Los pasos de los Asesinos de la Santa Madre, y el Espíritu del Rey Demonio se alejó.

NTK: Con esto se completa la recuperación de los capítulos del Arco 9 perdidos y se inicia la traducción de los capítulos restantes~


Ricklent, el genio del tiempo y la magia, fue el creador del dios de los Estados, el dios de los Trabajos y el dios de las Habilidades – los dioses que gobernaron el Sistema de Estado.

El Rey Demonio había aprovechado una apertura que Ricklent había dejado y había añadido un dios desconocido al sistema, el dios de los Rangos. Esto permitió incluir monstruos en el sistema.

A través de este proceso, los Títulos habían comenzado a aparecer en los Estados, algo que ni Ricklent ni Guduranis habían incluido intencionalmente en el sistema.

Para Ricklent y el Rey Demonio, los Títulos eran factores desconocidos, pero habían pasado cien mil años desde entonces, e incluso los humanos habían aprendido cómo trabajaban hasta cierto punto.

Los Títulos pueden ser ganados por un ser si un cierto número de personas… al menos varios miles, se refieren a ese ser por el Título. Cuanto más exagerado era un Título, más difícil era adquirirlo; tales Títulos se hacían más fáciles de adquirir si los individuos influyentes o conocidos se referían al ser como esos Títulos.

Por ejemplo, el Título de ‘Hiena’ podría ser adquirido por un individuo al ser referido como tal por un número considerable de rufianes, las víctimas de ese individuo, los funcionarios del gobierno y los aventureros que tratan de controlarlos – cerca de mil personas en total.

Sin embargo, un Título como ‘El Espadachín Más Grande del Continente’ sería difícil de adquirir incluso si fuera reconocido como tal por decenas, cientos de miles de personas, a menos que uno también tuviera el reconocimiento del gobernante de una enorme nación que cubre la mitad del continente, o el reconocimiento de un dios.

También hubo un efecto reaccionario, relacionado con las condiciones requeridas para adquirir un Título.

Incluso si alguien que poseía un Título y ganaba fama era un individuo digno y justo, algunos tenían resentimiento contra ellos y otros esparcían falsos rumores por celos o para su propio beneficio.

Los aventureros que trabajaban en ciertas naciones, los caballeros famosos, los generales y los estrategas del ejército en particular, estaban comúnmente expuestos a ellos. Serían alabados como héroes en sus propias naciones, pero en las naciones enemigas se resentirían y considerarían sus logros militares como malas acciones.

Sin embargo, era raro que esta infamia se convirtiera en Títulos para tales héroes. La fama que poseían en la forma del Título que ya tenían anuló esa reputación negativa.

No se sabía exactamente cuánta fama se requería para anular cierta cantidad de infamia. Sin embargo, fue debido a este efecto reaccionario que la ‘Lanza Divina de Hielo’ Mikhail, que fue un héroe de la nación escudo Mirg hace doscientos años y la ‘Espada a la Velocidad de la Luz’ Rickert Amid que había sido una de las Quince Espadas Destructoras del Mal no habían ganado Títulos por su reputación negativa entre sus enemigos.

Por supuesto, algunos Títulos eran aquellos a los que muchos llamaban una persona por sus actos cotidianos, y no se podía hacer nada con respecto a que la persona fuera llamada por tales Títulos.

Esto fue cierto para los Títulos de ‘Trueno’ ‘Proveedor de Semillas’ de Schneider y ‘Rey Demonio’ de Vandalieu, que también era el ‘Hijo Santo de Vida’.

Sin embargo, las acciones cotidianas de Heinz eran las de un noble y justo aventurero de clase S, un noble honorario. Era conocido por muchas cosas, y no se había manifestado ninguna infamia sobre su Estado.

Hasta ahora.

«¡¿Qué?! ¡¿Soy el ‘Asesino de la Santa Madre’?!»

Heinz, que se había estado preparando para dirigirse al siguiente piso del juicio, se detuvo en seco, estupefacto por el repentino anuncio en su cabeza. Comprobó apresuradamente su Estado.

Él había pensado que debía haber algún tipo de error, pero un nuevo Título llamado ‘Asesino de la Santa Madre’ se mostraba claramente en su Estado.

«Cómo puede ser esto…» murmuró.

«Oye, Heinz, ¿qué pasa? ¡¿Qué quieres decir con ‘Asesino de la Santa Madre’…?!» Edgar comenzó, pero de repente se quedó en silencio.

