¿Un empate? ¿Una gran derrota?

Por alguna razón, el verdadero Vandalieu se había apoderado de una copia reproducida de sí mismo. Al darse cuenta de esto, Curatos trató de pedir ayuda.
Aunque los desafiantes de esta Dungeon podían ser resucitados una y otra vez en esta Dungeon sin importar cuántas veces murieran, Vandalieu fue capaz de destruir almas y así conceder a sus enemigos un verdadero final a su existencia, incluso aquí.

Por lo que Curatos pudo decir, parecía que ni siquiera el propio Vandalieu esperaba estar en esta situación, pero… aún así, sólo podía haber un resultado si se encontraba con Heinz y sus compañeros. Curatos no podía permitirse el lujo de perder las aún incompletas Cuchillas de Cinco Colores.

El exterior de esta Dungeon estaba siendo vigilado por personal de las iglesias de Alda y Vida en el Reino Orbaume. Pero además, había espíritus heroicos y dioses que eran hábiles en el combate, listos para descender al mundo en cualquier momento en caso de que Vandalieu o los dioses de la facción de Vida atacaran.

Curatos sólo necesitaba convocar a esos dioses a esta Dungeon.

«No esperaba que entrara directamente al interior de la Dungeon, pero esto termina aquí», murmuró Curatos.

Como Vandalieu estaba en un cuerpo copiado, no podría ejercer toda su fuerza, y una vez que los dioses entraran en esta Dungeon, sería repelido fácilmente. Curatos no tenía ninguna duda al respecto.

Pero se sorprendió al ver que su petición de ayuda no llegaba al mundo exterior.

«¡Imposible….! He sido meticuloso en mantener la comunicación –»

De repente, Curatos soltó un gemido y se tambaleó al sentir una sensación parecida al impacto de un ariete golpeando su cuerpo. Esta sensación señaló que alguien estaba tratando de abrir las Puertas de Teletransportación, las puertas que conectaban los diferentes espacios dentro del Dungeon, pero que estaban obstruidas por las barreras que Alda, el dios de la ley y el destino, había erigido.

Curatos sabía quién era. Con este evento coincidiendo con la aparición de Vandalieu aquí, sólo podían ser los dioses de la facción de Vida.

Pero una intrusión directa en la parte interna de la Dungeon fue la situación que Curatos y su maestro Alda necesitaban evitar más.

Por eso, Alda había construido medidas de protección robustas durante la creación de esta Dungeon para evitar que Zuruwarn, el dios del espacio y la creación, entrara directamente en la Dungeon.

«¡Las protecciones de mi señor se están… rompiendo…!» Murmuró Curatos, temblando de horror.

Las sensaciones de impacto de golpeo continuaban de forma intermitente, y las grietas que se producían con cada una de ellas no eran lo suficientemente pequeñas como para ser ignoradas.

Pero, ¿quién? ¿Cómo estaban haciendo esto a lo que debería haber sido una defensa perfecta?

«… Gufadgarn, el dios malvado de los laberintos. Ha seguido el ‘camino’ que Vandalieu ha tomado hacia este lugar, separando espacialmente el interior de la Dungeon del exterior y ahora está tratando de entrar por sí mismo!» Curatos se dio cuenta.

Se sabía que Zuruwarn se había unido al lado de Vida; esto era una posibilidad. Pero considerando que Gufadgarn había dejado de mantener el Juicio de Zakkart, este dios malvado que creó numerosas Dungeons y aumentó la contaminación de este mundo era la respuesta más probable.

Vandalieu había creado un pequeño desgarro en la defensa perfecta de la Dungeon al entrar, aunque solo había entrado su mente. Ahora, Gufadgarn estaba haciendo uso de esa rotura.

«Puedo sentir varias otras presencias… presencias fuertes… pero debo lidiar con la situación por ahora», se dijo a sí mismo Curatos.

Comenzó a reparar la barrera para ganar todo el tiempo que pudo mientras creaba copias de sí mismo. Estas copias actuarían en su nombre, informarían a las Cuchillas de Cinco Colores de la situación y les proporcionarían una forma de escapar. También comenzó a prepararse para lo peor.

Para minimizar las pérdidas de esta derrota.

Mientras Curatos realizaba estas pruebas de ensayo y error, Jennifer y Diana murieron y regresaron a la ‘ciudad’. Estaba aterrorizado de que sus almas se hubieran roto, pero se sintió aliviado al ver que sus almas estaban intactas y habían regresado a sus cuerpos. Parecía que Vandalieu les había perdonado.

Sin embargo, no había ninguna garantía de que fuera a dejar a los demás. Curatos cerró rápidamente los ‘pasillos’ para evitar que Jennifer y Diana dejaran la ‘ciudad’ y regresaran a este piso, y también para evitar que Vandalieu entrara a la ‘ciudad’.

Sin embargo, mientras Curatos realizaba estas tareas, Edgar también cayó en una situación desesperada.

«Así que, ¿tiene la intención de destruir sus almas después de todo… los está devorando!?» Exclamó sorprendido Curatos.

Edgar estaba casi completamente sin Mana, y Luke, el espíritu familiar de Niltark, el dios del juicio, que había descendido sobre él, también estaba en un estado crítico. Mientras tanto, el Mana de Vandalieu se había recuperado, aunque sólo ligeramente.

Curatos registró este fenómeno y se dio cuenta de que, a diferencia del Rey Demonio Guduranis, que sólo destruía almas, Vandalieu era capaz de devorarlas.

Ya no había tiempo que perder. Curatos envió las copias que de alguna manera habían tomado forma, junto con las que llevaban su propia mente.


«De ninguna manera, ¡todavía podemos pelear! No podemos permitirnos el lujo de perder esta Dungeon –» Heinz comenzó.

«Incluso si eres capaz de luchar, será inútil. Tal como estás ahora, no puedes evitar la derrota», dijo Curatos.

Había ordenado a Heinz que destruyera su propio cuerpo falso, regresara a la ‘ciudad’ y escapara de esta Dungeon, pero como él esperaba, Heinz quería quedarse.

Sin embargo, Heinz malinterpretó gravemente la situación.

«Es posible para mí curar tus heridas y restaurar tu Mana. Sin embargo, no puedo curar almas heridas», dijo Curatos.

De hecho, Heinz y Delizah aún podían luchar. Sin embargo, las almas de los espíritus heroicos que habían descendido sobre ellos ya estaban heridas. Con el tiempo, probablemente se curarían y volverían a la normalidad, pero… si continuaban luchando contra Vandalieu y continuaban recibiendo fuertes golpes, era posible que sus almas fueran dañadas a un estado irreparable.

