Una semana tranquila para el Rey Demonio

Isaac Morksi, el actual Conde Morksi, estaba de mal humor.

Hace dos días, un misterioso incidente había ocurrido en la Iglesia Comunal… Una instalación para que los creyentes oren a las estatuas de múltiples grandes dioses y sus dioses subordinados con muchos seguidores. Isaac había estado ocupado todo el día anterior investigando este incidente y haciendo planes para el futuro cercano.

Una parte de la estatua de Alda se había roto repentinamente, y un devoto sacerdote de Alda había perdido el conocimiento. Un noble insensato y tonto habría atribuido esto a la degradación de la estatua y a la mala salud del sacerdote, pero Isaac estaba tratando el incidente seriamente.

Había pedido la cooperación de los sacerdotes de los dioses que no fueran Alda de la Iglesia Comunal, el Maestro del Gremio de Magos, el Maestro del Gremio de Aventureros y el mago que era empleado personalmente por su familia de condes. No era exagerado decir que todos los individuos inteligentes de Morksi se habían reunido para ayudarlo con esto.

Pero era difícil decir que su investigación y discusiones conjuntas fueran muy fructíferas.

Es probable que la causa del incidente no se encontrara en la ciudad, ni en ningún lugar del dominio Morksi, ni siquiera en el Reino Orbaume. Habían llegado a la conclusión de que probablemente algo le había sucedido a los dioses… En particular, a Alda, el dios de la ley y el destino, y a Curatos, el dios de los registros.

Habían concluido esto, pero… al mismo tiempo, habían llegado a la conclusión de que no había nada que hacer al respecto.

Isaac era uno de los nobles más poderosos del Ducado Alcrem. Una ciudad de comercio estaba en su dominio, y tenía fe en su poder económico. El ejército que empleaba era considerablemente poderoso.

Sin embargo, seguía siendo sólo un humano. No era un héroe que pudiera intervenir en los asuntos de los dioses y resolver sus problemas, ni sabía de la existencia de tales héroes.

Por lo tanto, no tenía forma de saber si incidentes similares volverían a ocurrir en el futuro.

Lo que Isaac y sus subordinados podían hacer era calmar a la gente y decirles que no ocurrirían más eventos anómalos, mientras que también se preparaban para tomar rápidamente el control de la situación si tales eventos volvían a ocurrir.

La única otra cosa que podían hacer era preparar estatuas de respaldo para reemplazar las rotas. Las estatuas de los dioses no eran simplemente estatuas; tenían el papel de entregar la adoración y las oraciones de la gente a los dioses.

Esto parecía ser el motivo por el cual las estatuas se veían afectadas cuando algo le sucedía a los dioses. Las escrituras que contienen los símbolos sagrados de los dioses, los patrones decorativos y las enseñanzas también cumplían el mismo papel, pero Isaac y sus subordinados asumieron que las estatuas de los dioses se afectaban más fácilmente.

Todas estas eran conjeturas, pero no se podía evitar que sólo hicieran conjeturas y suposiciones. No había forma de que los mortales supieran de los asuntos de los dioses.

Sin embargo, de acuerdo con sus conjeturas y suposiciones, las estatuas a las que no se dirigían la adoración y las oraciones de la gente probablemente no serían dañadas en caso de que algo le sucediera a los dioses.

Por eso Isaac había ordenado a los albañiles que prepararan estatuas de respaldo de cada estatua en la Iglesia Comunal a fin de prepararse para la posibilidad de que un incidente similar volviera a ocurrir. Estas estatuas se cubrirían con telas y se guardarían en almacenes hasta que fueran necesarias. Con esto decidido, Isaac había terminado la reunión con sus subordinados.

Si este incidente ha ocurrido en toda la nación, no, en todo el continente Bahn Gaia, los albañiles y escultores van a hacer una matanza, había pensado Isaac mientras se acostaba tarde en la noche.

Por supuesto, le había pedido a su ama de llaves que lo despertara más tarde de lo habitual.

Pero Isaac se había despertado a la misma hora de siempre, y ahora miraba descontento a su ama de llaves.

«… Parece que todavía es temprano», dijo bruscamente.

«Mis disculpas, Maestro. Hay un asunto grave que requiere su atención «, dijo el ama de llaves.

«¿Un asunto serio? ¿Vas a decirme que las estatuas de Vida son las siguientes que se han roto?», dijo Isaac, todavía medio dormido mientras permitía que sus criadas lo vistieran.

«No, ha habido un informe… Un Dhampir ha aparecido en la ciudad de Morksi,» dijo el ama de llaves.

«Ya veo, un Dhampir ha aparecido. Eso es algo muy serio… ¡¿Espera, qué?! ¡¿La Srta. Selen se está quedando aquí?!» Exclamó Isaac, abriendo de repente sus ojos.

La única Dhampir conocida en el Reino Orbaume era Selen; él asumió que ella se quedaba en la ciudad.

Como era miembro de una rara raza, nació con el destino de ser el blanco de los vampiros y de la facción radical de Alda, y aunque había algunas cosas en ella que atraían la simpatía, era una mera plebeya.

Sin embargo, aunque sus guardianes habían pasado más de un año dentro de una Dungeon, eran Heinz y su grupo, que eran aventureros de clase S y nobles honorarios.