«Heinz, Edgar, ¿qué pasa? Esto es… ¿Ustedes dos también lo ven?» murmuró Delizah.

«¿Qué les pasa a ustedes tres?», preguntó Jennifer.

«¿Sucedió algo? Sus expresiones son muy alarmantes», dijo Diana.

Heinz, Edgar y Delizah se quedaron sin palabras por un momento… Se miraron el uno al otro y asintieron antes de hablar.

«Yo, y probablemente Edgar y Delizah también, hemos adquirido un título llamado ‘Asesino de la Santa Madre’. Revisé mi estado… No parece que esté soñando despierto o que haya escuchado mal», dijo Heinz.

«¡¿Asesino de la Santa Madre?! Santa Madre significa una madre que es sagrada, ¿verdad? ¡Es un título totalmente malvado!» exclamó Jennifer, antes de cubrirse la boca apresuradamente. «… Lo siento», se disculpó.

«Está bien», dijo Heinz, moviendo la cabeza.

El grupo se encontraba actualmente en un sendero dentro de los suburbios del ‘ciudad’ de esta Dungeon, el que conducía a la escalera que los llevaría a los pisos que contenían más pruebas para ellos. Por lo tanto, era posible que alguien pudiera escucharlos si hablaban demasiado alto. Sin embargo, esta ‘ciudad’ estaba dentro de una Dungeon que Alda, el dios de la ley y el destino, había creado como prueba para desafiar al que deseaba suceder a Bellwood.

Heinz y sus compañeros habían viajado a cada piso a través de este camino durante más de un año, y a menudo intercambiaban conversaciones con la gente de la ‘ciudad’. A través de estas interacciones, se habían dado cuenta de que estas personas eran ilusiones de personas que habían vivido vidas pacíficas… probablemente durante la era de los dioses.

En otras palabras, eran similares a los monstruos, Vampiros de Raza Pura y Majin que aparecieron como parte de las pruebas.

Incluso si la gente de esta ‘ciudad’ se enterara de este escándalo, era poco probable que las noticias se filtraran al mundo exterior.

«Ya veo… Uf, me entró un poco de pánico», dijo Jennifer aliviada.

«Aún así, esto no es algo que deba hablarse en voz alta. El ‘Asesino de la Santa Madre’ no es un Título del que estar orgullosa, a menos que se trate de un truco de un dios malvado», dijo Diana con severidad, con la cara pálida.

Esta era una situación grave.

En la religión de Alda, el dios de la ley y el destino, había un papa y mujeres santas, pero ninguna conocida como una ‘santa madre’. Muchos de los dioses de la religión de Alda eran hombres, y muchas de las iglesias que los adoraban eran sociedades patriarcales.

Así, la mayoría de la gente asumiría que una ‘santa madre’ sería una figura importante de una religión distinta a la de Alda… Probablemente pensarían en Botín, madre de la tierra y diosa de la artesanía, o… Vida, la diosa de la vida y el amor.

Heinz era un líder de la facción pacífica de Alda, que reconoció la existencia y los derechos de las razas de Vida. Él y sus compañeros Delizah y Edgar, que poseen un Título llamado ‘Asesino de la Santa Madre’, se podrían convertir en un escándalo fatal para ellos.

«Espera, Diana. Tampoco hay una posición de ‘Santa Madre’ en la Iglesia de Vida. No sé nada del pasado, pero estoy segura de que no hay una figura que se llame así ahora», dijo Jennifer.

De hecho, había figuras femeninas conocidas como mujeres santas en las Iglesias de Vida y sus dioses subordinados en el Reino Orbaume, pero no había una posición oficial llamada ‘Santa Madre’.

Seguramente no había nadie que poseyera el título de ‘Santa Madre’. Por lo tanto, debería haber estado claro que Heinz y sus compañeros no habían matado a ninguna Santa Madre.

«Jennifer, tienes razón. Pero el problema es que el hecho de que hayamos matado a una santa madre ha sido reconocido. Por un gran grupo de personas o incluso dioses, nada menos», dijo Edgar.

«¡Eso es imposible!» Jennifer exclamó inmediatamente, pero su cara se cayó al darse cuenta de que esto no se podía negar tan fácilmente. «… No, supongo que el Título que aparece en sus Estados significa que eso es lo que ha pasado.»