Si eso sucediera, se volverían insensatos y rotos. No quedaría más remedio que matarlos y confiar sus esperanzas en sus próximas vidas.

Rodcorte, el dios de la reencarnación que era un experto en lo que se refiere a las almas, podría ser capaz de hacer algo al respecto, pero… probablemente sería imposible restaurar las almas a sus estados originales.

Y Edgar estaba a un paso de llegar a ese punto. Por eso Curatos lo mató y lo envió de vuelta a la ‘ciudad’ sin darle la oportunidad de protestar. Por supuesto, Curatos no estaba seguro de si sería capaz de luchar como lo había hecho hasta ahora.

«¿Alma? También dijiste eso hace un momento, ¿qué quieres decir?» Comenzó Delizah, desconcertada.

«Vandalieu posee la habilidad de infligir heridas que incluso nosotros, los dioses, no podemos curar. Eso es todo lo que necesitas entender por ahora», explicó Curatos brevemente. «Por eso es por lo que debes regresar a la ciudad», dijo, señalando con la punta de su lanza hacia ella.

Incluso ahora, las copias que Curatos había creado usando su propio poder y autoridad divina, estaban luchando contra Vandalieu y siendo destruidas. El propio Curatos estaba sufriendo daños como resultado de esto.

No había tiempo para largas explicaciones.

«Pero dijo que destruiría esta Dungeon si huíamos. ¿Puedes evitar que eso suceda?» preguntó Heinz.

La cara de Curatos se retorció de frustración. «Es lamentable, pero no puedo. No tengo forma de detener a ese malvado… al Rey Demonio.»

Así es como es después de todo, Heinz pensó mientras escuchaba a Curatos referirse a Vandalieu como el Rey Demonio, pero al mismo tiempo, se estremeció al enterarse de que ni siquiera un dios podía detenerlo.

Curatos se resistiría tanto como pudiese, y si pudiera usar sus copias para astillar en el Mana de Vandalieu, entonces podría evacuar esta Dungeon… pero incluso ahora, Gufadgarn estaba tratando de entrar, así que eso era imposible.

No sabía si Vandalieu era realmente capaz de destruir esta Dungeon que había sido creada por Alda, el dios de la ley y el destino. Pero con la ayuda de Gufadgarn, que era un experto en Dungeons, cosas que Curatos ni siquiera podía imaginar podrían ser posibles.

Curatos sabía que no podría evitarlo.

Si el daño a la Dungeon se detuviera antes de que se volviera irreparable, entonces la situación podría ser apenas salvable, sin embargo.

«¿Entonces no puedes producir más falsificaciones con las que hemos estado luchando? Este sigue siendo el piso 65, no el piso final. ¿No debería haber una falsificación que pueda derrotar a Vandalieu? Como… una copia del Rey Demonio Guduranis», sugirió Heinz, no dispuesto a rendirse.

Era bueno que no estuviera dispuesto a rendirse; esta era una de las cualidades requeridas de un héroe, después de todo.

Pero a pesar de admirar la capacidad de Heinz para mostrar esta cualidad incluso en esta situación, Curatos agitó la cabeza. «Es cierto que mi intención era que lucharas contra una copia del Rey Demonio Guduranis en un piso más profundo de esta Dungeon», dijo.

«Entonces traiga esa copia aquí ahora mismo –» comenzó Heinz.

«Si eso fuera posible, lo habría hecho desde el principio. El hecho de que no lo haya hecho significa que no es posible.»

Para hacer frente a esta situación imprevista, Curatos había llegado a la escena con todas las fuerzas de combate que pudo reunir.

Además del Rey Demonio Guduranis, había preparado copias de Bellwood, Nineroad y Farmaun, que habían sido campeones y luego se convirtieron en espíritus heroicos. También había copias de aventureros de clase S de diversos puntos de la historia, incluyendo a Randolf ‘el Verdadero’ y el ‘Trueno’ Schneider.

Pero no podía usarlos.

Las copias habían sido programadas para tratar a otras copias como aliadas y trabajar juntas para luchar contra las Cuchillas de Cinco Colores.

Las copias reproducidas y materializadas creadas por Curatos eran marionetas sin sentido, por muy real que pareciera su comportamiento. Sin embargo, se habían creado sobre la base de registros de las mismas tal como habían existido en el pasado. Si copias de individuos que eran enemigos en el mundo real se produjeran juntas en el mismo piso, terminarían peleándose entre sí.

Eso les impediría cumplir con su función de prueba para Heinz y sus compañeros, por lo que Curatos las había programado para que nunca lucharan contra otras copias.

Si convocara copias como la del Rey Demonio Guduranis aquí y ahora, Heinz y Delizah serían exterminados, junto con las copias que Curatos estaba ocupando porque eran diferentes de las otras copias… Esta podría ser una buena opción para devolver a Heinz y Delizah a la ‘ciudad’, pero esto dejaría a Vandalieu sin control como resultado, y por lo tanto aumentaría el riesgo de que la Dungeon sea destruida.

Había muchas otras restricciones; por ejemplo, Curatos no podía mover copias a otros pisos o a la ‘ciudad’, ni podía producir múltiples copias del mismo individuo en un solo piso.

«¡Pero hay otras copias luchando contra él al otro lado de esta pared!», dijo Delizah.

«Delizah, eso es porque he tomado medidas adicionales para que consideren a Vandalieu como su enemigo. Cuanto más fuertes sean las copias, más tiempo tomarán estos pasos adicionales», explicó Curatos.

Las copias poderosas requerían grandes cantidades de información para ser recreadas; incluso Curatos, un dios, no podía hacer esto inmediatamente. Habría tomado varias horas añadir esta programación adicional a una copia del Rey Demonio Guduranis.

Las copias que luchaban contra Vandalieu al otro lado del muro que protegía a Curatos, Heinz y Delizah eran copias cuya programación acababa de ser modificada un poco para que lucharan contra Vandalieu.

Curatos había hecho todo esto mientras evitaba que Gufadgarn entrara a la Dungeon y luchara por abrir la entrada de la Dungeon que el malvado dios había sellado.

Incluso para Curatos, realizar estas tres tareas simultáneamente había sido difícil, pero aún así, había pensado en reunir tantas fuerzas de combate como pudiera y deliberadamente escogió a individuos que eran aliados de Vandalieu y que eran relativamente rápidos de programar, con el fin de hacer que dudara al menos un momento más antes de derrotarlos.

«Por lo tanto, debes volver a la ‘ciudad’ ahora. Definitivamente abriré un camino para que escapes, así que debes esperar hasta que lo haga. Y debes levantarte una vez más, resucitar a Bellwood y derrotar a ese monstruo… el Rey Demonio Vandalieu, a toda costa», dijo Curatos, hablando en el tono más divino que podía manejar.