Si algún tipo de problema ocurría durante la estancia de Selen y algo le sucedía… El solo pensamiento era aterrador.

Si un individuo así se quedaba en la ciudad de Isaac sin su permiso, era un asunto muy serio.

«No, el Dhampir en cuestión no es la Señorita Selen. Según el informe de los empleados del Gremio de Comerciantes, se trata de un joven llamado Vandalieu Zakkart», dijo el ama de llaves.

«¿Qué? Entonces, hay otro Dhampir… Espera, hay muchas cosas que no entiendo. Dejando de lado su nombre, tiene un apellido… ¿Y es Zakkart? » preguntó Isaac.

En muchas de las naciones de este mundo, sólo la realeza y los nobles usaban apellidos; los plebeyos no tenían ninguno. En el Reino Orbaume no estaba prohibido que los plebeyos usaran apellidos, pero… las personas que lo hacían eran o bien individuos patéticos que pretendían ser nobles, o descendientes de familias nobles que se negaban a admitir la ruina de su casa, o estafadores.

Entonces, ¿por qué este Dhampir tenía un apellido, el nombre del ‘Campeón Caído’ Zakkart?

«¿Por qué? No hay manera de que este nombre se muestre en su Estado… Si es un fanático adorador de Zakkart, puede ser peligroso», dijo Isaac. «No, espera, ¿qué hacía un Dhampir en el Gremio de Comerciantes en primer lugar?»

«Parece que visitó a su madre, una Elfa Oscura, para hacer un registro temporal. Nadie comprobó su Estado para el registro temporal», dijo la ama de llaves.

«También es un poco sorprendente que su madre sea una Elfa Oscura… ¿Un registro temporal? … ¿Por qué?»

«Parece que pretende ganarse la vida vendiendo brochetas a la parrilla en un carrito de comida, de todas las cosas.»

«Vendiendo brochetas a la parrilla con su madre… Una madre Elfa Oscura y un hijo Dhampir. ¿No es posible que la madre sea una estafadora que simplemente está haciendo uso de su hijo que nació con ojos de color extraño, o que le está haciendo usar un ojo artificial?» Isaac sugirió.

«No, la recepcionista a cargo aparentemente confirmó que las garras crecen de las puntas de los dedos del niño. Es inconfundible que es un Dhampir», dijo la ama de llaves.

«Ya veo… ¿Qué hizo este Dhampir después de completar su registro temporal? ¿Visitó el Gremio de Aventureros? ¿No buscó la protección de alguien?» Preguntó Isaac.

«Según el informe… compró carbón y carne en una tienda para usarlos en su carrito de comida. Después de eso, compró una sola casa con un historial cuestionable que le recomendó el Gremio, y ahora está operando su carrito de alimentos en su posición designada en un callejón trasero que conecta el distrito de luz roja con los barrios bajos,» informó el ama de llaves. «Parece que no ha visitado el Gremio de Aventureros ni ha buscado a nadie que lo proteja. Sin embargo, se ha puesto en contacto con el hombre conocido como el ‘Lobo Hambriento'»

Después de escuchar lo que Vandalieu había estado haciendo ayer, Isaac frunció el ceño.

«… Aparte de esa última parte, todo es tan extraño que no sé qué pensar», murmuró.

No podía comprender ninguna de las acciones de Vandalieu, y esto empeoraba su estado de ánimo.

Isaac pensó que un niño Dhampir sería débil, y que la gente apuntaría a quitarle la vida. De hecho, incluso después de estar bajo la protección de las Cuchillas de Cinco Colores, Selen había sido blanco de los Vampiros en muchas ocasiones, así como de secuestradores contratados por traficantes de esclavos ilegales y nobles con deseos perversos.

Por eso Isaac pensó que las opciones más plausibles para un niño Dhampir después de llegar a la ciudad Morksi, sería buscar la protección del señor de la región, el propio Isaac, o de organizaciones confiables como las Iglesias o el Gremio de Aventureros. Eso, o podría ocultar su identidad.

El muchacho parecía haber guardado silencio sobre el hecho de que era un Dhampir cuando entró en la ciudad, después de todo. Sin embargo, Vandalieu había ido al Gremio de Comerciantes de todos los lugares, y reveló lo que era.

El Gremio de Comerciantes no era exactamente un caldo de cultivo para el crimen, pero… no era una organización a la que uno consideraría pedir protección contra la amenaza de los Vampiros.

Y el muchacho Dhampir ni siquiera había buscado protección en absoluto; había hecho un registro temporal y comenzó un negocio de carritos de comida de todas las cosas. Además de eso, había poseído suficientes fondos para comprar una casa entera. No importaba lo barata que fuera la casa, con ese dinero habría podido vivir en una posada barata durante varios años.

«Para resumir, un Dhampir que se llama a sí mismo con el apellido ‘Zakkart’, que parece no tener problemas financieros en su vida cotidiana en un futuro previsible, ha iniciado un negocio de carritos de comida con su madre, la Elfa Oscura. Si no fueras tú quien lo reporta, no te creería», dijo Isaac. «Entonces, ¿sabemos por qué el ‘Lobo Hambriento’ se ha puesto en contacto con él?»