«¿Pero qué clase de grupo? Como mínimo, tiene que ser un grupo a la escala del Reino Orbaume y los dioses de la religión de Alda los que nos concedieron sus protecciones divinas… ¿El Imperio Amid?» Delizah conjeturó.

«No, eso no es posible. Definitivamente hemos trasladado nuestra base de actividades del Imperio Amid al reino. La gente del imperio no pensará positivamente en eso, pero eso no significa que nos consideren ‘Asesinos de la Santa Madre'», señaló Heinz.

Él tenía razón. No importa cuán negativamente la gente del Imperio Amid pueda pensar en Heinz y sus compañeros ahora que eran aventureros de clase S, no se convertirían en ‘Asesinos de la Santa Madre’ sólo por el hecho de haber emigrado de una nación a otra.

«Por lo menos, significa que hemos matado a un ser que un cierto grupo de personas reconoce como una ‘Santa Madre’. Sin embargo, no puedo pensar en ninguna», dijo Diana.

«Tienes razón… Yo tampoco puedo pensar en ninguna», dijo Jennifer, escarbando en su memoria. «La mayoría de los enemigos que hemos derrotado hasta ahora eran monstruos, y ni siquiera hemos sido parte de la guerra contra el Imperio Amid. No puedo imaginarme que hubiera algún bandido o asesino conocido como ‘Santa Madre’ tampoco.»

«Es la Santa Madre, así que tiene que ser una mujer… ¿Ternecia? ¿Esa Vampiro de Raza Pura?» Delizah sugirió, nombrando al primer enemigo femenino prominente que habían derrotado y que le vino a la mente.

En concreto, el grupo no había hecho más que acabar con una Ternecia que apenas había conseguido escapar de algún sitio, pero el mundo reconocía que la había derrotado.

Pero Edgar agitó la cabeza, una expresión de desánimo en su cara. «Delizah, eso no es posible. Es cierto que es una mujer, y probablemente hizo un montón de niños en el sentido de ser un Vampiro. Tal vez la sociedad Vampiro que adora al dios malvado de la vida alegre es lo suficientemente grande e influyente como para ser la causa… pero seguramente no puedes llamar a eso una ‘santa madre’.»

«Bueno, eso es cierto», estuvo de acuerdo Delizah.

La imagen de Ternecia era la de una mujer puramente malvada; no había ni una pizca de nada que se pareciera a una ‘santa madre’.

«Pero entonces… ¿podría ser esa mujer Majin? Si mal no recuerdo, adoraba a un dios malvado y se llamaba a sí misma la ‘santa mujer de las tinieblas'», dijo Jennifer.

«Esa se nos escapó, ¿recuerdas? ¿Quién más…? No creo que hubiera ninguna mujer entre el grupo Kijin que exterminamos, y sólo hemos derrotado a unos pocos patatas fritas después de Ternecia», murmuró Edgar.

A nadie se le ocurrió una explicación.

Pero Heinz, que había permanecido en silencio y muy pensativo, finalmente habló. «Hay una que podría ser», dijo.

Había un grueso pliegue entre sus cejas; estaba claro que estaba suprimiendo el deseo de negar la posibilidad en la que había pensado.

«De ninguna manera», murmuró Edgar con un suspiro. «No vas a decir que es esa mujer Elfa Oscura que capturamos en esa pequeña aldea en la nación escudo Mirg, ¿verdad? Te lo diré ahora, definitivamente no es ella.»

«¿Por qué piensas eso?» Heinz le preguntó.

«¿Por qué? Es obvio. Creo que hicimos algo malo en ese entonces, y fue una tragedia. Aún más ahora que estamos criando a Selen», dijo Edgar. «Pero esa Elfa Oscura era conocida en la nación escudo Mirg como una ‘bruja’, e incluso en el Reino Orbaume, la gente la consideraba una madre que tuvo un trágico final, no una ‘Santa Madre’.»

«Tal vez tengas razón si la llamaron ‘Santa Madre’ en la aldea oculta de los Elfos Oscuros en la que nació, pero… a juzgar por tus expresiones, ese no fue el caso», dijo Diana, mirando a las caras de Edgar y Heinz.

Nunca se había encontrado con la Elfa Oscura… Darcia, ella misma.

Heinz y su grupo tampoco habían visto el Estado de Darcia en ese entonces, y no podían imaginar que ser competente en el combate sería un requisito para ser llamada ‘Santa Madre’. Sin embargo, si realmente hubiera sido una figura tan importante, habría tenido múltiples guardias Elfos Oscuros o guardias de las otras razas de Vida.