«… entonces no se puede evitar», dijo Delizah, cerrando los ojos y exponiendo su garganta a la punta de la lanza que Curatos sostenía.

«Espera, Delizah», dijo Heinz. «Dios, si regresamos a la ‘ciudad’, ¿podremos escapar de este lugar?», le preguntó a Curatos.

Parecía que aún no se había dado por vencido. De hecho, había hecho la pregunta que más le importaba.

«Hay algo que aísla a esta Dungeon, y es tan firme que está impidiendo que vengan refuerzos… los otros dioses. ¿No es cierto?» Heinz continuó. «Incluso si volvemos a la ‘ciudad’, no podremos salir, ¿verdad?»

De hecho, Gufadgarn había retorcido el espacio para que ningún dios pudiera entrar o salir de esta Dungeon ahora.

Incluso si Heinz y Delizah regresaran a la ‘ciudad’, esta situación necesitaba ser resuelta antes de que pudieran escapar al mundo exterior.

«Tengo un plan. Si lo uso, la ira de Vandalieu se sentirá atraída hacia mí, y él ya no estará interesado en ti. Durante ese tiempo, abriré la salida. Hay que esperar en la ‘ciudad’ ese momento», dijo Curatos.

«Sé que estoy siendo insolente al preguntar esto. ¿Está garantizado que esto tendrá éxito?» preguntó Heinz.

Gufadgarn era un dios malvado del atributo espacio que se especializaba en las Dungeons, y había otro dios enemigo desconocido que era igual de poderoso. Por otro lado, Curatos era un dios de atributo luz que normalmente no tenía ninguna relación con las Dungeons. Las probabilidades no estaban a su favor.

Incluso a costa de su propia destrucción y de los considerables daños infligidos a la Dungeon, Curatos creía que las posibilidades de que Heinz y sus compañeros escaparan a salvo eran de alrededor del setenta por ciento.

«… no puedo decir que sea cierto», contestó.

No estaba claro si había respondido a la pregunta de Heinz con veracidad porque era el dios de los registros que registraba las cosas exactamente como eran, o por la extraordinaria determinación en los ojos de Heinz.

«Entonces yo también tengo un plan», dijo Heinz. «Si es correcto asumir que todavía eres capaz de crear copias tan poderosas como las que están luchando contra Vandalieu ahora mismo…»

Curatos creía que el plan esbozado por Heinz tenía suficientes posibilidades de éxito. No era seguro, pero la probabilidad de poder detener a Vandalieu era de más del setenta por ciento.

«Muy bien. Sin embargo, si lo considero insuficiente, interferiré, no importa lo que digas… no importa cuánto me resientas por ello después», dijo Curatos.

Heinz y Delizah asintieron con la cabeza, y Curatos comenzó a crear las copias necesarias para el plan.

Combinado con el plan que Curatos tenía la intención de usar… Heinz y Delizah tendrían una probabilidad mucho mayor de escapar que el setenta por ciento.

NTK: Así es como se termina valiendo madres, por pensar en tonterías que pueden salir bien


«Ya veo. He adquirido una buena comprensión de lo valioso que es mi Sentido de Peligro: Muerte y mi bastón», murmuró Vandalieu, con los hombros caídos mientras pensaba en el hechizo normalmente activo y constante que le había ayudado tantas veces, y en el bastón de Gyubarzo que ahora no tenía con él.

En el piso 50, había confundido todo el incidente con un sueño, y mientras luchaba contra Heinz hacía unos momentos, había perdido la compostura y se había dejado atacar deliberadamente para tenderle una trampa. Por lo tanto, no se había dado cuenta de lo valioso que era Sentido de Peligro: Muerte y su bastón. En este lugar…. para ser más precisos, en su estado actual, el hechizo Sentido de Peligro: Muerte no tuvo efecto.

Esto era probable porque su cuerpo era falso, por lo que no podía morir sin importar lo que le hicieran. El hecho de que no podía morir era algo bueno, pero era un poco molesto que el hechizo conveniente que le permitía sentir los ataques de sus oponentes no funcionase.

Y con el bastón de Gyubarzo, habría podido utilizar la magia incluso en su estado actual de consumo de una gran cantidad de su maná.

Pero, naturalmente, Vandalieu fue la fuerza superior en la batalla entre él y las copias. El Sumo Sacerdote Gordan corrió hacia Vandalieu, cuyo puño atravesó directamente el escudo de Gordan y destruyó su cavidad torácica. Entonces, Vandalieu simplemente pasó corriendo por delante de Kasim y sus dos amigos, usando las alas del Rey Demonio como espadas para cortarlos.

Simplemente ignoró a los insectos copiados de Bebeckett, se acercó a ella y le rompió el cuello. Por cierto, Vandalieu no pudo encantar ni equipar a sus insectos; simplemente se habían convertido en polvo junto con Bebeckett.

Otras copias aparecieron en su lugar.

Uno de ellos era un hombre que parecía ser un cazador.

«Jejejeje, voy a atrapar –» empezó, pero Vandalieu lo cortó instantáneamente con sus alas.

Otra copia, un caballero, apareció. «Caballeros del Lobo Rojo, a la carga –»

Vandalieu también lo mató.

No estaba seguro de quién era el cazador, ya que lo había cortado por detrás sin mirarle la cara, pero tenía la sensación de que el caballero era alguien llamado Karcan.

Mientras Vandalieu recordaba vagamente esto, hubo un sonido como de explosión de aire, y su ala derecha fue hecha pedazos.

Se volvió para ver una copia de la Quinta Espada de las Quince Espadas Destructoras del Mal, la ‘Serpiente de Cinco Cabezas’ Ervine.

«Entiendo que quieren llamar mi atención sobre las copias, pero si ese es el caso, deberían haber hecho más copias de personas como tú, que no puedo ignorar aunque quiera», murmuró Vandalieu.

«¡Muere! ¡Serpent Fang Whip!» Gruñó Ervine, continuando sus ataques.

Los movimientos del látigo de la copia eran similares a los del Ervine original. No habría sido extraño para él haber ganado el estatus de clase S si hubiera sido un aventurero; Vandalieu no podía ignorarlo a pesar de que entendía que simplemente estaba allí para ganar tiempo.

El látigo de Orichalcum de Ervine también había sido recreado con precisión, por lo que le destrozaría el alma a Vandalieu que se había materializado con la Técnica de Lucha de Destrucción de Alma si seguía adelante con sus ataques.

