca he oído hablar de él antes», continuó Erkid. «Por lo que he oído, Bella y las mujeres que tienes a ambos lados están dando órdenes en tu lugar. Tal y como están las cosas, no puedo confiar en ti como lo hacía antes.»

«Erkid, no me malinterpretes. No importa si confías o no en mí. Si confío en ti o no lo es. Eso es todo», dijo el líder.

Así eran las cosas en las organizaciones criminales. Pero al escuchar las palabras del líder, Erkid endureció su resolución.

«Ya veo… ¡Entonces dejaré de ser su subordinado, a partir de hoy! ¡Tomen esto, chicos!» Gritó, mirando a sus cuatro subordinados y levantando una mano.

El anillo en uno de los dedos de su mano alzada brilló por un momento, y de repente aparecieron espadas, hachas y lanzas.

«¡¿Una Caja de Objetos?!» Belle gritó.

«Erkid-dono, ¡¿pretende traicionarnos?!», exigió una de las otras mujeres.

Erkid sintió como si su corazón bailara de alegría. La organización había cambiado demasiado en tan poco tiempo, y ya no podía confiar en ella. Siendo así, sólo había dos opciones para asegurar su supervivencia – necesitaba separarse de la organización, o tomar el control de la misma.

Había hecho sus preparativos para esto. Había reunido individuos capaces, y como era poco probable que se le permitiera ver al líder mientras estuviera visiblemente armado, había comprado un Objeto Mágico que le permitiría introducir armas a escondidas.

Tres de los cuatro subordinados que había traído eran o bien aventureros de clase C o bien luchadores con una fuerza de combate equivalente a la clase C, que se habían hecho adictos a las drogas o habían caído en deudas.

El otro era un antiguo aventurero de clase B con una recompensa por sus malas acciones, como matar a sus clientes por encargo, pero había matado a muchos cazarrecompensas que habían venido a por él. Se le conocía como Abel el «Cazador de Cazrrecompensas».

El mismo Erkid era bastante hábil. Incluso si no podía hacerse cargo de la organización en este instante, sería capaz de hacer suficiente daño como para que no pudieran actuar por un tiempo.

Usaría esa apertura para establecer su organización de comercio de drogas de forma independiente y hacer preparativos.

La escena ante él prometía el cumplimiento de sus ambiciones… Erkid soltó una risa triunfal mientras veía a sus subordinados bajar sus armas contra el líder de la organización.

«Mujeres, si se rinden, ¡podría perdonarles la vida! Os tendré como mascotas, empezando por Belle… ¿Eh?», dijo sorprendido al darse cuenta de que las armas de sus subordinados, que se suponía que eran lo suficientemente fuertes para ser aventureros de clase C, no habían dañado el cuerpo del líder de la organización.

«¡¿Qu-Qué es esto?! ¡¿Una barrera mágica?!», gritó uno de los subordinados.

«¡¿Mi movimiento especial, ‘Cortador de Hierro’, no tuvo ningún efecto?!» gritó otro.

Una barrera transparente había aparecido, en torno a la chica Elfa… Melissa, que estaba de pie detrás del líder de la organización.

«No vale la pena proteger a este líder, ¿verdad?» Melissa dijo casualmente.

«No puedo mantener su estado de Live-dead si está demasiado herido, así que no digas eso», dijo el líder.

Los subordinados de Erkid continuaron tratando desesperadamente de atacarlos, pero todos fueron bloqueados por ‘Aegis’.

Y Abel, que era la carta de triunfo de Erkid… había sido derribado por las espadas de las dos guardaespaldas simultáneamente, y ahora estaba derrumbado en el suelo, esparciendo sangre por todas partes.

«Oye, ¿por qué vas a por este también?» dijo la guardaespaldas pelirroja, mirando a la de mediana edad.

«Porque parecía el más fuerte de todos, por supuesto», respondió la otra guardaespaldas. «Bueno, aún así era un pequeño alevín, sin embargo.»

«Bueno, lo que sea… ¡Empujes Infinitos!»

Y con eso, la pelirroja guardaespaldas… Eleanora, realizó una habilidad marcial de ‘Espadachín’ que desató un incontable número de empujones a una velocidad increíble.