Por lo tanto, el hecho de haber capturado a Darcia para cumplir una petición del Gremio de Aventureros no tuvo nada que ver con la obtención del Título de ‘Asesino de la Santa Madre’.

«Pero hay una razón por la que creo que es verdad, Edgar. Los únicos que hemos adquirido el título de ‘Asesino de la Santa Madre’ somos Delizah, tú y yo. Jennifer y Diana no lo tienen», señaló Heinz.

Los otros cuatro se miraron. De hecho, ni los Estados de Jennifer ni el de Diana mostraron el Título de ‘Asesino de la Santa Madre’, incluso ahora.

«Heinz, eso sólo significa que matamos a alguien conocida como una ‘Santa Madre’ en algún momento antes de que estas dos se unieran a las Cuchillas de Cinco Colores. Eso no significa que tenga que ser esa Elfo Oscura Darcia… Bueno, no es que tenga otras ideas», murmuró Delizah.

Las viejas Cuchillas de Cinco Colores habían sido famosas como notables jóvenes aventureros, especialmente Heinz, quien había sido un aventurero de clase B en ese entonces, blandiendo una espada mágica envuelta en llamas azules que aún hoy portaba.

Sin embargo, habían sido incomparablemente más débiles de lo que son ahora, y aunque sus logros como aventureros habían sido increíbles, eran pequeños en comparación con los del ‘Trueno’ Schneider, un aventurero de clase S.

Por supuesto, tampoco habían derrotado a ningún enemigo notable.

La expresión de Heinz seguía siendo amarga.

«Delizah, todos, puede que no la llamaran ‘Santa Madre’ cuando la capturamos», dijo. «Pero, ¿y si después de su muerte se la conociera como una ‘Santa Madre’? Históricamente no es raro que a las figuras fallecidas se les otorguen títulos.»

«Es cierto, pero eso sólo se aplica a figuras influyentes como caballeros que murieron en batalla, o nobles, o aventureros que derrotaron a monstruos designados como calamidad a costa de sus propias vidas. Así que –» Delizah comenzó a discutir.

«¿Y si su hijo se convirtiera en una figura influyente?» Heinz siguió adelante, cortándola. «El Dhampir nacido entre esa Elfo Oscura… Darcia, y el Vampiro Valen – Vandalieu, el que apareció en la ciudad de Niarki.»

Todos se callaron. En otras circunstancias, alguien estaría negando esta idea – tal vez Edgar incluso estallaría en una carcajada.

Pero todos los miembros aquí presentes habían sido testigos de la aparición de Vandalieu junto a Vampiros de Raza Pura en el piso 50 de esta Dungeon, blandiendo libremente dos – no, cuatro fragmentos del Rey Demonio, así como hechizos increíblemente inusuales.

Edgar había adivinado que podría ser un monstruo que cambió su propia apariencia para causar agitación en sus enemigos, pero ahora… todos se dieron cuenta de que esto no había sido más que un intento de escapar de la verdad.

Este conveniente escape de la verdad ya no era convincente después de escuchar la teoría de Heinz.

«… Es cierto que podría ser capaz de guiar a los monstruos y a los Vampiros que adoran a los dioses malvados si es tan poderoso, incluso si es un niño. Puede que incluso sea él de quien Ternecia estaba escapando», murmuró Edgar.

«Eso significa que no es coincidencia que los dioses recrearan una ilusión de él en esta Dungeon», dijo Jennifer. «Y pensar que les daría el Título de ‘Asesinos de la Santa Madre’…»

«Así es. Vandalieu sigue vivo y cada vez más fuerte. No sé si está planeando vengarse de mí o si está tratando de hacer algo más grande, pero… es probable que dañe a los dioses y a este mundo. Eso es lo que piensa Alda, que es probablemente la razón por la que hizo de Vandalieu uno de los juicios de esta Dungeon. Si estas suposiciones son correctas, debería aparecer una vez más como un enemigo más en los juicios», dijo Heinz, secándose el sudor frío que se había formado en su frente y comenzando a caminar hacia la escalera una vez más. «Vamos», les dijo a sus compañeros. «Si vuelve a aparecer ante nosotros, tenemos que ver si es cierto, aunque sea una ilusión.»


En un Reino Divino lleno de un azul brillante, varios dioses murmuraban entre ellos.