Pero era la segunda vez que Vandalieu se enfrentaba a este oponente.

«Bueno, si puedo ver los movimientos de tu látigo es una pregunta totalmente diferente. Sed de Sangre», murmuró Vandalieu, endureciendo sus defensas con la Técnica de Armadura y la Técnica de Escudo para resistir el látigo de Ervine mientras lanzaba el hechizo de Sed de Sangre.

La sangre que había sido derramada por los ataques de Ervine se convirtió en microbios carnívoros y atacó a Ervine.

Ervine gritó, y su cara se retorció de dolor. Pero aún así, no mostró signos de detener sus ataques contra Vandalieu.

«GAH! God-metal Whip Strike!»

El látigo golpeó directamente el caparazón de Vandalieu, haciendo que se rompiera como si explotara.

«Parece que llevará algún tiempo comerse la vitalidad de alguien que posee más fuerza que un aventurero de clase A», murmuró Vandalieu.

Parecía que este era otro inconveniente para Sed de Sangre, además de la incapacidad de Vandalieu para controlarlo, aunque confiaba en que reduciría a un caballero medio a huesos en diez segundos.

«¡God-metal Whip Strike!», gritó de nuevo la copia de Ervine.

Parecía que las copias eran un poco demasiado realistas; el dolor extremo que la copia estaba experimentando interfería con sus ataques. Giró su látigo en un amplio movimiento, sólo que vagamente en la dirección de Vandalieu.

Vandalieu detuvo el látigo con el brazo derecho y, al mismo tiempo, lo agarró con los cuernos del Rey Demonio que crecían en él.

Ervine se quedó inmóvil por un momento al darse cuenta de que no podía moverse.

«Cañón de Muerte.»

El hechizo de Vandalieu lo golpeó directamente, convirtiéndolo en polvo junto con su látigo.

«… tus movimientos se volvieron descuidados. El verdadero se habría deshecho de su látigo inmediatamente», murmuró Vandalieu. «Ahora bien, parece que todas las copias se han agotado?»

Vandalieu había atacado las copias con los efectos de Enemigo Divino, Devorador de Dios y Devorador de Alma, así que el dios que manejaba esta Dungeon también habría recibido un daño considerable.

Tengo que hacer algo con esta pared, o usar uno de los ases en la manga… Si elijo el primero, se convertirá en una competencia de fuerza entre el dios y yo, y si elijo el segundo, ya no podré mantener esta forma, pensó Vandalieu. Ahora, entonces… ¿Oh?

Justo cuando Vandalieu se giró hacia la pared que dividía en dos este piso de la Dungeon, la pared desapareció como una ilusión.

Las Cuchillas de Cinco Colores, en un estado herido, estaban esperando detrás de él.

«¡Vandalieu! Pongamos fin a esto!» declaró Heinz.

«¡Aquí vamos, todos!» dijo Jennifer.

Sus cuerpos enteros emanaban una cantidad extraordinaria de espíritu; habría sido correcto asumir que ya habían activado todas sus Habilidades tales como Descenso del Espíritu Heroico y Trascender Límites.

«Mill…. ¡Despierta en nuestro interior por este momento! ¡El Último Despertar!». Diana gritó, lanzando el hechizo más poderoso que conocía.

Este encantamiento sacó a relucir el potencial latente dentro de ella y sus aliados y los llevó a sus límites.

Y entonces el resto del grupo activó sus habilidades marciales más poderosas, lo que podría llamarse sus habilidades ocultas.

«¡Supreme Heavenly Radiant Slash!»

«¡Unlimited Sun Slashes!»

«Radiant Thundering Burst Blow!»

«Ultimate God Shield Shockwave!»

Este fue el mismo ataque combinado que habían usado para derrotar a la copia de Legión. Las ondas de choque se llevaron todos los árboles del suelo de la Dungeon, despojando todo el verde de la ladera de la montaña.

Si esto no fuera una Dungeon, la montaña habría sido demolida.

Por supuesto, incluso Vandalieu no tendría ninguna posibilidad si estos ataques le impactaran directamente. Incluso si creaba barreras, sin importar lo que hiciese, estos ataques destruirían el alma materializada que se había convertido en su armadura, y su cuerpo interior sería borrado sin dejar rastro.

«Muro», murmuró Vandalieu.

Utilizó la Habilidad Creación de Laberinto para recrear el muro que había desaparecido con el fin de bloquear los ataques.

Violentos temblores y un estruendoso ruido vinieron de más allá de la muralla al levantarse del suelo, pero el mayor ataque combinado de las Cuchillas de Cinco Colores fue bloqueado con facilidad.

… Por muy poderosos que fueran, no podían destruir un muro que había sido creado por una transformación de la propia Dungeon. Vandalieu había creado el muro cerca de ellos, por lo que era incluso posible que hubieran sido aniquilados por las ondas de choque de sus propios ataques.

Ahora bien, su plan era probablemente hacerme pensar que se reagruparon con los dos que envié de vuelta a la ‘ciudad’ y volvieron totalmente recuperados con la ayuda del dios, pero…. ¿dónde están los verdaderos? Vandalieu se preguntó a sí mismo.

Las Cuchillas de Cinco Colores que acababan de aparecer ante él habían sido todas falsas. Edgar en particular no pudo haberse recuperado por completo. Era imposible para él haber vuelto a la normalidad sólo curando sus heridas y recuperando su Mana después de todo el daño y el devorar que Vandalieu había hecho a su alma.

En el momento siguiente, la roca detrás de Vandalieu… una roca lo suficientemente grande como para que varias personas pudieran caber dentro si fuera hueca, desapareció en el aire.

«Eso fue inesperado, pero no se puede evitar… ¡Aquí vamos!», dijo la voz de Heinz.

Heinz y Delizah, así como Riley y Martina, que se suponía que estaban muertos, emergieron de la roca. Al verlos, Vandalieu comprendió su plan.

Habían planeado golpearle por detrás mientras que él era incapaz de moverse al ser forzado a bloquear el mortal ataque desde delante.

Heinz, que parecía haberse recuperado como las copias fallidas, dio un salto adelante.

«El manipula Dungeons… Voy a grabar esto», murmuró Riley… Curatos, mientras colocaba una mano en el suelo.

Las paredes aparecieron a ambos lados, formando un pasillo recto que unía a Vandalieu y Heinz.

«¿Te niegas a rendirte incluso después de que tu plan haya fracasado, me evitas escapar y vienes a arreglar las cosas uno a uno?… Eso es conveniente», dijo Vandalieu, reorganizando las articulaciones de su cuello y extremidades para que miren hacia atrás sin dar la vuelta.