El ‘Lobo Hambriento’ Michael era el hombre que había aparecido recientemente en la cima del inframundo de la ciudad. Como señor del lugar, Isaac creía que debía ser cauteloso con él. No porque Miles estuviera probablemente pensando en algún plan escandaloso, sino porque estaba muy por encima de la posición que ocupaba.

El análisis de la información reunida por sus subordinados le dijo a Isaac que la fuerza de Michael era al menos la de un aventurero de clase B, y sin embargo, por alguna razón, no era más que el jefe de un grupo de matones. Si lo deseaba, podría haber sido nombrado caballero, convertirse en barón honorario o encontrar un empleo como guardia personal de un noble o rico mercader.

Incluso si tenía un sucio pasado que le impedía hacerlo, cazar unos pocos monstruos al mes que fueran más débiles que él en un Nido del Diablo o en una Dungeon seguramente le haría ganar más que liderar un grupo de matones y extorsionar a los mercaderes por el espacio.

Un individuo tan capaz había aparecido repentinamente en esta ciudad, sin evidencia alguna de que hubiese visitado ninguna otra ciudad o pueblo cercano.

El ‘Lobo Hambriento’ Michael era una persona siniestra con un pasado desconocido y demasiada fuerza para ser un mero jefe de un grupo de matones.

¿Qué planeaba hacer después de entrar en contacto con un misterioso Dhampir?

«Según alguien que se escondía en el distrito de luz roja, estaba seduciendo a la madre del Dhampir», dijo el ama de llaves.

«… Ya veo, ya veo. Entonces, él estaba simplemente coqueteando», murmuró Isaac. «¿Hay alguna razón para creer que este Vandalieu y el recientemente aparecido ‘Lobo Hambriento’ Michael se conocían antes de todo esto?»

«No, fue Joseph-dono quien ordenó que su carrito de comida fuera colocado en el territorio del ‘Lobo Hambriento’, así que no creo que sea el caso».

Isaac chasqueó su lengua. «Mi tío»

El tío de Isaac, Joseph, uno de los Vice Maestros del Gremio de Comerciantes, era una molestia para él.

No tenían una buena relación, pero no merecía la pena ir tan lejos como para llamarlo enemigo. Su comportamiento cotidiano era un poco desagradable, y a menudo acosaba a miembros del gremio que no le gustaban tanto como podía sin romper ninguna regla, pero como tal acoso estaba dentro de las reglas, no se le castigaba.

Pero aunque no podía ser castigado, eso disminuía su valor dentro del Gremio. Por eso no podía ascender al puesto de Maestro del Gremio, no importaba cuántos años pasaran… aunque de todas formas no tenía la habilidad o capacidad adecuada para hacerlo.

Joseph estaba resentido con Isaac, bajo la impresión de que esto era obra de Isaac, lo que empeoraba su relación. Sin embargo, Isaac no se vio afectado negativamente por esto de ninguna manera, y no podía crear ninguna excusa para castigarlo, por lo que no tenía otra opción que dejarlo en paz. Esta era la espiral sin sentido en la que estaba su relación.

«¿Qué está pensando ese maldito mapache? Es cierto que el chico es un plebeyo, aunque sea un Dhampir, pero… eso sólo es cierto por el momento. Según los registros, son una raza que muestra un tremendo talento en la edad adulta, y Su Excelencia el Duque Alcrem es un oportunista. Seguramente le gustaría mantener una buena apariencia para las renombradas Cuchillas de Cinco Colores», murmuró Isaac. «A pesar de ello, ha hecho algo que le ganará el odio de los Dhampir. ¿No ha considerado la posibilidad de que su cabeza sea la primera en volar dentro de varios años?»

Vandalieu era un plebeyo, pero Joseph también era un plebeyo en la actualidad. Con la autoridad de un duque, sería posible decapitar a un plebeyo por un crimen adecuado, especialmente a un plebeyo que era detestado por los que le rodeaban.

Isaac dejaba en paz a Joseph por la simple razón de no querer crear un mal precedente de que un señor del reino se inmiscuyera en los asuntos personales de un Vice Maestro de un gremio en su ciudad.

«No sé lo que ese hombre está pensando, pero… quizás cree que las Cuchillas de Cinco Colores han perecido dentro de la Dungeon. Este es el segundo año que han estado dentro, después de todo,» dijo el ama de llaves.

«Hmm… siendo así, la influencia de la facción pacífica de Alda también se vuelve incierta,» dijo Isaac.

«También, por favor, absténgase de usar la frase ‘maldito mapache'».

«Está bien. Pero al final, no sabemos nada sobre el chico. No hay duda de que está planeando algo».

Era absolutamente seguro que Vandalieu estaba planeando algo. Había algún propósito en su serie de movimientos a partir de su registro temporal en el Gremio de Comerciantes. Pero Isaac no tenía ni idea de lo que podría ser.

Sin embargo, sería demasiado descuidado simplemente mirar y esperar hasta que aprendiese algo.

«Por ahora, haré que un caballero le entregue una carta mía. No me involucraré en el asunto relacionado con mi tío; si el muchacho desea protección, haga los preparativos tan pacíficamente como sea posible,» ordenó Isaac.