«Parece que la mala noticia traída por el dios de la reencarnación era cierta.»

«Pensar que dioses como Zuruwarn-sama y Ricklent-sama no se pondrían del lado de Alda, sino de Vida… No puedo creerlo.»

«¿Fueron afligidos por un veneno enloquecedor cuando fueron heridos por el Rey Demonio? ¿Igual que Zantark?»

«No, es posible que todavía estén cuerdos.»

«¿Qué tonterías estás diciendo? Si están cuerdos, ¿por qué no trabajan con Alda-sama?»

«He oído que Zuruwarn-sama siempre ha sido conocido por su blasfemia desde la era de los dioses. Ricklent-sama es un dios que no percibe las cosas como buenas y malas, pero a través de otros criterios, ¿no es así? Pueden ser grandes dioses, pero no debemos asumir que piensan de la misma manera que Alda-sama.»

«¡Qué falta de respeto! Es natural que cualquier gran dios piense en lo que es mejor para este mundo! De hecho, tanto Zuruwarn-sama como Ricklent-sama unieron fuerzas con Alda-sama para luchar contra el rey demonio Guduranis!»

«Entonces déjame preguntarte esto. ¿Por qué sus dioses subordinados actuaron de esa manera durante la batalla que tuvo lugar hace cien mil años? Casi todos aquellos con personalidades individuales se pusieron del lado de Vida, y el resto se escondieron en sus Reinos Divinos, diciendo tonterías sobre mantener los atributos, ni siquiera mostrando sus caras cuando este evento crucial tuvo lugar».

Finalmente, esta discusión entre los dioses fue interrumpida.

«Esto es bueno», dijo una diosa que había estado sentada en silencio en un rincón del Reino Divino.

«¡Pargtarta-dono!», murmuró sorprendido uno de los otros dioses.

NTK: Que nombre tan… no se ni como se pronunciaría…

Los dioses más jóvenes que se habían elevado a la divinidad después de la batalla de hace cien mil años se giraron para enfrentarse a la diosa que los había interrumpido. A esta diosa se le había ordenado que vigilara los terrenos de descanso de Peria, la diosa del agua y del conocimiento, y que los protegiera de Vandalieu. Aparte de los saludos iniciales, no había dicho ni una palabra hasta ese momento, así que los dioses se sorprendieron al oírla hablar ahora.

Ella era Pargtarta, la diosa del flujo. Ella fue el primer espíritu familiar que Peria había creado, y ahora era una diosa. Era la más confiable entre todos los subordinados de Peria. Como diosa del flujo, era una diosa subordinada de alto rango que no se había movido de este lugar para poder mantener a salvo a la herida y adormecida Peria.

«No te estoy culpando. Después de todo, los dioses también necesitan recreación. El hecho de que los jóvenes estén llenos de curiosidad no es algo fuera de lo común, y una discusión animada profundizará sus propios puntos de vista. Puedes continuar,» dijo Pargtarta a los dioses.

Al darse cuenta de que ella les decía indirectamente que hablasen con calma en lugar de discutir con enojo, los jóvenes dioses permanecieron incómodamente en silencio, evitando mirarse los unos a los otros.

Aunque Pargtarta era un dios subordinado como ellos, ella era tan importante para Peria como Curatos para Alda. Aunque no era adorada independientemente, cada iglesia que deificaba a Peria contenía estatuas y esculturas que también representaban a Pargtarta.

Estaba en un nivel diferente al de los demás.

Viendo a los otros dioses callarse, Pargtarta les habló en voz baja.

«Entiendo tus sentimientos de incomodidad», dijo ella. «Hay noticias de que el Gigante del Sol Talos ha sido revivido, ¿no es así?»

«S-sí. Según los dioses que vigilaban, los Vampiros de Raza Pura llevaron a cabo un ritual blasfemo, y poco después de eso, Talos rugió al levantarse de la tierra», dijo uno de los otros dioses.

«Las marcas en su cuello hechas por el látigo de Nineroad-sama aún permanecen, pero parece que ha revivido por completo», dijo otro, sus palabras gradualmente volviéndose más fluidas a medida que hablaba. «Sin embargo, sigue encantado con la belleza de Vida tal como lo estaba hace cien mil años; he oído que se está quedando dentro de la Cordillera Fronteriza y que ha creado un Reino Divino ahí.»