Con su sangre salpicando el aire, los subordinados de Erkid se derrumbaron en el suelo.

«¡Ah! ¡Al menos deja a uno de ellos con vida! ¿Qué vas a hacer si mi Habilidad ‘Tortura’ se oxida?» dijo la otra guardaespaldas… Isla.

«Si tu habilidad se oxida por algo así, significa que eso es todo lo que hay en tu habilidad», dijo Eleanora. «Además, al que quieres torturar es a ese hombre que está ahí, ¿no?»

«Tan descarada… a pesar de que tu Habilidad ‘Espadachín’ no ha despertado en una Habilidad superior», Isla se regodeó.

«¡Kuh, me da justo donde me duele! ¡Siento que alcanzaré algo si voy un poco más lejos, ya sabes!» Eleanora protestó.

Habiendo presenciado la matanza de sus subordinados con impotencia, Erkid se quedó inmóvil, atónito. Su cerebro era incapaz de seguir el ritmo del cambio de situación, y había dejado de pensar por completo como resultado.

Sus subordinados habían sido un aventurero de clase B con una recompensa por su cabeza y tres hombres tan capaces como los aventureros de clase C. Deberían haber sido capaces de luchar al menos; Erkid ni siquiera se había imaginado que serían masacrados sin siquiera comprarle tiempo.

«Parece que estás desocupado. Muy bien, seré tu oponente,» dijo Belle… Bellmond.

En su estado de estupefacción, Erkid no pudo evitar que la cola de Bellmond le envolviera la pierna como una serpiente.

«¡¿Qué demonios, mujer simio?!» gritó sorprendido.

Al momento siguiente, Bellmond lo aplastó contra el techo de la habitación con sólo la fuerza de su cola.

Unos segundos después, ella lo golpeó contra el suelo. Y luego de nuevo. Erkid hizo varios viajes de ida y vuelta entre el techo y el suelo, jadeando de dolor cada vez.

Erkid se convirtió rápidamente de un joven aspirante a líder de una organización de tráfico de drogas a un hombre herido al borde de la muerte.

Justo cuando su cara empezó a volverse irreconocible, Bellmond se detuvo para quitarle el anillo del dedo.

«Me lo llevaré», dijo, y luego golpeó a Erkid con la cola una vez más y le soltó la pierna torcida al mismo tiempo, haciéndolo volar como un pedazo de basura.

Las comisuras de la boca de Melissa se movieron, mientras que Isla se inclinó hacia arriba con una sonrisa.

«¿No está muerto? Pensé que se suponía que lo atraparíamos vivo», dijo Melissa.

«Melissa, él todavía se aferra a la vida. Una vez que una persona se convierte en un aventurero de clase D, no muere tan fácilmente por cosas como esta. Parece que todavía no estás acostumbrada a lo resistentes que son los humanos de este mundo», dijo Isla.

De hecho, el pecho de Erkid todavía se movía débilmente arriba y abajo. Era probable que aún pudiera salvarse con una poción o con magia.

«… Parece que no puedo deshacerme de mi hábito de pensar en los humanos con el sentido común que se aplica en la Tierra y en Origen, aunque estoy bien con los monstruos y con ustedes», dijo Melissa.

«No has experimentado muchas batallas contra la gente desde que llegaste a este mundo, así que no se puede evitar. Te acostumbrarás a ello, te guste o no, muy pronto», dijo Eleanora. «Y lo más importante, ¿cómo es ese anillo de Caja de Objetos?», le preguntó a Bellmond.

Bellmond examinó el anillo de Erkid por unos momentos, y luego sacudió la cabeza. «Desafortunadamente, es una Caja de Objetos de baja calidad. Es probable que sólo sea capaz de contener unas pocas armas, aunque sigue siendo muy valioso.»

«… Podría haberla adquirido sólo porque tenía el tamaño adecuado para llevar algunas armas. Puede ser eficaz para los ataques sorpresa», dijo Eleanora. «De todas formas, parecías ser bastante dura con él. ¿Qué se te metió?»

«Sí, fue un ataque implacable viniendo de ti. Parece que te contuviste, pero… ¿pasó algo?» Melissa preguntó.