Alargó la mano con su brazo derecho, cubriéndolo con los vasos sanguíneos del Rey Demonio que lo rodeaban en forma helicoidal.

«…. Reproducir registro. Ultimate Awakening, Radiant Life Blade», murmuró Curatos, reproduciendo los encantos que duplicaron los Valores de Atributo de Heinz y lo impregnaron de poderes contra el atributo muerte.

«Trascender Límites, Trascender Límites: Espada Santa!» Heinz gritó, emanando una increíble cantidad de espíritu hacia Vandalieu.

Era probable que tuviera la intención de desencadenar un ataque equivalente o incluso más poderoso que el que su propia copia acababa de usar.

Si Vandalieu intentaba crear un muro para bloquear el ataque como antes, probablemente no se formaría a tiempo para bloquear el ataque, y Curatos continuaba su interferencia.

«Respuesta Súper Rápida, Superar Límites: Fragmentos, Trascender Límites… Todos los fragmentos del Rey Demonio, ¡activados!»

Vandalieu se deshizo de todos sus trucos baratos y sacó todo el poder que podía reunir ahora mismo. La sangre del Rey Demonio corría por todo su cuerpo; los nervios del Rey Demonio estaban conectados a todo y controlados por los sub-cerebros del Rey Demonio. Cubierto por el exoesqueleto, el caparazón, los cuernos y cualquier otro fragmento del Rey Demonio, Vandalieu emanó una energía siniestra que desvió el espíritu de Heinz.

«¡Sed de Sangre!»

La sangre salpicaba de los vasos sanguíneos que habían formado una lanza en el brazo derecho de Vandalieu y comenzó a moverse como una neblina roja en forma de espiral.

El arma de Vandalieu, que estaba cubierta por un enjambre de microbios carnívoros, le arrancaría todo el cuerpo a Heinz incluso con un rasguño. Vandalieu la levantó delante de él y corrió hacia Heinz.

«¡Supresión del mal! ¡True Supreme Heavenly Radiant Slash!» Rugió Heinz, blandiendo su espada que brillaba tan brillantemente que quemaba los ojos de cualquiera que la mirase.

«¡Ultimate Screw Charge!» dijo Vandalieu, empujando su brazo en forma de lanza hacia Heinz.

Al ver cómo se desarrollaba esto, Delizah sintió instintivamente lo que sucedería a continuación – a este ritmo, Heinz moriría.

Vandalieu tenía la intención de recibir el ataque de Heinz de frente. A cambio, empalaría a Heinz con su brazo y permitiría que los microbios devoraran el cuerpo de Heinz, destruyéndolo junto con su alma.

Desde el principio, Vandalieu nunca iba a sufrir las consecuencias de la muerte. Si este cuerpo falso fuera destruido, simplemente sería devuelto a su verdadero cuerpo. Heinz y Delizah no podían destruir o devorar almas, así que no tenían forma de evitarlo.

«¡NO!» Gritó Delizah.

Pero ya era demasiado tarde. La distancia entre Vandalieu y Heinz ya era demasiado pequeña.

Pero Curatos levantó la mano, aparentemente operando algo. «Lo sé», murmuró.

La luz brillante que irradiaba desde Heinz se cruzó con el vórtice carmesí de Vandalieu, y un momento antes de que sus ataques llegaran entre sí, apareció una silueta entre ellos.

Estaba frente a Vandalieu, de espaldas a Heinz.

Ambos reaccionaron conmocionados.

En ese momento, los movimientos de Vandalieu se detuvieron, y la niebla carmesí se volvió a convertir en sangre ordinaria. Y luego intentó abrazar la silueta como para protegerla. Pero la hoja de Heinz no se detuvo; cortó directamente a través de Vandalieu y de la silueta.

La onda expansiva atravesó a Vandalieu y continuó viajando hacia delante, cortando el suelo de la Dungeon en pedazos con un estruendoso ruido.

«De ninguna manera… Por qué… Por qué hizo esto…» Heinz susurró, temblando, todavía sosteniendo el mango de la espada que aún estaba enterrada a más de la mitad del cuerpo de Vandalieu.

«La verdad es que…» Vandalieu tosió. «… siempre me lo he preguntado.»

Aún cubierto con su armadura medio destruida y agarrando la silueta en sus brazos, miró con odio a Heinz.

«Si realmente quieres detenerme, si realmente quieres distraerme, esto es lo que deberías haber hecho… ¿Por qué no hiciste una copia de mamá antes?»

La silueta que había aparecido era una copia de Darcia.

Era una Darcia falsa, una copia de cuando todavía era una elfa oscura, antes de que fuera quemada en la hoguera por el Sumo Sacerdote Gordan. Esta era la carta de triunfo de Curatos que había planeado usar si se hacía realmente necesario, incluso si eso significaba que Heinz se resintiera después.

De hecho, ha sido muy eficaz. A pesar de saber que era falsa, Vandalieu había detenido instintivamente sus movimientos y deshecho los efectos de Sed de Sangre.

A pesar de que Delizah le miraba fijamente conmocionada, Curatos se sintió aliviado ahora que la victoria de Heinz y la derrota de Vandalieu estaban aseguradas. Era un dios que originalmente había sido un espíritu familiar sin personalidad; había determinado que era más importante centrarse en tratar con Gufadgarn, que todavía estaba tratando de entrar en la Dungeon, en lugar de pensar en los sentimientos de Heinz, que una vez más había cometido el pecado por el que finalmente se había perdonado.

«Ya veo. Fue eficaz porque sólo se utilizó esta táctica una vez, justo en el momento crítico… Ya veo, ya veo. Eso era correcto», murmuró Vandalieu mientras la copia de Darcia en sus brazos se convertía en polvo y desaparecía.

La armadura del alma que encerraba a Vandalieu también estaba desapareciendo.

El cuerpo falso que necesitaba para continuar existiendo dentro de esta Dungeon estaba dejando de funcionar.

«Espera, yo… no tenía la intención de usar una táctica tan cobarde», dijo Heinz, tratando de explicarse.

«Tenía razón, el peligro de que volvieras a lastimar a mamá… se hizo realidad», susurró Vandalieu, agarrando el brazo de Heinz con el brazo de su alma que empezaba a desmoronarse.

La hoja de la espada enterrada en su cuerpo se hundió un poco más.

«¡Por eso te destruiré aquí! Junto con esta Dungeon, ese dios y todo lo demás!»

En el momento siguiente, la armadura del alma de Vandalieu se convirtió en una especie de slime y se enrolló alrededor de Heinz como si estuviera atada a él.