Las fuerzas de Alda creían que los Vampiros de Raza Pura habían llevado a cabo algún ritual blasfemo para revivir a Talos, y también que los Vampiros de Raza Pura habían adquirido la habilidad de Resistencia a la Luz del Sol o algo más que les permitía conquistar el sol.

Sin embargo, la verdad es que Talos estaba harto de que Dragan y Erpel se burlaran y gritaran airadamente: «¡Basta! ¡No puedo salir si haces tanto ruido sobre mi cabeza!»

Por supuesto, las fuerzas de Alda también estaban equivocadas sobre cómo los Vampiros de Raza Pura habían conquistado el sol; era porque ahora eran Vampiros Abisales de Raza Pura.

Pero era cierto que la revivida Vida estaba recuperando sus fuerzas. Incluso los dioses jóvenes que no habían experimentado la batalla de hace cien mil años fueron sacudidos por este hecho.

Cuando Pargtarta señaló su malestar, los jóvenes dioses se dieron cuenta de repente de que nunca habían intercambiado una conversación adecuada con ella, así que empezaron a hablarle de sus preocupaciones.

«A juzgar por la situación actual, ¿qué está pasando en el Continente Oscuro? Si Talos ha sido revivido, entonces Deeana y Tiamat también deberían haber sido revividas, ya que fueron menos heridas que él. Farmaun-sama… Farmaun, no muestra signos de regresar a Alda-sama.»

«Y Alda-sama nos está ocultando algo. Al parecer, estaba muy perturbado por lo que Rodcorte le contó sobre Vandalieu. No hay duda de que es algo grave, si es suficiente para causar malestar incluso en Alda-sama.»

«Según los rumores que escuché, estaba en un ataque de ira en lugar de ser sacudido… Vandalieu es alguien que se reencarnó aquí por Rodcorte de otro mundo, y hay aproximadamente un centenar de personas que también se reencarnarán aquí. ¿No es probable que Alda se enfureciera por eso?»

«De otro mundo, como los campeones… pero de la Tierra. Si Vandalieu nació allí, es sin duda un mundo infernal lleno de gente blasfema sin miedo a los dioses».

Ahora que el tema se había trasladado a la Tierra, Pargtarta se unió a la discusión una vez más. «Es natural que te sientas incómodo. Después de todo, nuestro señor Alda está sacudido», dijo. «Pero deben calmarse. Es cierto que la facción de Vida está organizando sus fuerzas; puede llegar a ser tan poderosa como lo era hace cien mil años, o incluso más. Pero eso será dentro de cientos o incluso miles de años, ¿no es así?»

Vida había sido liberada de la autoridad divina de Alda y revivida. Probablemente ganaría más espíritus familiares y heroicos, hechos de las almas de sus creyentes.

Los poderosos miembros y antepasados de las razas de Vida, como los Vampiros de Raza Pura, estaban en movimiento una vez más.

Dos de los grandes dioses se habían puesto del lado de Vida, y Vandalieu se movía actualmente entre bastidores en el Reino Orbaume.

Sin embargo, Vida y los otros grandes dioses no se habían recuperado completamente de sus heridas. No podrían reunir nuevos espíritus familiares y espíritus heroicos de inmediato.

Y muchos enemigos poderosos, como el Vampiro Ancestro Verdadero, habían sido enterrados o sellados hace cien mil años por las fuerzas de Alda. Estos enemigos nunca volverían.

«Mientras tanto, Alda-sama está criando un nuevo recipiente para convertirse en un campeón que sucederá a Bellwood, e intenta despertar a Bellwood él mismo. Los otros dioses están encontrando y nutriendo nuevos héroes. No estamos participando en este proceso porque debemos dedicarnos a proteger este lugar, y si se hace mal, terminaremos con héroes de baja calidad. Pero podemos confiar en los esfuerzos de los demás para asegurar que esto no sea así», dijo Pargtarta. «Además, a través de un extraño giro de los acontecimientos, tenemos la plena cooperación de Rodcorte, ¿no es así?»

«Ahora que lo mencionas, tienes razón. En términos de número, el equipo de Vida tiene cuatro grandes dioses, entre ellos Zantark, que ha perdido la cabeza, pero ninguno de ellos está en su estado normal», murmuró uno de los jóvenes dioses.

«Así es. No sé cuan confiable es Rodcorte por lo que he oído, pero nos convertiremos en una roca más fuerte una vez que Peria-sama sea revivida. ¿No es cierto, Pargtarta-dono?» dijo otro, mirando a Pargtarta con una brillante esperanza en su rostro.