«No, nada», dijo Bellmond, sonriendo mientras se envolvía la cola alrededor del cuello como una bufanda una vez más.

Al oír su respuesta, Eleanora y Melissa supieron inmediatamente que Erkid había logrado provocar su ira.

Probablemente tenga algo que ver con su cola, pensó Eleanora mientras hacía contacto visual con Melissa.

No hay otra explicación, pensó Melissa, sabiendo que Eleanora estaba pensando lo mismo.

Mientras tanto, una esponjosa criatura emergió de la espalda del «líder» de la organización detrás de ellas… El Familiar Rey Demonio que había estado controlando su boca.

«Bueno, entonces, vamos a curar a este tipo e interrogarlo, y luego lo usaremos cuando destruyamos su organización», dijo el Familiar Rey Demonio. «Buen trabajo, todas».

Desde una puerta oculta en la sala de reuniones, los otros miembros de la organización que habían sido operados con el fin de transplantar fragmentos del Rey Demonio a sus cuerpos… Aberraciones, incluyendo la ‘Hiena’ Gozoroff, emergieron para llevar a sus futuros hermanos a la sala de procesamiento.

Erkid no sería castigado por la ley, pero probablemente continuaría una existencia en la que podría arrepentirse de sus malas acciones por toda la eternidad.

«Por cierto, Danna-sama… ¿Podría dejar de lado esta historia de que soy secretaria y amante?» dijo Bellmond. «No es que haya pasado nada», añadió.

El Familiar Rey Demonio miró hacia otro lado. «Pensé que menos gente trataría de seducirte si te convertíamos en la mujer del líder de la organización, pero… parece que no funcionó.»

Eleanora, Isla y Melissa asintieron con la cabeza mientras el Familiar Rey Demonio las miraba.

«Sólo me invitaron una vez. Tal vez la gente sigue tratando de encontrar información sobre el líder de la organización?» dijo Eleanora.

Isla soltó una risa desdeñosa. «Me invitaron cinco veces. Parece que tengo un encanto diferente como mujer, comparado con una chica como tú».

«Si parecer como si alguien pudiera ganarte con algunas palabras dulces es un encanto, entonces tal vez sea así», dijo Eleanora en respuesta.

«… Muchacha, te acompañaré en el entrenamiento de esgrima en forma de una batalla real. Haz un hueco en tu agenda.»

«No hagas eso. Si ustedes dos se entrenaran mediante una batalla real, esta base subterránea se derrumbaría», dijo Melissa. «Y siempre he estado cerca del líder de la organización, así que nunca me han invitado o han hecho que los hombres pongan sus brazos alrededor de mis hombros o mi cintura… aunque por alguna razón, parece que hay rumores de que soy su hija ilegítima».

«Sería mejor no usar este método de ahora en adelante», dijo el Familiar Rey Demonio… Vandalieu.

Parecía que cuando la unidad de una organización se aflojaba, los subordinados que buscaban derrocar al líder veían a sus mujeres como trofeos.

«Pensemos más cuidadosamente si hay otra oportunidad. Sin embargo, las rebeliones parecen haber terminado», dijo Vandalieu.

«Sí… porque casi no quedan líderes de las ramas inferiores. Los únicos dos que quedan son la ‘Rata Marrón’ y el ‘Buitre'», dijo Bellmond.

«Bellmond, ¿por qué tienen nombres aún más desagradables que la ‘Hiena’? ¿Qué clase de gente son?» preguntó Isla, frunciendo el ceño con desagrado.

Como zombi, quizás no le gustaban las criaturas que se alimentaban de los restos de los muertos.

«La ‘Rata Marrón’ es un anciano que es el jefe de un grupo de mendigos, y posee su propia red de información. Tiene su base en otra ciudad comercial, no en Morksi, por lo que es poco probable que dé la cara», dijo Bellmond. «El ‘Buitre’ controla el mercado negro de bienes robados. Tampoco está en Morksi, así que no se mostrará aquí».

«Tal vez podamos decir que los menos importantes han sobrevivido. Por cierto, me pregunto por qué todos los líderes de esta organización tienen Títulos con nombres de animales», dijo Eleanora.