«Pero eso le diría que nos hemos dado cuenta de él,» dijo el ama de llaves.

«Sería más extraño que no nos fijáramos en él. No parece que esté difundiendo deliberadamente la noticia de que es un Dhampir, pero ha revelado su raza en el Gremio de Comerciantes donde trabaja mi tío, después de todo,» dijo Isaac. «Continúa la investigación, y por si acaso, dile al Gremio de Aventureros y al Gremio de Magos que estén atentos a los Vampiros. Después de eso… vigilaremos hasta que algo suceda».

«Como usted desee»

«Ahora entonces, volveré a la cama –»

«Maestro, el desayuno está listo. Su esposa está esperando en el comedor.»

«… supongo que no se puede evitar. Me levantaré».

Y así comenzó el día de Isaac Morksi.


Había pasado una semana desde que el carrito de comida de Vandalieu abrió al público. Reconstruyó su alma en sus sueños y operó su carrito de comida mientras estaba despierto. En sus días libres, hacía que Eleanora y los demás se teletransportaran a la casa para reuniones de estrategia y cenas. Y así, los días pasaban tranquilamente sin que ocurriera ningún acontecimiento significativo.

Mientras tanto, los dioses de la facción de Alda observaban de cerca sus movimientos. Incapaces de entender sus motivos, estaban totalmente desconcertados, y el grupo de Murakami seguía avanzando hacia el Ducado Alcrem.

En Talosheim, Luciliano había terminado de examinar las nuevas razas mutadas, incluyendo la suya, y envió sus informes a través de Melissa.

De acuerdo con estos, los Humanos Oscuros tenían más Mana que los humanos, y poseían las habilidades de ‘Resistencia a los Efectos de Estado’, ‘Regeneración Rápida’ y ‘Visión Nocturna’. No tenían ninguna debilidad particular como raza.

Los Dvergr también poseían más Mana que sus contrapartes Enanos, así como más Inteligencia, y además de las Habilidades inherentes con las que nacieron los Enanos, los Dvergr también poseían ‘Resistencia al Atributo Fuego/Luz’.

En cuanto a la Gente Bestia Oscura, se pensaba que toda la raza poseía ‘Transformación Bestial’, a pesar de que era una habilidad que poseían principalmente los Vampiros y que era rara de tener para la Gente Bestia.

La Habilidad ‘Transformación Bestial’, que transformaba al usuario de una forma humanoide en una bestia, proporcionaba Valores de Atributo mejorados y armas en formas de cosas como garras y colmillos.

Dado que los únicos que se habían sometido a la transformación eran niñas de tipo lobo, no había ninguna otra especie de Gente Bestia transformada que no fuera la Gente Bestia de tipo Lobo Mágico, así que eso era todo lo que se conocía hasta ahora.

La duración del tiempo de vida y la biología de las nuevas razas eran desconocidas. Era improbable que sus vidas fueran más cortas que las de sus razas originales, pero era posible que sus capacidades reproductivas disminuyeran ligeramente.

Luciliano había concluido diciendo que esto se conocería muy pronto, ya que más gente en Talosheim sufriría esta mutación en el futuro.

En vez de preocuparse por esos detalles, lo que Vandalieu necesitaba hacer era anunciar a los ciudadanos que había una posibilidad de que cada raza pudiese mutar, para que la nación no cayese en el pánico… La Poción de Sangre que era común en la Cordillera Fronteriza y en el Continente Oscuro, estaba hecha de su sangre, que era innegablemente un fragmento de Vandalieu.

Considerando eso, cualquiera podía sufrir una mutación, aunque la Poción de Sangre no parecía tan probable que causara una mutación en comparación con beber directamente la sangre sin procesar de Vandalieu.

Entre los compañeros de Vandalieu, se enteró de que Knochen y el Bone Man, que habían absorbido ambos fragmentos de Vandalieu, como los huesos del Rey Demonio, también habían sufrido mutaciones.

Hasta ahora, Knochen tenía que desmontarse en un enjambre de huesos para poder volar, pero ahora era capaz de volar con sus huesos de manera estructurada.

Se podría pensar que esto era un pequeño cambio, pero le había dado a Knochen la capacidad de transportar cosas que antes no tenía, y era algo muy importante ser capaz de moverse manteniendo la forma de una fortaleza o un lugar de conciertos.

En caso de estar rodeado de enemigos o de un desastre natural en el suelo, Knochen podía simplemente tomar a sus aliados y volar hacia el cielo.

Además… había adquirido la poco ortodoxa habilidad de formar con sus huesos una enorme esfera del tamaño de una fortaleza y chocar contra objetivos a altas velocidades.

Sin embargo, era poco probable que quisiera hacer esto, ya que dañaría sus huesos.

Bone Man se había centrado en mejorar diligentemente su técnica como Señor de la Espada Esqueleto de Rango 11, pero su rango había aumentado repentinamente ayer.

Su rango había aumentado, pero… su Título de raza había cambiado a ‘Emperador de la Espada Esqueleto’.

«JUOOOH Qué falta de respeto le he hecho a mi señor! Si tuviera un estómago, lo abriría en dos por la vergüenza!» gritó.