«¡¿Tienes intención de autodestruirte?!» Exclamó Delizah, recordando la Prisión de la Muerte por Llamas a la que había sido sometida anteriormente.

Pero Curatos tranquilamente lanzó varias capas de hechizos protectores sobre Heinz. Heinz había recuperado toda su Vitalidad; con estos hechizos protectores, incluso podría resistir la Prisión de la Muerte por Llamas.

Pero una silueta negra apareció a poca distancia detrás de Heinz, y Curatos se dio cuenta de que había cometido un error fatal.

«Ah, realmente quiero a mi bastón. Si lo tuviera, habría podido controlar mejor mi Mana», murmuró el segundo Vandalieu que había aparecido, levantando la palma hacia Heinz y el Vandalieu que estaba enrollado alrededor de ambos.

Una aterradora cantidad de Mana convergió en la superficie de esa palma.

Esta era la carta de triunfo que Vandalieu jugaría en el momento de su muerte.

Edgar y el resto de las Cuchillas de Cinco Colores habían cortado y cortado fragmentos del alma de Vandalieu. Estos fragmentos de alma no se habían extinguido. Vandalieu había utilizado disimuladamente la Habilidad Control en Grupo para controlar los fragmentos y crear un clon de sí mismo sin que nadie se diera cuenta. El clon había producido la tinta del Rey Demonio para camuflarse de ser visto, y había lanzado Punto Ciego para evitar ser detectado por los otros sentidos.

El clon había estado esperando a que Heinz y Delizah intentaran derrotar al Vandalieu principal y le mostraran una abertura para que los destruyera con todo el Mana que Vandalieu pudiera reunir, junto con toda la Dungeon.

Por eso Vandalieu había luchado todo el tiempo sólo con su cuerpo principal, sin usar el clon, sin usar el Control en Grupo para manipular las partes de su propio cuerpo que habían sido separadas de él – con el fin de atraer la atención de todos sus enemigos hacia él. Incluso se había abstenido de usar hechizos en la medida de lo posible para conservar Mana.

Si el dios no hubiera interferido y Vandalieu hubiera sido capaz de derrotar a Heinz y Delizah sólo con su cuerpo principal, entonces eso también habría estado bien. Simplemente habría necesitado destruir el clon junto con la Dungeon después de eso.

«Pero nunca imaginé que tantas circunstancias me favorecerían», dijo Vandalieu.

El Mana Negro se reunió en la palma de la mano del clon. Este era el Cañón Hueco que una vez había destruido un piso del Juicio de Zakkart. Sin embargo, hubo varias veces más Mana esta vez.

«¡Ugh, esto es…!» Heinz gruñó cuando volvió a sus cabales y se dio cuenta de la situación en la que se encontraba, intentando escapar.

El cuerpo principal de Vandalieu estaba completamente dedicado a atar a Heinz en su lugar, girando a su alrededor y evitando que se moviera.

Y los muros que Curatos había creado a ambos lados estaban ahora impidiendo que Heinz escapara también.

«¡Te he hecho cosas a ti y a tus compañeros que no se pueden deshacer! Pero no puedo morir aquí», dijo Heinz, luchando con todas sus fuerzas.

Su espada mágica se encendió de nuevo con llamas azules y quemó el cuerpo de Vandalieu, pero no pudieron cortar la sangre y los vasos sanguíneos del Rey Demonio.

«¡No! ¡Mis hechizos protectores son impotentes ante esa magia!» dijo la copia de Martina mientras comenzaba a borrar apresuradamente las paredes a ambos lados de Heinz.

«¡Debo detenerlo!» dijo la copia de Riley, corriendo hacia el clon de Vandalieu.

Pero Vandalieu interfirió con la Habilidad Creación de Laberintos, causando que las paredes bajaran muy lentamente, y la lanza de Riley no pudo infligir ni un solo golpe al clon de Vandalieu.

«Me importan un bledo tus circunstancias…» murmuró el clon de Vandalieu, la masa de Mana negra finalmente completa. «Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo.»

Curatos se estremeció de miedo mientras miraba el extraño poder en la palma de la mano del clon, pareciéndose a la nada materializada en sí misma.

«Fu –» Comenzó Vandalieu.

«Ultimate God Shield Shockwave!» gritó Delizah, soltando su habilidad marcial más poderosa en el clon de Vandalieu un momento antes de que pudiera disparar.

El clon de Vandalieu estaba completamente ocupado con el control del Mana del hechizo de la Magia del Rey Hueco que estaba lanzando. Totalmente indefenso, se desmoronó en pedazos cuando la onda expansiva liberada por el escudo de Delizah, imbuida por el Mana, pasó a través de él.

Pero el Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo había sido disparado. Sin embargo, su trayectoria estaba desesperadamente fuera de lugar. A este ritmo, causaría un daño tremendo a la Dungeon, pero tanto Heinz como el cuerpo principal de Curatos estarían a salvo.

Una expresión de alivio y satisfacción apareció en la cara empapada de sudor de Delizah… y se quedó allí mientras se congelaba en estado de shock al instante siguiente.

«Me disculpo por mi tardanza, mi señor Vandalieu,» dijo la voz de Gufadgarn, resonando por el suelo de la Dungeon.

Un agujero en el espacio apareció en medio del camino de Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo, tragándose todo el hechizo.

Al mismo tiempo, otro agujero en el espacio apareció justo detrás de Heinz.

«¡No!» Delizah gritó mientras el Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo salía volando del agujero en el espacio detrás de Heinz.

Pero antes de que se diera cuenta, el espíritu de Heinz había sido arrojado fuera de las paredes.

«Lo siento, Heinz. ¡Me llevaré tu cuerpo por tu propio bien!» gritó Joshua Arkum, el espíritu heroico que había descendido sobre el cuerpo de Heinz.

«… Todo esto, para que la batalla terminara en empate», suspiró Vandalieu, dándose cuenta de que el contenido del cuerpo de Heinz que sostenía había sido reemplazado.

En el momento siguiente, fue completamente envuelto por el Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo.

«¡J-JOSHUA!» gritó Heinz mientras Joshua era destruido sin hacer ruido.

Pero su voz fue ahogada por el estruendoso sonido del Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo que destruía las paredes y atravesaba el piso 65 de la Dungeon.

«Copia de registro, completa. Gufadgarn logró entrar, pero… cambiando temporalmente la topología espacial para aislar el piso 99 y más allá, con éxito… La destrucción se limita desde el piso 65 hasta el piso 98… Pude evitar que quedara atrapado en el hechizo y se destruyera… ¿Terminar en un empate? Sólo puedo pensar en esto como una gran derrota», murmuró Curatos, deteniendo silenciosamente el movimiento de sus manos mientras miraba al Cañón Hueco Destructivo Perforador del Mundo que se le acercaba. «Mi señor Alda, Bellwood, pido descansar ahora. Por favor, perdona –»

Y luego, fue tragado por el torrente negro y destruido.