«Quién sabe. Podría ser que los Títulos con nombres de animales conocidos por mucha gente son fáciles de adquirir», dijo Bellmond.

«… Esta es una región del norte. ¿Hay incluso buitres por aquí?» dijo Isla.

Ya no quedaban cazadores de humanos como la ‘Hiena’ Gozoroff, grupos de mercenarios u organizaciones de asesinos en la organización.

Vandalieu y sus compañeros los habían aplastado a todos.

Al principio, Vandalieu sólo tenía la intención de utilizar la organización para reunir información, pero no había podido pasar por alto los planes malvados como el plan de Erkid de apoderarse de todo un pueblo, así que los había detenido. Cuando los líderes de las ramas inferiores desobedecieron o intentaron derrocar al líder de la organización como Erkid, fueron aplastados.

Los únicos que quedaban eran la ‘Rata Marrón’ y el ‘Buitre’.

«Siento cambiar de tema, pero no vas a usar la poción de sangre para tratar las heridas de la ‘Serpiente Venenosa’, ¿verdad? Podría ser problemático si se convirtiera en un Humano Oscuro y escapara», dijo Melissa.

Ella había presenciado directamente a los humanos consumiendo una parte de Vandalieu, incluyendo a Doug, y transformándose en miembros de una nueva raza. Parecía temer que lo mismo pudiera suceder en Erkid.

«No tienes que preocuparte por eso. Lo probamos con la gente de las ramas inferiores de la organización que capturamos viva», dijo Isla. «Incluso cuando bebieron la preciosa sangre de Vandalieu-sama y se les implantaron directamente los fragmentos del Rey Demonio, no se transformaron en una nueva raza… aunque sí se convirtieron en Aberraciones».

El resultado de transplantar materiales hechos de los fragmentos del Rey Demonio a un humano vivo fue una «Aberración», una marioneta de carne que no tenía voluntad propia. Habían recibido los fragmentos de Vandalieu como Doug y Luciliano, pero eran seres completamente diferentes.

Tal vez recordando los gritos de las víctimas mientras se transformaban en estas Aberraciones, una sonrisa de alegría apareció en el rostro de Isla.

«Sí, así fue para las Aberraciones que se llevaron la ‘Serpiente Venenosa’… así que probablemente estará bien. Pero me pregunto cuál es la diferencia entre él y Doug», dijo Melissa.

«… No lo compares con la escoria que haría cualquier cosa para beneficiarse de la venta de drogas. Si lo supiera, no creo que le gustara mucho, incluso si supiera que estás hablando de su raza y constitución más que de su personalidad», dijo Bellmond.

Parecía que realmente consideraba a Erkid como una absoluta sabandija.

«¿La diferencia entre ellos? Eso es obvio. Es si han recibido o no la guía de Vandalieu-sama. ¡Sólo aquellos que han entregado sus cuerpos y corazones a Vandalieu-sama pueden avanzar a una nueva etapa!» Eleanora dijo animadamente.

Antes, Melissa no habría creído en palabras tan espirituales.

Pero asintió con la cabeza. «Tal vez tengas razón», dijo. «Los Estados existen en este mundo, y las guías los afectan, así que la espiritualidad no se limita sólo a la mente. No sería extraño que esto afectara si alguien muta o no.»

Tal vez al sentir algo peligroso en la forma en que Eleanora había expresado las cosas, el pelaje del Familiar Rey Demonio tembló un poco.

«Melissa puede tener razón, pero no lo expresemos de esa manera, Eleanora. Nos hace parecer una secta», le dijo Vandalieu. «Y tampoco tienes que ofrecerme tu cuerpo y tu corazón».

«Bueno, Vandalieu-sama es humilde como siempre», dijo Eleanora, luego su expresión se volvió repentinamente seria. «Pasando a otro tema, la organización que está siendo manipulada por Birkyne no está haciendo ningún movimiento todavía, ¿verdad? Ha pasado una semana desde que Vandalieu-sama hizo público el hecho de que es un Dhampir. Ya deberíamos haber escuchado alguna información»

Birkyne fue el padre de Eleanora como Vampiro, el último de los Vampiros de Raza Pura que adoran a Hihiryushukaka, el dios malvado de la vida alegre. Actualmente gobernaba la organización Vampírica de Bahn Gaia. Parecía que la influencia de su organización no había llegado a la ciudad de Morksi, pero era casi seguro que sus subordinados estaban presentes en otras ciudades del Ducado Alcrem.