Pargtarta asintió, proporcionando a los jóvenes dioses una gran sensación de seguridad. «Una vez que nuestro maestro sea revivido, estoy segura de que también hará todo lo posible por el bien de este mundo», dijo.

«Sí, es la diosa a la que alaban por conocer los corazones de los dioses.»

«El conocimiento de Peria-sama será de gran apoyo para Alda-sama, cuyo corazón sufre por la traición de sus hermanos.»

Con esas palabras de alabanza a Peria, los jóvenes dioses volvieron a sus deberes de observación y guardia con el deseo de proteger este lugar a toda costa.

Parecía que la distracción había tenido éxito.

Pargtarta sonrió a los dioses mientras se iban, y luego regresó a su propia posición, sosteniendo su lanza y escudo.

Los pensamientos de los seres con emociones son complejos, por lo que dirigirlos es problemático, pero es bueno que sean simples. Que se queden o no para proteger a Peria-sama no hace ninguna diferencia, pero gracias a ellos, tengo una buena comprensión del mundo exterior, pensó para sí misma, mirando fríamente a los jóvenes dioses mientras aún llevaba una falsa sonrisa. Parece que la información es correcta. Mi verdadero maestro, ¿puedes oír mi voz?

El maestro de Pargtarta no era Alda. Ella le mostraba respeto por las apariencias, pero era una diosa que pertenecía a otro lugar.

Para empezar, la situación actual en la que Alda controlaba a dioses que manejaban múltiples atributos era antinatural e irregular.

Pargtarta no pensó en nada de los jóvenes dioses que no se habían dado cuenta de que la situación actual era antinatural e irregular. Era natural ser arrastrado por un camino más fácil; esto era cierto tanto para los dioses como para los mortales.

Incluso la propia Pargtarta no fue una excepción.

Mi verdadero maestro, mi flujo irá en la dirección a la que apuntas.


«Estaba mirando como si estuviera soñando. Les agradezco desde el fondo de mi corazón por reconstruir esta nación destruida y salvar a mis hijos, pero… por favor dejen de hacer tanto ruido sobre mi cabeza».

Estas fueron las palabras que Talos pronunció después de su resurgimiento, y habían pasado diez días desde entonces.

Un aumento en la producción de la Poción de Sangre, un sermón de Darcia y las otras idols para celebrar el renacimiento de Talos, y la toma de control de la organización criminal habían sido todos completados, por lo que Vandalieu estaba tratando de entrar oficialmente en la ciudad en la que él había puesto sus ojos.

Pero mientras estaba en la fila frente a las puertas de la ciudad, su conciencia se desvaneció repentinamente. Lo siguiente que supo fue que estaba siendo retenido en la boca de una de las cabezas de Zuruwarn.

Ah, un sueño de mediodía, pensó, pero no podía hacer nada porque se lo llevaron a algún lado.

Después de cruzar un paisaje que parecía un cielo nocturno, llegaron a su destino y Vandalieu vio un espectáculo nostálgico.

Un planeta azul – la Tierra.

Tenía más nubes de las que Vandalieu había visto a menudo en los mapas o en la televisión, pero ciertamente era la Tierra.

«Hay alguien que quiero que conozcas», dijo Zuruwarn.

«Antes de eso, ¿está bien si voy y busco la receta de Cola? Además, me gustaría probar el queso y las carnes de marca para tener una referencia», dijo Vandalieu.

«Hmm, eso podría ser difícil. Descender sobre el planeta como sois ahora causaría problemas tanto para vosotros como para el planeta. Especialmente para la gente de la superficie», dijo Zuruwarn, temblando ante la idea de lo que pasaría si un gran monstruo y él mismo descendieran a la Tierra.

Vandalieu se dio cuenta entonces de que era pequeño en comparación con Zuruwarn en su forma actual, pero seguía siendo del tamaño de un edificio de varios pisos.

«… No importa, entonces,» dijo.

Vacilante de descender sobre Japón en un estado de tamaño de un edificio, renunció renuentemente a su idea.

«Pero si hay alguien que quieres conocer, podemos observar lo que están haciendo ahora», dijo Ricklent, de quien Vandalieu acababa de darse cuenta de que estaba presente.

Vandalieu pensó durante un momento, y de repente se dio cuenta de que había algo que quería saber.