Aún mentalmente entumecidos por lo que acababa de suceder, Heinz y Delizah miraron desde el agujero de la Dungeon y el lugar donde Vandalieu había estado.

«De ninguna manera… el espíritu heroico… el dios… fue destruido…» susurró Heinz.

Sus pensamientos aún no se habían puesto al día con la situación, pero comprendió que Curatos había sido destruido. Las copias de Riley y Martina, que Curatos había estado usando para actuar en su nombre, habían desaparecido silenciosamente.

«Este es el legendario… Así que, realmente es el Rey Demonio», dijo Delizah.

«Así que, ustedes están en cuerpos falsos, el espíritu heroico fue capaz de echarlos fuera de su cuerpo descendiendo sobre él», dijo la voz de Gufadgarn.

Asustados, Heinz y Delizah levantaron sus armas, pero… se dieron cuenta de que Heinz estaba en un estado fuera del cuerpo sin forma física, así que no podía hacer nada.

«¡¿Quién en el mundo eres tú?! ¡¿Eres uno de sus aliados?!» Preguntó Delizah.

«Soy uno de los sirvientes que adoran al gran Vandalieu», dijo Gufadgarn. «Supongo que no lo entenderías si te dijera que ha pasado un tiempo… No debería haberte perdonado en aquel entonces; debería haberlos reunido y haberme deshecho de todos ustedes de una vez», continuó, mirándolos fijamente con una mirada inexpresiva y, sin embargo, aborrecible.

Estas eran dos de las Cuchillas de Cinco Colores que una vez habían desafiado el Juicio de Zakkart.

Heinz y Delizah se estremecieron ante el intenso aura que emanaba de la chica Elfa, pero Gufadgarn miró en silencio detrás de ellos.

«¿Qué harás, diosa?», preguntó.

Una mujer apareció de una grieta en el espacio que Gufadgarn había creado. Era una mujer que perduraba vívidamente en los recuerdos de Heinz, la misma mujer a la que había matado junto a Vandalieu hace unos momentos.

Pero su piel era considerablemente más oscura de lo que recordaba… y lo que es más importante, su presencia era completamente diferente.

«… no haré nada», dijo la mujer. «No puedo hacer nada a sus almas, y no tenemos tiempo de sellarlos dentro de algo, ¿verdad, Gufadgarn-san?»

Era Darcia, llevando un bastón de metal y vistiendo ropas extrañas que probablemente eran Objetos Mágicos. Ella era de alguna manera deslumbrante, como si hubiera tenido un halo sobre su cabeza. Heinz no pudo evitar entrecerrar los ojos y levantar una mano sobre sus ojos.

«Eso es correcto. Es probable que los subordinados de Alda entren a la fuerza a este lugar pronto», dijo Gufadgarn.

«Entonces llevemos a este niño a casa. Si hubiera recuperado mis poderes originales, habría podido hacer más», se lamentó Darcia.

Llevaba fragmentos de armadura negra en un brazo. Eran fragmentos de Vandalieu.

«¿Está a salvo mi señor?» preguntó Gufadgarn.

«Está bien», contestó Darcia. «Se acaba de devorar a sí mismo; volverá a la normalidad una vez que descanse un poco. En realidad, siempre es tan imprudente», dijo mientras se giraba para irse.

«¡Espera!» gritó Heinz. «¿Por qué estás aquí…? No, ¿eres tú la verdadera?»

Darcia exhaló un poco antes de darse la vuelta para enfrentarlo. «Tengo dos cosas que decirte, Heinz… Te perdono por lo que me hiciste.»

La cara de Heinz estaba llena de asombro ante estas palabras. Comprendió que la Darcia ante sus ojos era real, que ella era la Elfa Oscura cuya muerte había causado en el pasado.

«Pero no ‘perdonaremos’ lo que le hiciste a este niño», continuó Darcia. «Heinz, Cuchillas de Cinco Colores, sois nuestros enemigos.»

El rechazo contenido en sus palabras fue tan fuerte que Delizah dio un paso atrás y Heinz, que no era más que un alma en su forma actual, quedó temblando.

«En cuanto a lo segundo… Retiro lo que dije sobre no hacer nada. Déjame desahogarme un poco contigo, ¿de acuerdo?» dijo Darcia.

Ella blandió su bastón, y luego Heinz y Delizah desaparecieron.

«¿Los mataste?» preguntó Gufadgarn.

«Heinz era sólo un alma, así que lo alejé un poco. Pero sí maté a la otra. Estaba muy cansada y la pillé con la guardia baja. Al final, parece que van a ser resucitados en el piso llamado la ‘ciudad’, así que en realidad estaba sacando un poco de rabia en ellos».

Darcia, que se había convertido en la encarnación de Vida, tomó los fragmentos de Vandalieu que había reunido y regresó a casa por el agujero en el espacio con Gufadgarn.

NTK: Y asi es como valen verga~


《¡Tu inteligencia ha aumentado en 5.000!》

《Has adquirido las Habilidades ‘Técnica de Registro Perfecto’ y ‘Superar Límites’: Alma’!》

《¡Materialización ha despertado en Encarnación!》

《Los Niveles de las Habilidades Magia del Rey Oscuro, Revocación de Canto, Ampliación de Mana, Incremento de la Tasa de Recuperación del Mana, Trascender Límites, Magia del Rey Hueco, Control de Mana, Técnica de Lucha de Destrucción de Alma, Procesamiento de Pensamientos de Súper Alta Velocidad, Lanzamiento, Grito, Técnica de Artillería del Rey Demonio, Técnica de Armadura, Técnica de Escudo, Superar Límites: Fragmentos, Devorador de Dios, Creación de Laberintos, Devorador de Alma, Procesamiento de Pensamiento en Grupo, Control en Grupo y Forma de Alma han aumentado!》