Vandalieu se había revelado en una ciudad comercial donde viajaba un gran número de personas, así que las noticias deberían haber llegado a los subordinados de Birkyne, pero…

«Parece que ningún vampiro ha entrado en la ciudad todavía. He convertido una parte de las murallas de la ciudad en Golems de vigilancia, y he puesto un sistema de vigilancia de No Muertos alrededor de la ciudad», dijo Vandalieu. «Los espíritus tampoco han encontrado a nadie sospechoso, excepto los espías del señor de la región y los peones de Joseph.»

«Tampoco hay nada en la información de las ramas inferiores que aún están activas», dijo Bellmond. «Eleanora, deberías ser la que más sabe sobre la forma en que ese hombre piensa.»

«¿No sabes nada? Eras su favorita, ¿no?» añadió Isla.

«Es verdad», dijo Eleanora con una sonrisa amarga. «Pero aunque yo era su favorita, no jugué un gran papel en la organización. Es sólo que Birkyne me supervisaba directamente. Ni siquiera tenía subordinados. Quizá Bellmond no lo sepa, pero tú sí, Isla».

«Dices eso, pero… cuando yo estaba viva, no éramos conscientes de las circunstancias que enfrentaban las otras facciones. Y si eres líder en una posición alta como la mía, no te interesa alguien que sólo es la favorita de Birkyne», dijo Isla.

Aunque se había dicho que Eleanora era muy prometedora, no era más que una simple Vampiro. Tal vez esa era la diferencia entre ella y alguien como Isla, que había adquirido un Título como persona de confianza de un Vampiro de Raza Pura.

En cuanto a Bellmond, había pasado la mayor parte del tiempo después de convertirse en Vampiro administrando la casa de seguridad de Ternecia en el lago subterráneo. Naturalmente, ella no sabía nada.

«Podría ser que esté teniendo más dificultades de las esperadas con la reorganización de la facción de Gubamon ahora que Miles y los otros Vampiros principales no están en ella», sugirió Vandalieu. «O quizás… los subordinados de Birkyne ya están en realidad dentro de la ciudad. Los que no son vampiros, no hacen malas acciones y ni siquiera saben que están trabajando para él.»

«Ya veo», dijo Melissa, asintiendo con la cabeza. «Alguien envía una carta a un familiar describiendo los eventos de la ciudad. El miembro de la familia que recibe esta carta ordinaria ya es un subordinado de los Vampiros, y filtra la información a lugares que no pretenden. Ese tipo de método, eh. Eso no sería captado por nuestra red de información».

«… Eso suena como el tipo de método que le gustaría a Birkyne», dijo Isla. «Parece que tiene tendencias narcisistas, así que le encantaría hacer trucos que le hicieran parecer inteligente».

«Era sólo una sugerencia de una posibilidad», dijo Vandalieu.

«No, Vandalieu-sama. Ahora que lo pienso, no sé cómo me encontró cuando era una esclava que había sido vendida a una mina. No es como si hubiera reunido a sus subordinados en lugares al azar», dijo Eleanora. «Creo que es seguro que esconde a estos subordinados humanos en lugares donde la gente se reúne.»

Si tenía razón, Birkyne ya sabía que Vandalieu estaba en la ciudad de Morksi. Siendo así, es casi seguro que estaba planeando algo.

Si ese plan era evitar y esconderse de Vandalieu para sobrevivir, entonces este plan fue un fracaso, pero… si estaba planeando buscar una oportunidad para atacar…

«Necesitamos fortalecer nuestra vigilancia sobre la ciudad después de todo. Todo el mundo, por favor, manténgase alerta», dijo Vandalieu.

«¡Sí, Vandalieu-sama!» Eleanora respondió.

«… Ah, olvidé preguntar. ¿Qué planeamos hacer con Joseph y Aggar?» preguntó Bellmond.

«No tenemos tiempo para tratar con ellos, así que los dejaremos en paz. No sé si el Vice Maestro del Gremio de Comerciantes puede acosarnos más de lo que ya lo hace, pero estoy seguro de que el señor de la región hará algo si se pasa de la raya,» dijo Vandalieu.