¿Qué había pasado, aproximadamente treinta años después de su propia muerte?

«Me gustaría saber qué pasó con el negocio en el que habría tenido un trabajo en el que hubiera vivido si no hubiera muerto, y la persona que me entrevistó», dijo Vandalieu.

Zuruwarn se rió a carcajadas. «¿Es eso lo que quieres saber? Pensé que querrías saber qué le pasó a alguna idol o actriz que te gustara, ¡pero me equivoqué!… Ah, lo siento», dijo, dándose cuenta de que su boca había soltado accidentalmente a Vandalieu.

«Zuruwarn, puede que sea sólo un alma en este momento, pero eso no significa que podamos simplemente liberarlo en el espacio exterior», le advirtió Ricklent.

Alargó la mano para atrapar a Vandalieu, que agitaba los brazos y las piernas en silencio mientras flotaba en el espacio.

«Vandalieu, parece que la empresa constructora a la que te habrías unido sigue existiendo. Sin embargo, la persona que estaba a cargo de su entrevista se ha trasladado a otra empresa y se ha convertido en el jefe de un departamento. Llegará a la edad de jubilación obligatoria el próximo año», dijo Ricklent.

Parecía que la persona a cargo de la entrevista de Vandalieu seguía viva. Había permanecido en el rincón de la memoria de Vandalieu, ya que era una de las pocas personas que había felicitado a Vandalieu por su entusiasmo. Fue bueno escuchar que lo estaba haciendo bien.

«No estoy interesado en nada más», dijo Vandalieu. «Kanako y los demás aparentemente comprobaron a su familia y amigos antes de reencarnarse en Lambda.»

Kanako y los demás aparentemente se habían enterado de su familia y amigos a través de Shimada Izumi, que había sido el representante de la clase… aunque aparentemente había sido difícil de preguntar, ya que habían traicionado a Izumi y a los demás en sus vidas anteriores; habían sido vagos con sus palabras cuando le contaron a Vandalieu sobre esto.

De repente, Vandalieu recordó algo – él también tenía una familia, aunque sólo en el sentido de que habían vivido en la misma casa que él.

Los recordaba, pero no sentía ningún deseo de preguntar por su tío, su tía o sus primos.

No me importa, después de todo.

Ahora que tenía una familia real y cálida, estas personas se habían vuelto increíblemente insignificantes para él, aún más que antes.

Pero nunca terminé siendo capaz de devolverles nada… Supongo que les desearé mala suerte, pensó.

«Ah, si estás pensando en la familia de tu tío, han tenido mucha desgracia, así que no los maldigas», dijo Zuruwarn apresuradamente, deteniéndolo.

«Probablemente no nos noten aquí, pero este mundo está bajo la jurisdicción de Rodcorte. No podemos hacer nada demasiado llamativo», dijo Ricklent.

«¿Eh? ¿Es conspicuo para mí desearles desgracia?» preguntó Vandalieu.

Las siete cabezas combinadas de Zuruwarn y Ricklent asintieron.

Aparentemente era mejor que Vandalieu se abstuviese de desear desgracia a otros en su estado actual.

«La gente de la Tierra tiene tan poca maná que es como si no la tuvieran, así que no podrían resistir ni siquiera la más débil de las maldiciones», dijo Zuruwarn. «Ahora, ¿podemos irnos? Primero visitaremos al dios de la Tierra, luego al dios de Origen.»


Explicación del Título:

Asesino de la Santa Madre

Un Título que marca a los criminales que quitaron la vida a alguien alabado como la Santa Madre. A diferencia de Títulos como Asesino de Dragones y Asesino de Colosos, no es un Título de alabanza para celebrar un gran logro, sino un Título negativo dado por la realización de un acto maligno. Es una forma de marcar a los criminales.

Por esta razón, no tiene efectos positivos. Si se ha dado por la fuerza, puede crear algunas conexiones no deseadas que podrían impedir que uno viva una vida respetable, como llamar la atención de organizaciones que son hostiles a la Santa Madre que fue asesinada.

No hay efectos negativos de los que hablar… Sin embargo, aquellos que adoran a la Santa Madre odiarían y desearían quitarles la vida a aquellos que poseen este Título, e incluso aquellos que no adoran a la Santa Madre no pensarían positivamente de tal Título.

Se podría considerar que estos son los efectos negativos del Título.



NTK: Empezamos con los viajes entre los mundos~