NTI: Bone Man se refiere al seppuku/hara-kiri, un ritual japonés de suicidio por destripamiento realizado por los samuráis después de avergonzarse a sí mismos.

Se recuperó después de que Vandalieu le hiciera entrar en razón a través de un Familiar Rey Demonio.

«No hay nada de qué preocuparse, dice usted… Mi señor excede el marco de un emperador. Juooh… ¡Ya veo!» dijo.

Mientras tanto, las dos protecciones divinas de Vandalieu hicieron que se revelaran todas sus letras. Parecía que Nuaza ya había comenzado a planear la construcción de una enorme estatua de Vandalieu en la Iglesia de Talosheim.

Vandalieu deseaba que pudiera llegar a ser adulto antes de que Nuaza empezara a construir estatuas de piedra de él, pero se dio por vencido en esto, ya que no se sabía cuántas décadas llevaría esto… aunque había puesto la condición de especificar que eran estatuas de piedra, no estatuas divinas.

En cuanto a la vida privada de Vandalieu, tenía un nuevo compañero.

«¿Cómo lo vas a llamar, Vandalieu?» Preguntó Darcia, sonriendo al perro y acariciando su delgado lomo mientras comía afanosamente algo de carne seca que había sido hervida para ablandarla y quitarle la sal.

Ella se había saltado las preguntas habituales que un padre normalmente haría en esta situación, como «¿Por qué lo trajiste aquí?» y «¿Realmente vas a ser capaz de cuidarlo?» La razón de eso fue…

«¡Wow, increíble! Es un perro ordinario!» exclamó Rita.

«Para que Bocchan traiga a casa un perro ordinario que no es un espíritu, un no-muerto o un monstruo… Nunca pensé que un día así llegaría», dijo Saria.

La razón de ello quedó claramente demostrada en las palabras de Rita y Saria.

«Incluso yo puedo recoger un perro normal… aunque originalmente tenía la intención de usar una rata», dijo Vandalieu.

Había recogido este perro de detrás de la casa para un experimento. Anteriormente, los animales nacidos de un no-muerto o de un padre vivo, o de dos padres no-muertos, habían mutado en monstruos con sólo lamer un poco de poción de sangre derramada antes de que adquiriera el Trabajo de ‘Otorgador’.

Entonces, ahora que Vandalieu se había convertido en un ‘Otorgador’, ¿qué pasaría si criara un animal ordinario no en el Semi-Nido del Diablo que era Talosheim, sino en un asentamiento humano ordinario, aquí en la ciudad de Morksi?

Vandalieu quería averiguarlo.

Además, si era capaz de domesticarlo, pensó que no sería una mala idea registrarse en el Gremio de Domadores.

«En otras palabras, no podías abandonar a un perro hambriento a tu alcance», dijo Chipuras.

«Ugh, has visto a través de mí, Chipuras,» dijo Vandalieu.

«Este perro tuvo mucha suerte. Asegúrate de comer bien y de hacerte grande», le dijo la Princesa Levia al perro.

«Es tan delgado… Por cierto, ¿está bien que un perro de esta edad coma carne?» preguntó Orbia.

«… Princesa, Orbia-neesan, creo que este perro es un adulto», dijo Kimberley.

«Les doy la bienvenida, mi nuevo hermano. Todo está de acuerdo con la voluntad de Vandalieu», dijo Gufadgarn.

Mientras el perro comía carne por primera vez en mucho tiempo bajo la mirada del ruidoso grupo que lo rodeaba, se sentía a gusto y nervioso.

Lo que lo hizo sentirse a gusto fue que no había ni un solo humano en la casa. Había un No Muerto, un dios malvado y una encarnación de una diosa; para el perro, todos ellos eran seres que no eran personas.

Lo que lo ponía nervioso era que podía sentir algo observándolo y evaluándolo a través de Vandalieu.

La fuente de esta mirada era el grupo equipado dentro de Vandalieu, como Eisen, Quinn, Pete y Kühl.

El perro era muy consciente de que había sido colocado en la posición más baja de una jerarquía.

«Sobre su nombre… Sería fácil nombrarlo ‘Hai’ o ‘Gray’ por el color de su pelaje…» dijo Vandalieu.

NTI: 灰/Hai es ‘gris’ en japonés.

Habiendo terminado de comer la carne seca, el perro de pelo gris miró a Vandalieu mientras parecía tomar una decisión.

«Ya que me dio un mordisco juguetón tan pronto como me encontró, llamémoslo ‘Fang'», dijo.

El perro, que ahora se llama Fang, dio un pequeño gemido.


Una semana después de la apertura del negocio, todo iba sorprendentemente bien. Los clientes eran el ‘Lobo Hambriento’ Michael (AKA Miles) y sus subordinados, pero también había a veces clientes que venían de la calle principal, atraídos por el olor.

Incluso había clientes que eran prostitutas de clase alta de burdeles de clase alta y clientes de bares de clase alta, que normalmente nunca tendrían nada que ver con los carritos de comida.

… Bueno, muchos de ellos vinieron a comprar brochetas como excusa para ver a la mujer que había sido seducida por el ‘Lobo Hambriento’ Michael.