En un lugar oscuro, lejos de la ciudad de Morksi, Birkyne estaba leyendo un informe escrito.

«Esto es una buena señal», se murmuró a sí mismo.

Como Eleanora había adivinado, él sabía que Vandalieu estaba en la ciudad de Morksi. Por la descripción de la aparición del «Lobo Hambriento» Michael, se había dado cuenta de que era Miles, el antiguo subordinado de Gubamon. También sabía que Vandalieu estaba con una Elfa Oscura que se llamaba ‘Darcia’.

Sin embargo, tenía un sinfín de preguntas sobre esta información.

«Así que Miles ha cambiado de bando… pero ¿por qué es capaz de caminar bajo la luz del sol? Quizás usó un hechizo o un Objeto Mágico durante la batalla contra las Quince Espadas Malignas para resistir la luz del sol por un corto tiempo, pero está acechando en los callejones de la ciudad a mitad del día. ¿Podría ser que haya adquirido la Habilidad ‘Resistencia a la Luz Solar’ como lo hizo Valen?» Birkyne murmuró. «Y la Elfa Oscura que se llama a sí misma por el nombre de la madre del Dhampir. ¿Quién es ella? El cadáver de la madre fue quemado en la hoguera y convertido en cenizas, por lo que es poco probable que sea una No Muerta… ¿Ha traído un pariente de aspecto similar a la Elfa Oscura desde la tierra natal de su madre? Si es así, ¿para qué?»

A pesar de ser un Vampiro de Raza Pura con el conocimiento que viene de haber vivido por más de cien mil años, Birkyne no habría sido capaz de imaginar que Vandalieu había mutado a Miles en un Vampiro Abisal Noble-born.

Pero hizo una suposición correcta respecto al otro misterio que estaba considerando.

«No, ella debe ser la verdadera madre. Si las reliquias de Zakkart estaban escondidas en algún lugar dentro de la Cordillera Fronteriza, entonces la ‘Raíz de la Vida’ podría haber sido preservada. Así que la usó y la resucitó…»

Antes de la batalla entre Vida y Alda, Birkyne había sido un Vampiro de Raza Pura que adoraba a Vida. Por lo tanto, podía imaginar hasta cierto punto lo que había dentro de la Cordillera Fronteriza.

«En ese caso, provocar problemas con Vandalieu no es el movimiento correcto después de todo. Esperaré y observaré un poco más», decidió Birkyne.

«¿Estás seguro de que no debes hacer nada? Quizás podríamos avanzar en nuestros planes, usando a nuestros subordinados y enviando nuevos humanos bajo nuestro control?» sugirió su subordinado Mortor, un Vampiro Noble-born que había nacido como Enano.

«Es crucial que no hagamos nada», respondió Birkyne. «Es una coincidencia que apareciera en la ciudad de Morksi, pero ha planeado las cosas para que sus planes tengan éxito sin importar dónde los lleve a cabo. Y aunque no hagamos nada, mi adorable marioneta se acercará a Vandalieu. Naturalmente, con intenciones puras e incorruptas. Vandalieu es de buen carácter. Lo sabes por nuestras investigaciones, ¿no? Aunque no actúe, mostrará compasión hacia mi marioneta, la salvará y se acercará tanto a ella que no podrá abandonarla aunque se dé cuenta de la verdad», dijo con una sonrisa al recoger su copa de vino. «Es entonces cuando debemos actuar», dijo mientras vaciaba la copa de su contenido carmesí.


El Conde Isaac Morksi dio un grito al oír el informe de sus espías en su oficina.

«¡¿En qué diablos está pensando mi estúpido tío?!», gritó. «¡Que el superior directo del guardia lo reprenda! ¡Si desobedece sus instrucciones, lo enviaré a otra ciudad! En cuanto a mi tío, ¡le escribiré una carta! Dale la carta directamente, asegúrate personalmente de que la haya leído, y si se niega a leerla o, Dios no lo quiera, la rompe en pedazos sin leerla, inventa algunos cargos por insultar la dignidad de su señor y lo traen aquí!»