  • Nombre: Vandalieu Zakkart
  • Raza: Dhampir (Diosa)
  • Edad: 11 años
  • Título:【Emperador Ghoul】,【Emperador Eclipse】,【Guardián de las Villas de Cultivo】,【Hijo Santo de Vida】,【Emperador Escama】,【Emperador Tentáculo】,【Campeón】,【Rey Demonio】,【Emperador Oni】,【Conquistador del Juicio】,【Transgresor】,【Emperador De la Sangre Negra】(Nuevo!),【Emperador Dragón Anciano】(Nuevo!)
  • Trabajo: Guerrero Espiritual
  • Nivel: 100
  • Historial de Trabajos: Mago de Atributo Muerte, Transmutador de Golems, Domador de No Muertos, Soul Breaker, Usuario del Puño Venenoso, Usuario de Insectos, Tree Caster, Guía Demonio, Archienemigo, Creador de Zombies, Creador de Golems, Comandante Demonio de Cadáveres, Usuario del Rey Demonio, Guía Oscuro, Creador de Laberintos, Guía de la Creación, Sanador Oscuro, Demonio de la Enfermedad, Cañonero Mágico
  • Atributos:
    • Vitalidad: 99.221 (¡Incremento de 2.790!)
    • Mana: 4.363.438.160 (+2.618.062.896) (¡Incrementado en un total de 787.395.619!)
    • Fuerza: 13.858 (¡Incremento de 2.883!)
    • Agilidad: 9.649 (¡Incremento de 1.209!)
    • Resistencia: 14.407 (¡Incremento de 1.682!)
    • Inteligencia: 22.256 (¡Incremento de 7.790!)
  • Habilidades Pasivas:
    • Fuerza Monstruosa: Nivel 1 (¡Despertado de Fuerza Sobrehumana!)
    • Regeneración Rápida: Nivel 8
    • Magia del Rey Oscuro: Nivel 5 (Level Up!)
    • Inmunidad a los Efectos de Estado
    • Resistencia Mágica: Nivel 9
    • Visión Oscura
    • Atraer al Sendero de la Creación del Demonio Oscuro: Nivel 7 (Level Up!)
    • Revocación de Canto: Nivel 8 (Level Up!)
    • Orientación: Sendero de la Creación del Demonio Oscuro: Nivel 7
    • Recuperación Automática de Mana: Nivel 10
    • Fortalecer Subordinados: Nivel 10
    • Secreción de Veneno Mortal (Garras, Colmillos, Lengua): Nivel 1 (¡Despertado de Secreción de Veneno!)
    • Agilidad Mejorada: Nivel 7
    • Expansión Corporal (Lengua): Nivel 8
    • Poder de Ataque Reforzado mientras está Desarmado: Grande
    • Parte del Cuerpo Mejorada (Cabello, Garras, Lengua, Colmillos): Nivel 9
    • Refinación de Hilos: Nivel 7 (Level Up!)
    • Ampliación de Mana: Nivel 6 (Level Up!)
    • Aumento de la Tasa de Recuperación de Mana: Nivel 7 (Level Up!)
    • Poder de Ataque Reforzado mientras se activa un Cañón Mágico: Medio
  • Habilidades Activas:
    • Bloodwork: Nivel 5
    • Trascender Límites: Nivel 6 (Level Up!)
    • Creación de Golems: Nivel 5
    • Magia del Rey Hueco: Nivel 3 (Level Up!)
    • Control de Mana: Nivel 10 (Level Up!)
    • Cocinar: Nivel 7
    • Alquimia: Nivel 10
    • Técnica de Lucha de Destrucción de Alma: Nivel 2 (¡Despertado de Técnica de Lucha Desarmada y Level Up!)
    • Multi-cast: Nivel 10
    • Cirugía: Nivel 8
    • Encarnación: Nivel 1 (¡Despertado de Materialización!)
    • Coordinación: Nivel 9
    • Procesamiento de Pensamientos de Súper Alta Velocidad: Nivel 3 (Level Up!)
    • Comandante: Nivel 9
    • Enrollado de Hilo: Nivel 6
    • Lanzamiento: Nivel 8 (Level Up!)
    • Scream: Nivel 7 (Level Up!)
    • Magia del Espíritu Muerto: Nivel 8
    • Técnica de Artillería del Rey Demonio: Nivel 2 (Level Up!)
    • Técnica de Escudo: Nivel 7 (Level Up!)
    • Técnica de Armadura: Nivel 7 (Level Up!)
    • Técnica de Unión en Grupo: Nivel 5
    • Superar Límites: Fragmentos: Nivel 6 (Level Up!)
  • Habilidades Únicas:
    • Devorador de Dios: Nivel 6 (Level Up!)
    • Alma Deformada
    • Invasión Mental: Nivel 8
    • Creación de Laberintos: Nivel 3 (Level Up!)
    • Rey Demonio: Nivel 3 (Level Up!)
    • Abismo: Nivel 7 (Level Up!)
    • Enemigo Divino
    • Devorador de Alma: Nivel 6 (Level Up!)
    • Protección Divina de Vida
    • Protección Divina de los Dioses de la Tierra (Transformada de la Protección Divina de los Dioses Oscuros de la Tierra!)
    • Procesamiento de Pensamientos en Grupo: Nivel 4 (Level Up!)
    • Protección Divina de Zantark
    • Control en Grupo: Nivel 4 (Level Up!)
    • Forma de Alma: Nivel 2 (Level Up!)
    • Ojos Demoníacos del Rey Demonio (Nuevo!)
    • Protección Divina de los Dioses de Origen (Nuevo!)
    • Protección Divina de Ricklent (Nuevo!)
    • Protección Divina de Zuruwarn (Nuevo!)
    • Técnica de Registro Perfecto (Nuevo!)
    • Superar Límites: Alma: Nivel 1 (Nuevo!)
  • Fragmentos del Rey Demonio
    • Sangre
    • Cuernos
    • Ventosas
    • Sacos de Tinta
    • Caparazón
    • Glándulas de Olor
    • Órganos Luminiscentes
    • Grasa
    • Mandíbulas
    • Globos Oculares
    • Probóscide
    • Pelaje
    • Exoesqueleto (Combinado con el fragmento del mismo nombre!)
    • Piernas Articuladas
    • Antena
    • Garras
    • Ojos Compuestos
    • Agallas
    • Cerebro Auxiliar
    • Tumores
    • Vasos Sanguíneos
    • Lengua
    • Pulmones
    • Aletas (Nuevo!)
    • Glándulas de Veneno (Nuevo!)
    • Huesos (Nuevo!)
    • Piel (Nuevo!)
    • Orbe del Tesoro (Nuevo!)
    • Ojos Demoníacos (Nuevo!)
    • Nervios (Nuevo!)
    • Estómago (Nuevo!)
    • Membrana (Nuevo!)
    • Alas (Nuevo!)
  • Maldiciones:
    • Experiencia adquirida en la vida anterior no transferida
    • No puede aprender trabajos existentes
    • Incapaz de adquirir experiencia de forma independiente
  • Disminución de Mana a partir de la creación de Banda incluida en los cálculos


NTK: No esperaba que sacara un capítulo el mismo día publicar uno yo... otra vez…