Parecía que las mujeres que intentaban cortejar a Michael porque era el gobernante del inframundo, así como los dueños de tiendas que intentaban mantener una buena relación con él, se interesaban por Darcia, la mujer que se rumoreaba había sido seducida por él.

Incluso hubo algunas mujeres que se esforzaron en acercarse a Darcia y decirle cosas desagradables.

«Así que usted es la que… Hmph!» dijo una de esas mujeres.

«No te llenes demasiado de ti misma. Una mujer que lleva el equipaje consigo no es lo suficientemente buena para él», dijo otra.

«Bueno, parece que los rumores ya se han extendido. Michael-san es más popular entre las damas de lo que yo pensaba», dijo Darcia.

«Hola, yo soy el equipaje. Si no vas a pedir nada, ¿podrías por favor no pararte directamente frente al carrito de comida?» Vandalieu le dijo a las mujeres.

Por supuesto, Darcia y Vandalieu no las tomaron en serio, y aunque eran un poco precavidos, no necesitaban prestarles más atención que esa.

Pero había una mujer, que parecía ser una guardaespaldas femenina, que era un poco diferente.

«Deberías escuchar y simplemente desaparecer –» comenzó, pero de repente se detuvo a mitad de la frase. «No, no es nada. Disculpe», dijo, y luego huyó.

Era probable que poseyera la Habilidad ‘Intuición’. Tenía potencial, así que Vandalieu informó de su apariencia a Miles.

Había otro cliente problemático… o más bien, equivocado. Parecía ser un advenedizo rico, y tenía dos guardaespaldas con él, uno a cada lado.

«¿Cuánto?», preguntó.

«Una brocheta son cinco Baums», respondió Vandalieu.

«Ya veo. ¿Y cuál es el cargo adicional para comprarla?» Preguntó el hombre, acariciando su barbilla con una mano que llevaba muchos anillos de oro con joyas.

«¿Eh, yo?» dijo Darcia, parpadeando confundida.

«En efecto. Esta es una especie de oficina secreta para prostitutas, ¿no es así? Tener a una mujer en el carrito de comida, fingiendo ser una vendedora, y hacer que los clientes paguen una cuota adicional para comprarla junto con sus brochetas. Si ese no fuera el caso, no hay manera de que una buena mujer como usted trabaje como vendedora en algún pobre carrito de comida», dijo el hombre, que parecía orgulloso de sí mismo mientras las comisuras de su boca se elevaban con una sonrisa de mala calidad. «Ahora entonces, di tu precio», dijo, extendiendo la mano para agarrar el hombro de Darcia.

Pero antes de que su mano pudiera alcanzarla, Fang, que se había convertido en el perro guardián del carrito de comida, le gruñó.

«¿Qué demonios hace este asqueroso chucho aquí?» gritó el engreído, que sólo se había fijado en el delgado y escuálido Fang por primera vez. «Oye, quítate de en medio…»

Y en el momento siguiente, de repente se puso completamente pálido, soltó un grito aterrado y salió corriendo tan rápido como pudo.

«¡¿Eh?! Maestro, ¿qué pasa?» gritó uno de los guardaespaldas del presumido.

«¡E-espere!» dijo el otro.

Parado frente a Vandalieu, Fang parecía orgulloso de sí mismo.

«¿Usaste tu Habilidad ‘Invasión Mental’?» preguntó Darcia mientras observaba a los guardaespaldas perseguir apresuradamente al engreido.

«No, el uso de ‘Invasión Mental’ probablemente dejaría algunos efectos permanentes, así que sólo lo miré fijamente mientras usaba ‘Ojos Demoníacos del Rey Demonio'», dijo Vandalieu.

Había adquirido una Habilidad al adquirir el fragmento conocido como ‘Ojos Demoníacos del Rey Demonio’. Si se dirigía a la tierra, tenía el efecto de contaminarla con maná, y si se dirigía a un ser vivo, le causaba miedo.

Esta fue probablemente una habilidad muy conveniente para el Rey Demonio Guduranis. Había sido capaz de extender los Nidos del Diablo, que creaban monstruos, por todo el mundo con sólo mirarlos, y de destruir de un vistazo el espíritu de lucha de la mayoría de los humanos que se le oponían.

Pero para Vandalieu, no era tan útil. No quería particularmente extender los Nidos del Diablo, y aunque el efecto del miedo era muy fuerte contra los humanos comunes, no afectaba a los aventureros que poseían cierta habilidad; ciertamente no funcionaría contra las Cuchillas de Cinco Colores.

Vandalieu había usado los Ojos Demoníacos en el engreido, ya que habría sido muy difícil convencerlo de que se quedara callado.

«No parecía ser del tipo que escucha a la gente, y no parecía que supiera del ‘Lobo Hambriento’ Michael… y pensé que si usaba los Ojos Demoníacos, nadie se daría cuenta», dijo Vandalieu.

De hecho, la gente en el callejón trasero se había sorprendido por el grito del presumido, pero ninguno de ellos había notado el uso de los Ojos Demoníacos por parte de Vandalieu.

Se reían del patético niño rico, que parecía estar muerto de miedo por los perros.

«Pero si no te reprimes, puede convertirse en una especie de trauma para la gente con la que lo usas», dijo Darcia.

«Cerré los ojos a medias cuando lo miré… Es bastante difícil», dijo Vandalieu.

«Bueno, está bien. Estoy segura de que fue bueno para él».

En efecto, parecía haber sido bueno para el presumido; Vandalieu y Darcia no lo volvieron a ver en el distrito de luz roja.

El segundo día después de que el carrito de comida abriera, dos caballeros empleados por el Conde Morksi vinieron al carrito de comida y le entregaron a Vandalieu una carta del conde. Era una oferta de protección, pero Vandalieu declinó educadamente y despidió a los caballeros.

«¿Por qué envió mensajeros mientras nos vigilaba?» Orbia se preguntó.

«Orbia, no hay garantía de que las personas que nos vigilan sean espías del conde», dijo Vandalieu.

«Sí que la hay. El único que enviaría espías vivos, humanos y bien entrenados para vigilarnos es el señor de la región».

«Es demasiado pronto para que sea la persona llamada Murakami y su grupo, y considerando que Birkyne conoce su fuerza, probablemente habría enviado espías más fuertes. Creo que Orbia tiene razón», dijo Darcia.

«Ya veo… Bueno, los dejaremos en paz. Sólo ten cuidado de no dejarlos entrar en la casa», dijo Vandalieu.

De hecho, Isaac Morksi ya había enviado espías a la casa de Vandalieu, pero… se habían retirado, ya que no habían podido abrir las cerraduras. Vandalieu había convertido toda la casa, incluyendo las puertas y las cerraduras, en Golems.

Por muy hábiles que fueran los espías al abrir las cerraduras, no había manera de abrir las cerraduras que cambiaban conscientemente sus estructuras internas por sí mismas, a menos que rompieran las cerraduras y las puertas para entrar por la fuerza.

Por supuesto, aunque hubieran entrado en la casa, serían capturados o asesinados indefensos por Rita y Saria, por lo que esto fue una suerte para los espías.

Debido a esta buena fortuna y porque Vandalieu no quería tener conflictos con la familia del conde, aunque se mantuviera en secreto, los espías del conde seguían vivos y en buen estado.

Y en el tercer día de trabajo del carrito de comida, la sacerdotisa de Vida y el sacerdote de Alda, que se había recuperado del incidente ocurrido varios días antes, vinieron de la Iglesia Comunal a visitar el carrito de comida. Deseaban proteger al Dhampir y a su madre; aunque eran educados en su tono, eran más fanáticos en sus intentos de persuadir a Vandalieu de lo que habían sido los caballeros.

«Aunque esto pueda ser grosero para la gente que vive aquí, este lugar es peligroso. Parece que el matón recientemente aparecido conocido como el ‘Lobo Hambriento’ ha puesto sus ojos en este lugar… No se sabe cuándo se acercarán los villanos y los asesinos de los vampiros», dijo el sacerdote de Alda. «Debes recibir la protección de nuestra Iglesia».

Por supuesto, Vandalieu se negó amablemente.

Sin embargo, hubo un desarrollo inesperado con la sacerdotisa de Vida.

«Por favor, venga y dé un sermón, sólo una vez! El aprendizaje de las creencias religiosas de una Elfa Oscura será una buena oportunidad para ampliar las mentes de los creyentes… ¡no, del pueblo!» dijo ella.

«No, no estuve particularmente involucrada en los servicios religiosos de mi asentamiento», dijo Darcia.

«¡Por favor, no seas tan reservada! ¡Te lo ruego!», suplicó la sacerdotisa.

«I-Incluso si dices eso…»

Tal vez sintiendo algo en Darcia, que era la encarnación de Vida, le rogaba apasionadamente que diera un sermón.

Darcia no tenía experiencia en sermones ordinarios, pero tampoco podía dar un concierto en solitario en la Iglesia Comunal. Hacía todo lo posible por negarse, pero la sacerdotisa no se rendía.

«¿Q-Qué debo hacer? ¿Estaría bien si sólo hablara?» Darcia se preguntó.

«Creo que está bien. Estarás bien», dijo Vandalieu.

Darcia se sintió abrumada por la persistencia de la sacerdotisa, por lo que se decidió que daría un sermón en la Iglesia Comunal. Si ella podía aumentar la creencia de la gente en la Vida en esta ciudad y convertir a más personas para que se conviertan en creyentes, era probable que ella pudiera acelerar ligeramente la recuperación de Vida en los Campos de Descanso.

Y aunque Vandalieu había declinado la oferta de protección, era algo bueno el hacer más aliados dentro de la ciudad Morksi.

En el cuarto día del negocio del carrito de comida, hubo un pequeño problema en el que un niño de casi la misma edad de Vandalieu intentó robar el dinero del carrito de comida, pero fue detenido por Fang.

«¿Por qué te has esforzado tanto en tratar de robarnos, a pesar de que tenemos un perro guardián?» Darcia le preguntó.

«Pensé que sería fácil robar a un perro flaco, a una mujer ingenua y a un niño que no tiene mucho tiempo», gritó el niño.

Aparentemente, así fue.

Pero durante esta conversación, una monja de un orfanato vino a buscar al niño.

«Lo siento, este niño se escapó del orfanato e hizo tal cosa…» ella se disculpó.

«¡Ya escribí que quiero dejar el orfanato! Tengo diez años, así que puedo trabajar por mi cuenta. No estaré a tu cuidado!» dijo el chico desafiante.

«¡No puedes esperar que nadie lea letras que parecen gusanos de tierra retorciéndose que garabateaste en una pared! Y robar no es trabajo!» dijo la monja, regañándolo.

Las donaciones al orfanato se habían vuelto escasas, haciendo que la monja no pudiera alimentar a los niños satisfactoriamente durante algún tiempo. Parecía que el niño había elegido reducir el número de bocas que necesitaban ser alimentadas al salir del orfanato.

Era algo respetable, pero también imprudente. La monja se disculpó profundamente una y otra vez, y luego se llevó al niño.

«Mamá, quiero ir y hacer una donación al orfanato mañana. Una caja con el símbolo sagrado de Vida, llena de comida», murmuró Vandalieu mientras los veía irse.

«Sí, es una buena idea… Ahora que lo pienso, me pregunto si creen en algún dios», dijo Darcia. «La chica que vino a recoger al niño parecía ser una monja».

También hubo varios casos de un guardia llamado Aggar que había extorsionado a Vandalieu visitando el carrito de comida, tratando de acercarse a Darcia en particular. Pero cada vez, fue mirado con desprecio por Miles y sus subordinados, y le obligaron a retirarse.

Kest, el honesto guardia novato, le visitó una vez y compró un solo pincho.

«Entiendo su situación, así que como guardia, sólo diré una cosa. No mientas demasiado», dijo, dando a Vandalieu una ligera advertencia.

Así, pasó una semana y el plan de Vandalieu se desarrolló sin problemas, salvo por el hecho de que ni Murakami ni Birkyne habían sido detectados por sus redes de información.

El sermón de Darcia y la donación de Vandalieu al orfanato no estaban relacionados con su objetivo original, pero estas oportunidades de crear más creyentes para Vida fueron una bendición inesperada.

Y en el octavo día en que se abrió el carrito de comida, la reconstrucción del alma de Vandalieu se completó. Antes de ir a reabastecerse de carne, se dirigió al Gremio de Domadores, acompañado por su compañero domado Fang.


  • Nombre: Bone Man
  • Rango: 12
  • Raza: Emperador de la Espada Esqueleto
  • Nivel: 0
  • Habilidades Pasivas:
    • Visión Oscura
    • Fuerza Monstruosa: Nivel 2 (¡Despertado de Fuerza Sobrehumana!)
    • Valores de Atributos Reforzados: Lealtad: Nivel 10
    • Forma Espiritual: Nivel 10 (Level Up!)
    • Valores de Atributos Reforzados: Montado: Nivel 7 (Level Up!)
    • Auto-Mejora: Creador: Nivel 6 (Level Up!)
    • Auto-Mejora: Orientación: Nivel 5 (Level Up!)
    • Resistencia Física: Nivel 2
    • Asesinato Curativo: Nivel 3 (Nuevo!)
    • Valores de Atributos Reforzados: Gobernante: Nivel 3 (Nuevo!)
    • Parte del Cuerpo Mejorada: Huesos: Nivel 5 (Nuevo!)
  • Habilidades Activas:
    • Espadachín de Huesos Huecos: Nivel 4 (Level Up!)
    • Técnica de Escudo: Nivel 10 (Level Up!)
    • Arquería: Nivel 8 (Level Up!)
    • Pasos Silenciosos: Nivel 3
    • Coordinación: Nivel 9 (Level Up!)
    • Comandante: Nivel 5 (Level Up!)
    • Técnica de Armadura: Nivel 9 (Level Up!)
    • Montar: Nivel 7 (Level Up!)
    • Control de Larga Distancia: Nivel 10 (Level Up!)
    • Aura de Miedo: Nivel 5 (Level Up!)
    • Procesamiento de Pensamientos Paralelos: Nivel 5 (Level Up!)
    • Superar Límites: Nivel 5 (Level Up!)
  • Habilidades Únicas:
    • Espadas de Hueso
    • Protección Divina de Xerx
    • Protección Divina de Vandalieu

Explicación del monstruo:

Emperador de la Espada Esqueleto

El ‘Emperador Esqueleto’ es la raza superior confirmada de monstruos de tipo Esqueleto… y el Emperador de la Espada Esqueleto está un Rango por encima de eso.

Es un temible Emperador Esqueleto que comanda a los No Muertos de Tipo Esqueleto. Sin embargo, el maestro de Bone Man, Vandalieu, es un emperador, y Bone Man sirve como su caballero.

Por lo tanto, no trata de comandar y gobernar a los No Muertos de Tipo Esqueleto. En el pasado, había comandado el ejército de No Muertos en el antiguo territorio Scylla, pero aparentemente le sorprendió mucho convertirse en un ‘Emperador’.

Estando en lo más profundo de las líneas frontales de cualquier batalla que no sea la de su compañero Knochen, empuña su espada con fervor para aumentar su rango y adquirir un título de raza diferente.

Naturalmente, esta raza es una nueva raza en Lambda.